Entradas etiquetadas como saint-jean »
18 ago
11

Tournage #04

Journée 12. Quatrième espace à inventorier: espace publique (qui comprend un école, un cour sportif et un jardin). La dernière journée de tournage a été la plus dure de toutes, et pas nécessairement pour tout ce qu’on a bossé mais parce que la sensation qu’on cherchait d’immersion absolue dans l’espace, nous avait surpassé.
Le samedi à 05h 20 minutes on était tous au cour de sport qui est à côté de la maison et qui s’utilise aussi comme cour de recréation. María port la Canon 550D, Marcelo la 500 D et Elena la Flip et la S90. Jorge s’est plongé profondément dans le son et Gabriel et Carlos ont continué avec son truc: le making of.
On a commencé très fort, l’aube est un moment qui favorise l’imagination et aussi les envies kitsch comme les contrejour, les lampadaires jaunâtres, etc. Alors certains ont pris ce chemin pour une journée qui se présentait dure (après 4 journées trainent dans la même zone les idées géniales commencent à se confondre avec les évidences). Chacun a commencé son ronronnement par l’espace et on a commencé à se fatiguer un peut trop vit. Environs 9 heures on était déjà Carlos, María, Gabriel, Marcelo et Elena allongés sur un des blocs de ciment en train de discuter sur le film qu’on avait regardé la journée précédente (The Tree of Life de Terrence Malick) Jorge a continué avec son truc. Je crois que nous admirons tous la capacité qu’il a pour l’abstraction.
Plus la journée avançait plus on était conscients que le paissage détermine tout. Sans le vouloir nous nous sommes retrouvés à faire imitations des plans d’Antonioni (architecture oblige), des cadrages impossibles entre des bâtiments, des nuages et des grilles. Jorge, qui continuait avec ses affaires, a découvert au jardin infantile son orchestre symphonique, et avec Marcelo (le seule membre avec des connaissance musicales) a crée une symphonie de toboggans, ponts et balançoires en fa mineur. María, en même temps, a voulu devenir une sorte de Peeping Tom en émoulant À David Hemmings en Blow Up en se cachant entre les arbustes de la zone en tournant aux voisins qui se promenaient avec leurs chiens, malgré il était évidant qu’ils s’en apercevaient qu’elle était là. Tandis, Elena faisait des recherches sur les sports qui se pratiquaient à la cours de récréation. Voi ci cette pièce comme échantillon:

Il faut l’avouer: à la quatrième journée de tournage nos forces et nos idées étaient sérieusement affaiblies. Alors, on a décidé d’abandonner avant que prévue la zone. En arrivant à la maison on a commencé, comme d’habitude, une longue discussion sur la portée du projet, ses conséquences et la façon dont on allait canaliser tout le matériel crée (malgré ceci on le laisserai pour un ultérieur post). Heureusement tout a fini par gintonics partagés avec les membres de Laps, qui est l’association responsable qu’on soit ici. Un vrai plaisir. Aujourd’hui on a quitté la maison. Il semble faux qu’on puisse s’approprier d’un espace juste en 10 jours. Il semble faux que cette maison n’ait été qu’une résidence secondaire.

Autor: Elena
Publicado en: frblog
8 ago
11

Rodaje #04

Día 12. Cuarto espacio a inventariar: espacio público (que recoge un colegio, unas canchas deportivas y un parque). El último día de rodaje fue el más duro de todos, y no necesariamente por lo que trabajamos sino porque la sensación que buscábamos de inmersión absoluta en el espacio nos estaba superando.

El sábado a las 05h20 ya estábamos todos en el campo de deportes que hay junto a la casa y que hace las veces de patio del colegio. María llevaba la Canon 550D, Marcelo la 500D y Elena la Flip y la S90. Jorge se sumergió profundamente en el sonido y Gabriel y Carlos siguieron con lo suyo: El making of.

Empezamos con bastante energía, el amanecer es una hora que favorece la imaginación y también las apetecencias horteras como los contraluces, las farolas amarillentas, etc. Así que algunos empezaron por ese camino una jornada que se adivinaba jodida (después de 4 días dando vueltas a la misma zona las ideas geniales empiezan a confundirse con las obviedades). Cada uno emprendió su ronroneo por el lugar y empezamos a cansarnos demasiado pronto. Sobre las 09h ya estábamos Carlos, María, Gabriel, Marcelo y Elena tirados en uno de los bloques de cemento comentando la peli del día anterior (The tree of life de Terrence Malick, para más señas). Jorge siguió con lo suyo. Creo que todos nos admiramos de la capacidad que tiene para la abstracción.

A medida que avanzaba la jornada fuimos siendo conscientes de que el paisaje lo condiciona todo. Sin preverlo nos encontramos haciendo imitaciones de planos de Antonioni (arquitectura obliga), encuadres imposibles entre edificios, nubes y verjas. Jorge, entretanto, seguía a lo suyo. Descubrió en el parque infantil su orquesta sinfónica, y con Marcelo (único miembro con conocimientos musicales) creo una sinfonía de tobogánes, puentes y columpios en Fa menor. María sin embargo se propuso convertirse en una suerte de Peeping Tom intentando emular a David Hemmings en Blow-up escondiéndose entre los arbustos de la zona y grabando a los vecinos que paseaban sus perros, aunque era obvio que la gente la veía. Elena, entre tanto, investigaba los deportes que se practicaban en el parque, y como muestra, esta pieza:

Lo confesamos, en la cuarta jornada de rodaje nuestras fuerzas y nuestras ideas estaban seriamente debilitadas. Así que decidimos abandonar antes de lo previsto la zona. Al llegar a casa se inició, como de costumbre, una larga discusión sobre el alcance del proyecto, sus consecuencias y la manera como íbamos a canalizar todo el material creado (aunque esto lo dejaremos para otros post). Afortunadamente todo terminó en gintonics con los miembros de Laps, que es la asociación responsable de que estemos aquí. Un auténtico placer. Hoy abandonamos la casa. Parece mentira que uno pueda apropiarse de un espacio en tan sólo 10 días. Parece mentira que esta casa sólo haya sido una residencia secundaria.

Autor: lacasinegra
Publicado en: pas à Genève
5 ago
11

Rodaje #03

Día 10. Tercer espacio a inventariar: el bosque junto a las vias del tren. Comentábamos ayer que parece mentira que en este círculo imaginario que hemos trazado, con un radio menor a 150 metros, nos quepa una avenida principal, una zona residencial que fue un zoo (luego volveré sobre este tema) y un pequeño bosque junto al que pasan unas vías de tren.

El día empezó denso porque la noche anterior se alargó más de lo debido por una de esas sorpresas que a veces te da la vida. En nuestra única salida ociosa por Ginebra nos encontramos con Marieke, una amiga de Elena, a la que le contamos que estábamos mapeando una zona acotada en el barrio de Saint-Jean. Marieke, a la que su padre le había dicho esa misma mañana que vio a unos españoles rodando una película cerca de su casa, ató rápidamente cabos: éramos vecinos. Así que el miércoles por la noche la familia Staub nos invitó a cenar. Allí nos contaron que antes de la II Guerra Mundial hubo un zoo justo en la zona que nosotros topografiamos el primer día de rodaje. De hecho, la terraza donde estábamos comiendo queso y bebiendo cerveza blanca había sido la jaula de los elefantes. El único vestigio que quedaba era una hilera de piedras que sirvieron de cimientos del muro Este de la jaula. Ahora limitaban una parte del huerto. Como estamos en Suiza, la cena empezó a las 19h y terminó (obligados por la lluvia, eso sí) poco después de las 21h. Pero como nosotros somos españoles, nos quedamos echando unas copas y de cháchara en nuestro porche hasta las tantas.

Cuando al día siguiente sonó el despertador a las 05h, nos queríamos morir. Alguno casi lo consigue. Entre la oscuridad, la humedad del bosque y nuestro aturdimiento, las caídas caracterizaron las primeras horas del rodaje. Marcelo se cayó dos veces y una de ellas se abrió la muñeca. Curiosamente, eso pasó en la caída suave. La otra fue realmente espeluznante y nos hizo recapacitar sobre la conveniencia de intentar descender la ladera a lo largo del día. Hubo otras simplemente cómicas, como la de Jorge. María, que se dedicó todo el día a inventariar la vegetación de la zona utilizando nuestro monopie como lanza, no se cayó, o al menos no la vimos. Tampoco se cayó Elena que ideó un sistema consistente en permanecer inmóvil durante todo el día registrando de manera obsesiva sólo lo que la vista le alcanzara. Carlos y Gabriel siguieron con el making of.

Como siempre, hubo división de opiniones, para algunos el sector 3 resultaba muy estimulante, para otros era un sitio monótono. Algunos preferían la quietud del bosque y sus estímulos naturales, otros echaban en falta el tránsito humano y las geometrías de los edificios de la avenida del Aïre. Jorge, en sus intentos de encontrar un lugar tranquilo para mear, se encontró con un reloj, un balón de fútbol y una bicicleta que le hicieron olvidar su propósito inicial y volver al campamento base para mostrar sus hallazgos. Al cuarto intento logró su objetivo. En los momentos de pausa, el 15M, la amenaza de rescate a España por parte del Banco Central Europeo y las manidas primas de riesgo centraron las conversaciones. Percibimos, tal vez por primera vez, que el futuro de lacasinegra puede encontrarse lejos de España.

El día dejó otras anécdotas, como el intento de María por inventariar un cobertizo que parecía abandonado pero resultó no estarlo, o la conversación de  Jorge y Elena acerca de la manera en que debería representarse gráficamente el futuro mapa para que los sistemas de rodaje utilizados pudieran distinguirse. En un momento de desidia, Jorge empezó a utilizar el sonido del obturador como caja de ritmos y nos retó a que adivináramos las canciones que interpretaba. Nosotros no dimos ni una, a ver si vosotros lo conseguís:

A última hora de la tarde alcanzamos la parte más baja de la ladera y nos topamos con una valla que impidió el acceso a las vías del tren. Al caer la noche, Marcelo aprovechó para montar una marcha de un indignado solo por el bosque y Jorge para jugar con una nueva pelota que había encontrado. Cuando la visibilidad ya era nula, utilizamos el iPhone de Carlos a modo de linterna para cerrar la jornada con un teatro de sombras chinas sobre los árboles.

Autor: lacasinegra
Publicado en: pas à Genève
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas