Entradas etiquetadas como sexo »

Dijimos, sin pensar: cine y adolescentes. Inmediatamente respondimos: Spring Breakers, Los goonies, Deprisa, deprisa, Parchís. La adolescencia, ya lo sabemos, es uno de los temas recurrentes en la historia del cine, y sin embargo en el cine los adolescentes son siempre los mirados, pero nunca los que miran. Después añadimos una variante: sexo. Sexo, cine y adolescentes, y la cosa empezó a complicarse, creo que hasta alguno de nosotros se puso rojo.

Sin embargo a Pasolini no le tembló el pulso para cuestionarse cómo el cine representa un aspecto tan inherente al ser humano como el de la identidad sexual. No fue fácil. Si os dais una vuelta por la exposición que el CCCB acaba de inaugurar sobre el poeta, podréis comprobarlo vosotros mismos. La expulsión del Partido Comunista en 1949 por inmoral, el enfrentamiento con su padre, las críticas de la prensa y todo ese largo calvario público que lo llevaría hasta la muerte en la 1975, lo demuestran.

http://www.youtube.com/watch?v=9EhMJ-nBoUs

“Asesinado por el fascismo” escribieron los estudiantes en los muros de la Universidad de Bologia, “un crimen político” denunciaría después Mari-Antonietta Macciocchi a los cuatro vientos, por si a alguien le quedaba alguna duda. Pero ahí están Teorema, La trilogía de la vida (El decameron, Los cuentos de Canterbury, Saló o los 120 días de Gomorra) tantas y tantas imágenes  que se clavan, incisivas, en la retina para siempre. Pero entre ellas, y sobre todo, está la luminosa y apasionante Comizi d’amore.

Pasolini tuvo el coraje de hacer una encuesta nacional sobre los italianos y el sexo. Además de su inmenso valor como documento, lo que nos resultó demoledor cuando la vimos, fue que quizá muchos de los encuestados, no eran conscientes de que su respuesta estaba constituyendo una suerte de denuncia ante la falta de libertades sexuales que imponía una época, una educación y una fuerte tradición católica.

Pero más allá del reconocido lugar que ocupa Pasolini en la historia del cine y de la ideología ¿Qué es lo que puede aportar una revisión de su filmografía a la cuestión sexual contemporánea? Sin lugar a dudas, para nosotros: la construcción de una mirada salvaje.

Que el acceso a las nuevas tecnologías de la información, a las cámaras y las pantallas forma parte de nuestra vida cotidiana, lo sabemos todos. Que los adolescentes (esa generación de nativos digitales) ya no sabe expresarse sino a través de un dispositivo audiovisual, es un argumento que ofrece ya poca resistencia. Sin embargo, la cuestión que planteamos a través de este taller que realizamos dentro del marco de la exposición Pasolini/Roma es mucho más espinosa: ¿Son estos adolescentes conscientes del poder que les otorga el manejo de las nuevas tecnologías más allá de la simple anécdota? ¿Serán capaces los adolescentes del S. XXI de formular preguntas sobre la identidad sexual y no sólo de responderlas?

La mirada salvatge pretende establecer este diálogo con un grupo de participantes de entre 15 y 18 años que respondan a estas cuestiones a través de imágenes. Pero esta vez, no a través de imágenes que los otros hacen sobre ellos, sino las que ellos mismos creen. Sin límites, sin censura y a través de un intenso proceso reflexivo. Por una vez, el adolescente será el que mira y no sólo el objeto de la mirada. Y quizá -¿por qué no?- la respuesta sea un canto al hedonismo, una reivindicación de la libertad y de la belleza, lejos de cualquier prejuicio.

Esto no lo dijo Pasolini, pero en algún momento de la preparación de este proyecto, soñamos que lo decía: “El relato en primera persona sobre la adolescencia hoy, será un relato audiovisual o no será”.

 

 

Autor: admin
Publicado en: eventos

Hay imágenes y hay palabras que un día se instalan en tu cabeza y ya no te dejan jamás (seguro que durante mucho más que dos años). No sé si esta secuencia de La maman et la putain (Jean Eustache, 1972-73) que os invitamos a ver hoy es la más adecuada para empezar un fin de semana. Esta reflexión demoledora sobre el amor y el sexo deja un regusto bastante amargo (bueno, dejémoslo en agridulce). Pero seguro da ganas de salir de corriendo para escapar de esa afilada pregunta: “Mais qu’est-ce que ça veut dire putain?”. Lo cual, no deja de ser una excusa como cualquier otra para no quedarse durmiendo en casa.

Para completar la huida, podéis ver también este vídeo sobre la versión del monólogo por Diabologum. Que lo disfrutéis.

Autor: Elena
Publicado en: Vídeos que vería hasta el infinito
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas