Entradas etiquetadas como souvenir »

“Desde que se quemó el encanto La Habana parece una ciudad de provincias. Pensar que antes la llamaban el París del Caribe. Al menos así le decían los turistas y las putas. Ahora más bien parece una Tegucigalpa del Caribe. No sólo porque destruyeron el encanto y hay pocas cosas buenas en las tiendas. Es por la gente también. ¿Qué sentido tiene la vida para ellos? ¿Y para mí? ¿Qué sentido tiene la vida para mí”
Memorias del Subdesarrollo (Tomás Gutiérrez Alea, 1968)

http://youtu.be/VzzF0S0Is48?t=14m14s

Es muy difícil caminar por las calles de La Habana y no repetir esta pregunta lacónica, definitiva y espeluznante que formula Sergio en su descripción de los primeros años de la revolución cubana.

Aunque no importa, sabiendo que seguiremos mirando esas calles y esas imágenes de gente desconocida con la misma nostalgia del hombre indoeuropeo que todo lo convierte en exótico, en decadente, que seguirá mirando La Habana como si fuera una Tegucigalpa del Caribe. Los europeos allí no hacen retratos, fotografían souvenirs.

Seguro que ya era consciente del cinismo que implica encuadrar determinados espacios con un iPhone y aún así lo hice. Intentando hacer un retrato de Silvestre. Intentando que esa imagen no se convirtiera en un souvenir. A pesar del iPhone, a pesar de esa nostalgia tan incrustada, tan húmeda y tan antigua que arrastra el hombre indoeuropeo que necesita lo exótico para poder mirarse en un espejo. A pesar de todo eso, cuando miro esta imagen sé que la voz de Sergio seguirá repitiéndose en mi cabeza como un eco.

Y no. No sé qué sentido tiene la vida para ellos. Y no, tampoco sé qué sentido tiene la vida para mí.

Autor: Elena
Publicado en: culturas libres
19 ene
12

A mi tío

Hace unos días mi tío Juan me dijo que andaba digitalizando fotos y diapositivas que ha ido generando y almacenando durante años. Es el típico tío que supongo que muchos de vosotros también tendréis. Se ha dedicado a ir documentando todos los acontecimientos más o menos importantes que suceden en una familia: bodas, bautizos, comuniones, vacaciones… Pues bien, de entre todo el material que lleva digitalizado, aparecieron unas fotos de la primera visita que hice a Barcelona.

Encontrarme con este material me ha hecho pensar en lo vulnerable y efímero del archivo digital. Este tipo de material está expuesto a diferentes agentes que hacen peligrar su existencia. Un virus informático, una mala catalogación, la perdida física de su soporte de almacenamiento (pen-drive, dvd, cd, disco duro), la facilidad y escaso coste de generar nuevo material audiovisual que termina por hacer olvidar un material anterior. En cambio, los soporte físicos tradicionales me trasmiten una mayor seguridad a la hora de almacenarlos y poder revisarlos. Sé que si algún día quiero ver las fotos de mi bautizo o comunión, solo tengo que ir al mueble de mi casa donde están almacenadas todas las fotos y recuerdos de la familia. Sé, que a no ser que haya algún agente natural (agua, fuego, una mascota) que lo alcance, es muy difícil que llegue a perderse ese material y aunque pueda traspapelarse en alguna mala mudanza, tengo la esperanza de que alguien lo encuentre y haga una expropiación con él.

Con todo esto, pretendo hacer un pequeño homenaje a mi tío y a todos esos tíos que quisieron documentar esos momentos que a nuestra memoria se le escapan.

Autor: carmelo
Publicado en:
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas