Entradas etiquetadas como tacones »

Camino por la Croissette cuando ya sólo quedan los turistas de viajes organizados que han venido para fotografiarse sobre la alfombra roja y los carteles inmensos, obscenos y desafiantes de las películas que nunca quisimos ver. Todas las imágenes me parecen violentas esta mañana y estoy sola, pensando que un día soñamos con estar ahí cuando éramos más sanos, más tontos, y estábamos menos rotos.

Tres rubias rodean nuestra mesa y casi nos rozan. Caminan deslizando seis piernas de tacones kilométricos como si con ellas arrastraran el peso de un festival fallido, cansadas como si fueran las portadoras de la última sensualidad del mundo. Los otros comensales las miran de reojo acusándolas de vulgares, de wannabes de festival, de putas de cualquier país periférico de Europa, cuando en realidad las admiran como si fueran el único objeto de deseo que haya producido el festival. Y seguramente lo son. También el vestigio de un naufragio muy lejano, el de ese cine que muchos anhelan, tan artificioso y a la vez tan sensual como esas tetas, como ese pelo teñido, como esas piernas alargadas por los tacones de aguja.

Ya no volverán Lorent, Mastroiani, Gadner, ya nunca descubriremos los 400 golpes. Ya no L’Avventura ni Buñuel. Ya nos más pailletes, ni estrellas, ni cineastas malditos. Ya no. El cine ha muerto y su cadáver deambula por Cannes adoptando la forma de películas disecadas en la sección oficial, de nostálgicos de cera que suspiran por el champán perdido, de calles vacías a las que les falta explosión, derroche, silicona. R.I.P.

No, no he visto películas en Cannes este año, ni siquiera tengo ganas de inventar una excusa. ¿Era necesario? JLG concedió una entrevista exclusiva a los redactores de cineuá, (los cronistas más salvajes, más canallas y los más esperados en los últimos años por nosotros ¿¡dónde estaban cuándo empezamos todo esto!?), que prefirieron no ir a ver Adieu au langage, sino imaginarla. Quiero creer que la entrevista es un fake, como las tetas de las muñecas rubias en busca de cine que me rozaron la otra noche, como las buenas películas que aún nos provocan la violencia de pelearnos entre nosotros. Como el deseo. En ese fake fabuloso, los cineuá sueñan a Godard y su película, sueñan el festival que están descubriendo, y seguramente sueñen que son otros los que escriben el texto, que JLG responde lo que ellos querrían que les dijera, y lo demás… La verdad, no importa en absoluto.

Aquéllos que no tienen imaginación se refugian en la realidad, escribe JLG al principio de su película. El deseo (¿y qué es el cine si no?) debería convertirse en la nueva doxa del espectador, en nuestra nueva doxa.

De repente me asalta un arranque dogmático y sólo quiero gritar. Que se mueran los cinéfilos. Que sólo sobrevivan los ignorantes, los desarrapados, los que sueñan las películas sin verlas.

Que sólo nos queden los que desean.


Imágenes Michel Gaubert Instagram

Autor: Elena
Publicado en:

Seis minutos y cincuenta y cuatro segundos de vídeo en H264, originalmente grabado con un iPhone 4 en posición vertical y después rectificado antes de subirlo que muestra el Carrer Tallers, suelo de adoquines, dos sombras, una lata, varios cruces esporádicos, borrachos, suelo embaldosado, una escalera, dos puertas, las llaves, el silencio y un paseo acompañado por el sonido de los tacones.

Autor: Carlos
Publicado en: anecdotario proyectos
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas