Entradas etiquetadas como mayo 68 »

No sé si porque llevo una semana encerrada en casa o porque el post que publicó mi hermano el otro día me ha puesto nostálgica, pero hace días que no paro de darle vueltas al concepto de amateurismo.

En Reel Families, Patricia Zimmermann recorre la historia del cine amateur desde los orígenes (1897) hasta la década de los 60, cuando se empezaba a fraguar (el catastrófico) clímax del siglo XX. Ese momento en el que mientras se organizaban las revueltas juveniles otros más espabilados organizaban el neoliberalismo. En fin, ¿quién es hoy el valiente capaz de negar que Tatcher y Reagan tienen la culpa de todo?

En ese recorrido histórico por las distintas etapas del cine no profesional reconvertido en cine familiar, Zimmermann articula los engranajes ideológicos y económicos que relegaron los productos que no rendían un beneficio económico al espacio doméstico. Aunque aún hay una manera más descriptiva y mucho más fea de decirlo.

Llegados al periodo de los años 60 se alcanza el estado del cine amateur como hobby. Y lo peor no es que el cine que no correspondía con el modelo de la industria se vinculara a los momentos de esparcimiento familiar, sino que el cinehobby se convirtiera en un mero espacio para el consumo. A partir de ahí, las consecuencias son previsibles: cinehobby clase media americana, cinehobby suburbios, cinehobby familiar, cinehobby navidades, cinehobby bebés y cumpleaños.

Y lo peor, todavía, no es que la industria sólo fuera capaz de asumir al cineasta amateur como un consumidor de productos domésticos, no es que la ideología taylorista considerara que había que aprovechar el nicho de las vacaciones y del tiempo libre familiar para que se siguiera consumiendo tecnología comercializada ex profeso. No. Lo peor es que una gran mayoría de estos cineastas amateurs comenzaran a imitar el lenguaje y la estética de la TV y de Hollywood, eliminando así, como explica Zimmermann, la carga política que podría contener un discurso cinematográfico realizado al margen de la institución.

“‘Togethernesss’ situated amateur filmmaking as ‘home movies’ -private films as confined diversion for the home. This domestication of amateur filmmaking as a leisure-time commodity erased any of its social, political or economic possibilities” (ZIMMERMANN, 1995: 113)

Poco después de leer esto abro YouTube para buscar alguna imagen que ilustre este post y me encuentro con el que seguramente sea el mejor slogan de nuestra era: Broadcast Yourself y me pregunto si pese a toda la independencia que proclamamos los que creemos en los nuevos medios, seremos capaces de hablar con un lenguaje y con una estética propia.

Hace unos días, antes de que empezara a volverme loca con esto, asistí a una conferencia de Didier Eribon en la que exponía su idea sobre el determinismo social y la dificultad que tiene el individuo para escapar de las estructuras mentales que le han sido impuestas por su condición económica, cultural, política o religiosa. Puso el ejemplo clásico de los escritores colonizados que, para denunciar su opresión, escriben en la lengua del colonizador.

Y yo me pregunto hoy si nosotros, los que queremos creer en un cine independiente, en una revalorización del amateur como aquél que ama lo que hace y no como aquél que no puede cobrar por lo que hace, los que defendemos la dignidad del prosumidor audiovisual, seremos capaces de hablar en una lengua propia o seguiremos repitiendo esquemas aprendidos.

Hoy, revisando el vídeo familiar que publicó mi hermano el otro día me doy cuenta de que tengo el mismo gesto en los ojos que mi madre a esta edad. Hoy, hablar en una lengua propia me parece más difícil que otros días.

Autor: Elena
Publicado en: Observaciones

El 18J hicimos una larga reunión para decidir cuál sería nuestra tarea en el 19J. Tuvimos una de esas largas sesiones en las que discutimos sobre la posición que un colectivo de cineastas debería tomar frente a los acontecimientos. Sobre todo teniendo en cuenta que estamos asistiendo a una revolución twitteada, donde la información se disemina en directo y de manera horizontal, donde los vídeos que se difunden son tan rápidos que ya no sabemos si hacemos las cosas de manera espontánea o si repetimos los gestos de otros que vemos en youtube.

Decidimos que, ante todo, teníamos que grabar, grabar y grabar, pero también marcamos un objetivo claro: que nuestro trabajo no debía ser informar sino construir una mirada sobre lo que estaba pasando. Parece lo mismo, pero no lo es.

En este momento me acordé de algo que Susan Sontag explica muy bien en Sobre la fotografía cuando internet sólo era un proyecto precario. Sontag dice que, desde la fotografía, la realidad no existe sino que se construye a partir de imágenes que ya hemos visto. A lo largo del día de ayer, estuve buscando algunas imágenes de otras revoluciones, distantes en el tiempo o en el espacio, y empecé a hacer rimas absurdas con imágenes del 19J que iba encontrando en youtube. A través de nuestro facebook, colgué imágenes de un docu que se realizo 14 años después del 68 francés (Morir a los 30 años, Goupil, 1982), María subió algunas de las mas míticas canciones protestas como L’estaca, hace unos días colgábamos Memorias del subdesarrollo (Gutiérrez Alea, 1968) y no sé… las palabras de Sontag me parecían más actuales que nunca.

En esa reunión también decidimos que nuestra mirada sobre los acontecimientos debía mantenerse en un discreto margen con respecto a lo que una auténtica cobertura informativa se le supone. Así que decidimos unas pautas mínimas para los vídeos que subiéramos, unas directrices generales que se adaptaban muy bien a nuestro concepto de anécdotas y que son comunes a una corriente que practican otros colectivos y cineastas en este momento. Investigando nos dimos cuenta de que algunas de las propuestas que surgieron de esa reunión son el fruto de preocupaciones comunes a la coyuntura estético/política en que nos encontramos.

Antes de enumerar cuáles fueron las premisas con las que salimos a grabar ayer y de presentar nuestra colección de anécdotas del 19J, me gustaría citar algunos ejemplos de otras miradas contemporáneas sobre acontecimientos políticos.

1) Marcha Fujimori nunca más #26M
Vídeo que resume el intenso movimiento social que ha agitado al Perú en las semanas de campaña de la segunda vuelta a las elecciones presidenciales y que, como otros casos de los últimos tiempos, ha hecho de las redes sociales, una herramienta indispensable de comunicación.
2) El proyecto emergenciamx que reúne en México a un grupo de artistas, cineastas, sociólogos y periodistas en torno a la marcha encabezada por el poeta Javier Sicilia. Una de las cosas que más nos ha llamado la atención sobre este proyecto es el seguimiento constante que llevan a cabo y su apuesta por seguir de manera individualizada a los participantes de esta gran masa.
3) Mafrouza, un documental rodado a lo largo de 3 años en uno de los barrios mas pobres de Alejandría en el Egipto prerrevolucionario y que se ha montado en 5 capítulos que suman un total de 12 horas de metraje. A lo largo de este documental los nudos dramáticos no existen en un sentido clásico, pero sí, diseminado. A falta de grandes hazañas se construye un mosaico de acciones cotidianas que dibujan de manera elocuente las razones por las cuales un país acampa en una plaza durante un mes.

La colección de anécdotas que recogimos ayer tenían como premisa muchos de los aspectos que vemos en estos casos:

1) Buscar una mirada particular y subjetiva sobre el acontecimiento de masas.
2) Huir de los grandes relatos épicos y buscar los segundos (terceros, cuartos…) planos. Buscar esa veta infraordinaria de la que nos acusa @jotalosa (cariñosamente, espero)
3) Buscar la tensión entre macrohistoria y microhistoria(s) que tanto nos obsesiona
4) Poner en práctica la convicción de que los archivos no deben ser seleccionados y manejados por las instituciones ni sus arcanos sino que son (o deberían ser) un producto y una responsabilidad de la sociedad civil.
5) Construir esas no ficciones tan ficcionadas, con cuyos límites cada vez nos gusta más jugar.

En fin, éstas eran las propuestas, lo que conseguimos fue lo siguente:

Todo lo bueno. Madrid.

19J vía skype. Barcelona.

Iris busca a Jorge en Neptuno. Madrid.

Tombatombatomba.mov. Barcelona.

Autor: Elena
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas