Entradas etiquetadas como muerte »

Hace poco Ana citaba en un comentario de uno de nuestros posts la relación entre la muerte, la memoria y el cine en Level 5 (1997) de Chris Marker. El post se titulaba Un grito ciego y hablaba de ETA. Ayer murió Chris Marker y el azar emergió como una broma macabra.

http://www.youtube.com/watch?v=bb74HdzSe2o&t=40m20s

Alrededor del minuto 40:20 de la película en cuestión, tal y como nos indicaban, una mujer japonesa nos mira fijamente tras un salto al vacío en el que quiso encontrar la muerte y tras el que sólo encontró una cámara de cine. Otra mujer explica después que estas imágenes se rodaron en una guerra y alude a otro salto al vacío desde la torre Eiffel. Sólo retengo esto. Me estremezco y todo lo concreto desaparece.

Después me pregunto cómo es ése momento en el que una cámara registra un último aliento, esos instantes previos a cualquier acontecimiento irreversible. Previos a las rotundas decisiones. Previos al estallido de una guerra. Previos a la muerte. Previos al olvido. Previos al amor.

Quizá cerrar los ojos pueda funcionar como un vago reflejo de la memoria, en el que creemos haber fijado las imágenes tal y como sucedieron. Cerrar los ojos y que un recuerdo desplace la oscuridad. Cerrar los ojos y temer que el olvido pueda arrasar con todo. Repetir el gesto como la única solución posible y albergar sin embargo la certeza de que no. La memoria no existe. Si quiera cuando bajamos los párpados invadidos por el pánico.

Hablar de Marker, de cine y de memoria es casi tan obvio como leer el periódico los últimos meses y constatar que nos ahogamos. Hablar de su muerte hoy, también. Prefiero pensar que cerró los ojos, que dejó que el temor lo invadiera para remplazar con imágenes lo que era imposible reconstruir de otra manera. Que no, definitivamente el azar no existe y que el olvido, en algunas ocasiones, tampoco.

Me pregunto, gracias a Marker, por su culpa, en homenaje a él, cómo se registran los instantes previos al olvido.

Autor: Elena
Publicado en: Observaciones

espectro(Del lat. spectrum).
1. fantasma (‖ imagen de una persona muerta).

Hoy se celebra el día de S.S.M.M. Los Reyes Magos de Oriente, espectros de nuestra cultura nacional catolicista. Ayer me encontré, como el año anterior, atrapado por la vorágine de padres y niños que volvían a sus casas con los bolsillos repletos de caramelos. Pero bueno, esas es otra historia (al final conseguí llegar a la estación y coger el tren).

Los Reyes Magos me han hecho pensar en el aura fantasmagórica que envuelve a todo lo que viene de Oriente, de lo difícil que es conseguir una imagen clara de esos mitos y espectros que nos agasajan o amenazan. Nadie tiene una imagen de los Reyes Magos, al igual que nadie tiene una imagen fiable de la muerte de Bin Laden, ese último espectro oriental. La leyenda puede agrandarse el año que viene con el estreno de la nueva película de Kathryn Bigelow, a tenor de lo que leo hoy en El País.

La película, de título Kill Bin Laden, se centrará unicamente en los acontecimientos que rodearon la muerte del terrorista y está envuelta en polémica porque su estreno coincide con las elecciones presidenciales de 2012, en las que Obama puede echar mano de su mayor éxito como presidente para conmover al electorado. La administración americana no quiere mostrar las grabaciones que tiene de su muerte, por pudor o por temor a la reacción de la opinión pública internacional, pero se especula con la posibilidad de que se quiera servir de Hollywood para dotar de mayor épica y leyenda a la caza, captura y muerte de Bin Laden entre los americanos de a pie. Digamos que en USA son conscientes del valor de la imagen, pero prefieren echar mano de la ficción que de la realidad, construirse una historia a medida. Igual que en su momento construyeron la cara de Bin Laden a medida con aquella infame imagen que distribuyeron los servicios secretos y que provocaron el resquemor de algún que otro político español. El mismo caso que Los Reyes Magos, cuyos rostros, en el imaginario infantil, están compuestos por los rasgos de todos aquellos que alguna vez se disfrazaron de Melchor, Gaspar o Baltasar.

Además, si los Reyes Magos hicieron su aparición estelar en aquel portal de Belén, el millonario saudí lo hizo aquel 11 de Septiembre de 2001, con su confesión ante las cámaras desde las montañas de Afghanistan. La imagen, o el espectro de Bin Laden (siempre se especuló sobre si estaba vivo o no), está, y estará en nuestro imaginario rodeado de esas montañas desnudas dónde se escondía. Tanto la imágenes del 11S como la confesión de Bin Laden ante las cámaras están y estarán siempre rodeadas de un aura de conspiración. Con una simple búsqueda en Youtube se puede acceder a miles de teorías desmontando tanto el 11S como la confesión de Bin Laden.

La muerte de Bin Laden se ha convertido ya en un clásico moderno sin imágenes (¡en el siglo XXI!). Lo más parecido a una imagen de su muerte que tenemos es la imagen de Hillary Clinton y Obama con cara de susto viendo la operación militar que acabó con la vida del terrorista.

A falta de imágenes documentales de su muerte, el siglo XXI nos permite utilizar gráficos sintéticos para mostrar su muerte, casi como el Machinima, un Call Of Duty “basado en hechos reales”. Aquí algunas versión en 3D de los mismos eventos:

O reconstrucciones basadas en la propia cultura americana o como críticas contra el poder.

O reconstrucciones con influencia cinéfila.

O incluso para reconstruir el aspecto del cadáver de Bin Laden. Miles de imágenes fueron volcadas a la Web tras su muerte, algunas con más acierto, otras con menos.

O las celebraciones y el merchandising derivado.

En definitiva, que se ha creado toda una imaginería y la leyenda crece, como los Reyes Magos, para los que nos empeñamos en crear imágenes de modo que los niños sigan creyendo en ello. ¿Y tú, crees en Bin Laden o no? Yo esperaré a ver la película de Kathryn Bigelow porque lo demás son sólo espectros.

Autor: Carlos
Publicado en:

Y vaya si la tenía. Y la sigue teniendo.

Hace una semana asistí a un funeral. No soy muy dado a participar en actos religiosos, si bien es cierto que el mundo que los envuelve siempre me ha llamado la atención.

Mientras esperaba la llegada del féretro, estuve observando los diferentes nichos, panteones y tumbas del cementerio municipal de Orihuela. Había de todo tipo: austeros, ostentosos, minimalistas… En mi corto paseo me encontré con una pequeña obra que estaban realizando unos obreros allí dentro. Estaban construyendo un nuevo panteón. Hay gente que quiere pasar su eternidad en un pequeño chalet junto a los suyos.

Todo esto me llevó a pensar en la cantidad de dinero que genera la muerte de una persona. El tanatorio, el coche fúnebre, el oficio religioso, las flores, el ataúd, el nicho, la lápida.

De media, un entierro viene a costar unos 2.200€ (sin contar los gastos de un tanatorio que pueden oscilar entre los 500€ y los 1.800€). Una cantidad de dinero nada despreciable. Así que, en los tiempos que corren, más vale evitar jugarse la vida y tener siempre presente las palabras de nuestro amigo el balconero.

Si alguien quiere más información sobre lo que cuesta de media un entierro en nuestro país, podéis encontrarla aquí.

¡Atención! Esta expropiación es un spoiler.

Autor: carmelo
Publicado en: expropiaciones

Expropiación o montaje irreflexivo y caótico -pero orgullosamente amateur- a partir de las palabras joven, épica y muerte. También puede ser entendido como una adaptación libre de la novela ‘El viejo y el mar’ de Ernest Hemingway.

Las imágenes de La Grande Plage de Biarritz las tomó Cristina Ibáñez Masegosa.
La canción es Rat de The Walkmen.
Los apuntes de teoría del guión cinematográfico los dictó Juan Miguel Lamet.
Estoy seguro de que Nadal volverá a ganar a Djokovic.
El hombre que mató a John Lennon se llama Mark David Chapman.

Autor: gabriel
Publicado en: expropiaciones
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas