Entradas etiquetadas como internet »

Con la llegada de las nuevas tecnologías a nuestras vidas cotidianas las posibilidades de generar y de exhibir un discurso audiovisual se han multiplicado.

Ahora podemos decir sin miedo a equivocarnos que el lenguaje de nuestro siglo, es el lenguaje audiovisual. Pero ¿somos conscientes del poder ideológico que este nuevo orden otorga a la ciudadanía? En los últimos años estamos asistiendo a una hiperproducción de imágenes audiovisuales, imágenes que sirven como crónica de una época pero también como el relato de las identidades que lo producen. Sin embargo, no estamos seguros de hasta qué punto la producción de este discurso es consciente de su repercusión.

Nuestro objetivo es abrir un espacio para reflexionar en torno a la cuestión del papel que ocupan los nuevos dispositivos audiovisuales en los discursos sobre la representación de identidades hoy. Trabajaremos así con la figura del Prosumidor Audiovisual (ese individuo que ya no es un mero espectador sino que es al mismo tiempo producer y consumer), reflexionaremos sobre el espacio común que delimita la red para la libre circulación de discursos audiovisuales (canales como YouTube o Vimeo, vine etc.), así como las herramientas de edición on line que facilitan un acceso popular a la creación audiovisual. En definitiva, intentaremos preguntarnos con todos aquéllos que estén interesados a pensar con nosotros, en qué medida este nuevo paradigma condiciona las maneras de construir un relato sobre nosotros mismos. De construir, al fin y al cabo, diversas identidades.

cuando: miércoles 26 de junio de 16h a 20h
coordinador: lacasinegra
participantes: max 30 personas

Inscripciones: #OPENMADRID

#OPENmadrid está organizado por Medialab Prado, la Universidad Rey Juan Carlos y Urbano Humano Agency.
Coordinado por Domenico Di Siena y Raquel Martínez Gutiérrez.
Colaboran el Observatorio para la Cibersociedad y Carpe Via.

Autor: lacasinegra
Publicado en: eventos

Quería yo hablar de Carmina o revienta pero me he puesto de mal humor. Pretendía analizar la fuerte apuesta de su director, el popular actor Paco León, por el estreno simultáneo de la película en internet, salas de cine y DVD. De esta película hija de su tiempo, un período de transición entre el modelo industrial clásico y un futuro en el que internet y nuevos formatos son, a mí entender, los dos conceptos claves. Un período de transición, decía, en el que puedes rodar un largo con una 7D (suelen ser dos) y equipo reducido: cine low cost lo llaman y parece que se lo acaban de inventar. Ahí tenemos el ejempo de Diamond Flash que costó 25000 euros (o de El mariachi de Robert Rodríguez que costó 7000 dólares en 1992) y así es Carmina o revienta, un melodrama con mucha guasa (hasta el punto de lo escatológico) que costó 40000 euros, rodado a base de improvisaciones de los actores y una plástica, viva e imperfecta, propia del cine de bajo presupuesto. Con resonancias de cine quinqui pero lastrada por esa sensación de que todo está fuera de foco tan de hoy, tan propia de las cámaras DSLR.

Deudora a ratos de La hora chanante, otros de Callejeros. Algunos dirán que la picaresca ante la situación de crisis que estamos viviendo está perfectamente retratada mostrándonos un paisaje social desalentador, otros que no son más que clichés de españoles miserables con tratamiento televisivo. Unos hablarán de Almodóvar y John Waters (hay un momento en que Carmina se caga literalmente encima) otros de Aída y Javier Cárdenas (ese personaje llamado Basilio…). Todos llevarán razón, depende del momento de la película que elijas como muestra. A mí, por razones sentimentales, Carmina me gana cada vez que se pone en plan mala malísima: chantajeando al pijo sevillano con el que han tenido el accidente, autolesionándose ante el cobrador del frac…

Digámoslo claro, la película, a nivel de estructura, es una ficción convencional, con heroína a la que se le plantean una serie de dificultades que termina superando. Ni si quiera faltan los flashbacks que nos revelan la información de manera dosificada para mantener nuestra atención como espectadores. Poco importa que la actriz que interpreta a Carmina se llame igual que su personaje y sea la madre del director en la vida real. También sabemos que María León, hermana de Paco León, no es una chica sin oficio ni beneficio sino una actriz que acaba de ganar un Goya. No niego que en un universo paralelo no pudiera haber sido el personaje que interpreta en la película, pero eso es otra historia. A nivel de puesta en escena, también nos encontramos, como hemos dicho antes, con una película de bajo presupuesto convencional (no hay travellings ni grúas) cuya principal novedad es el uso de recursos bastardos como la televisiva presentación de personajes al estilo de La hora chanante o el uso de entrevistas a bustos parlantes para contextualizar y hacer avanzar la acción.

Pero esto no es lo más importante, lo realmente novedoso y valiente es la decisión de Paco León de rechazar un estreno clásico en salas con 120 copias y decantarse por uno simultáneo en internet, salas (19 copias) y DVD con precios diferentes y ajustados a cada formato de explotación. A la vista de los resultados del primer fin de semana parece que no ha errado el tiro. Carmina o revienta ha sido vista por más de 60000 personas y ha tenido 8 veces más espectadores por internet que en cines. Claro, es más fácil que esta estrategia funcione en una película poco precisa en lo audiovisual como ésta (donde el peso dramático descansa en las actuaciones), que en, pongamos por caso, 3 metros sobre el cielo (Fernando González Molina, 2010)cuyo visionado sí es muy diferente en el cine o en el ordenador. Así que hay que felicitar de nuevo a Paco León por la coherencia demostrada en el diseño de su proyecto.

Hasta aquí todo bien, ya os decía al principio que pretendía hablar de Carmina o revienta y de cosas como la gracia que me hace que digan que esta película se ha hecho con 40000 euros que, por cierto, Paco León puso íntegramente de su bolsillo. Eso habrá sido la cantidad destinada al rodaje y a la postproducción de imagen y sonido pero sería ingenuo pensar que la campaña publicitaria y mediática a la que hemos asistido desde que esta película ganó el Premio del Jurado en Málaga no cuesta un duro. Salir en todos los medios de tirada nacional día sí y día también resulta muy caro. No digo que nadie le haya regalado nada, igual es cierto que ha invertido muy poco en promoción. Lo que sí digo es que si no fuera un actor popular y un tipo con contactos, la campaña le habría salido por un ojo de la cara y no hablaríamos de una película de 40000 euros sino de una de 1040000 euros. Así que otra vez mi reconocimiento más sincero para Paco León.

Si es que a mí lo que me apetecía era hablar del fenómeno Carmina o revienta y decir tanto lo bueno como lo malo que pienso de él. Si lo que me ha puesto los pelos de punta ha sido leer, tras ver la película en Filmin, las críticas que nuestras plumas más reconocidas han escrito sobre ella. Eso es lo que me ha puesto de mal humor. Ahí os las dejo, no me he podido resistir a añadir unos apuntes:

Son ellos, personajes o actores, los que sacan de su interior las palabras, ¡y qué palabras! El tú a tú entre Carmina Barrios y la cámara te obliga a una imposible decisión: partirte de risa o partirte en dos. Oti Rodríguez Marchante de ABC.

¿Personajes que sacan las palabras de su interior? Digo yo que serán los actores mediante las improvisaciones a partir de situaciones concretas propuestas por Paco León los que sacarán las palabras.

“¡y qué palabras!”. Bueno, esto ya es un poco más subjetivo pero con todos mis respetos las palabras de Carmina Barrios cantan a improvisación que da gusto.

Carmina o revienta pretende echar un vistazo a la vida cotidiana de esa mujer a través de una serie de viñetas que desarman al espectador. (…) Subraya las escurridizas fronteras entre lo real y lo inventado de esta obra rupturista, imprevisible y entretenidísima. Ha nacido un autor: bienvenido. Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia.

Pero, ¿qué fronteras entre lo real y lo inventado? Pero que María León es famosa y tiene un Goya. ¿Alguien, aparte de nuestros críticos, se cree que después del rodaje María siguiese trabajando en la venta?

Es como uno de los «screen test» de Andy Warhol: la cámara desnuda la pose, y en el modo en que Carmina enciende un cigarro con un mechero de cocina o devora un yogur sin cuchara, existe una verdad, una historia, una auténtica manera de relacionarse con el mundo que rompe los esquemas binarios actor/personaje y personaje/persona. Sergi Sánchez de La Razón.

A ver, pero ¿esta mujer que ha parido a dos actores súper populares en España no va a ser capaz de comerse un yogur de una forma que no sea la suya habitual simplemente por no haberse titulado en la RESAD?

Carmina es a la vez tan real y divertida como un cuento, y tan imaginativa (ficticia si se quiere) y dramática como la propia vida. Luis Martínez de El Mundo.

Real como un cuento…

El resultado ha estado a la altura de la expectación. El debú en la dirección del actor Paco León ha sido acogido esta mañana con un gran aplauso y una sala de prensa llena a reventar. Carmina o revienta, el largometraje mitad ficción, mitad documental, es un retrato directo y disparatado de la madre del actor, Carmina Barrios, a la que acompaña su hija María León y otros miembros de la familia. Labios rojos, abanico rojo, su melena rubia sobre los hombros, Carmina Barrios es al natural tan auténtica como en la película, que se ha presentado hoy en la sección oficial del festival de Málaga de cine. Rocío García de El País.

Bueno, esto parece una crónica, poco que decir.

Conviene dejarlo claro de entrada: estamos ante el debut más desfachatado, inteligente y rompedor del cine español en años. Mirito Torreiro de Fotogramas.

Y eso es así.

Precisamente eso, frescura (ganas, desparpajo, orginalidad…) es lo que desprende el ¿falso? documental de Paco León, pero hay más. También inteligencia y un óptimo sentido de la oportunidad. Andrea G. Bermejo de Cinemanía.

Mira, uno que nombra el sentido de la oportunidad de Paco León, es que parece que si lo dices le quitas mérito al muchacho como director de cine. Eso sí, ¿falso documental? Otro que no descarta encontrarse a María León sirviendo quintos en una venta o a Carmina Barrios en la cárcel por estafa e impago. Por cierto, el actor que hace de Antonio León, padre de María y marido de Carmina en la película, se llama Paco Casaus.

¿Es ficción, es documental, es un falso documental, es una mezcla de todo lo anterior?. (…) Tengo la grata sensación de que no he perdido el tiempo siendo testigo de las andanzas, discusiones, venturas y desventuras, verdades y mentiras de esta familia tan singular. Carlos Boyero de El País.

Después de signo de interrogación no se pone punto al final de una frase.

Y mi pregunta después de todo esto es: ¿dónde estaban estos tipos cuando se estrenaron La leyenda del tiempo de Isaki Lacuesta o I’m still here de Casey Affleck? Ya, de Lisandro Alonso, Albertina Carri, Raúl Ruiz o Pedro Costa ni hablamos.

Y una última duda que me surge: ¿qué pensará de Carmina o revienta un uzbeko que no sepa de la popularidad en España de Paco León y su familia? ¿También creerá que está ante un falso documental limítrofe entre la realidad, la ficción y el cuento o es que la crítica cinematográfica española sólo escribe para espectadores de Tele5?

Autor: gabriel
Publicado en: Observaciones

Cunningham hizo All is full of love en 1999. Hoy me he encontrado con esto en Le Meme. En 2012 Janet & Thomas son más divertidos. ¿En qué me ha convertido Internet?

Autor: Carlos
Publicado en: culturas libres Observaciones

Hace unos días @urbanohumano apuntaba en Twitter que durante 2012 el 90% del contenido online será vídeo. Recuerdo los primeros balbuceos de la Web, cuando bajarse una simple fotografía te llevaba minutos y el contenido principal era texto. Si tomamos este dato como un signo de los tiempos nos damos cuenta de que la información y el conocimiento se transmite cada vez más por medio de las imágenes en movimiento. Un texto ya no es suficiente, ni siquiera es importante en ocasiones, y aunque es cierto que de ese 90% de vídeos, un 50% serán recopilatorios de caídas, también es cierto que irremediablemente el vídeo está sustituyendo al texto como lenguaje de transmisión generacional del conocimiento. La Web hace valer aquel tópico de que “una imagen vale más que mil palabras” tan utilizada cuando el acceso a las imágenes estaba limitado a la televisión y las salas cinematográficas. Ver el resto de la entrada »

Autor: Carlos
Publicado en:

Ayer se celebró en Barcelona la gala de los oXcars, un alegato contra las industrias culturales, una celebración del trabajo colaborativo, de la política de compartirlo todo, la aplicación de un nuevo orden colectivo en la cultura al margen de los poderes establecidos. Internet nació y creció con la palabra libertad inscrita en la percepción colectiva que tenemos de ella, y precisamente esa idea de la Web como punto de partida de nuevas propuestas, provocó que se revitalizaran conceptos como el procomún o se generaran nuevos términos como ése que tanto usamos que es el de prosumidor. En definitiva, evolucionamos a la red social, a la web 2.0, dónde los contenidos los generan los usuarios, una creación colectiva multitudinaria.

Esta semana, @jldevicente mostraba su preocupación por la proliferación de conceptos marketinianos incluso en inciativas no mercantilistas. De alguna forma parece que la Web 2.0 es el caldo de cultivo perfecto para la venta, y esa ideología está calando incluso en los que se mantienen al margen de la industria, tratando sus proyectos open source, sus colaboraciones, sus revoluciones, como productos que necesitan de una campaña de Marketing que aproveche la red social para llegar a la mayor cantidad de gente posible. Entiendo su preocupación y la comparto, incluso teniendo en cuenta que a veces, yo mismo, he caído en esa trampa.

Al mismo tiempo @conRubalcaba, el flamante candidato del PSOE a la presidencia, proponía a sus seguidores un juego. Este juego consistía en que cada vez que compartieran materiales de la campaña en las redes sociales, recibirían puntos, y esos puntos serían canjeables por productos de merchandising de la campaña electoral. Supongo que @jldevicente se refería a algo así, la conversión de la política en mercancía. Tú me apoyas, yo te regalo cosas. Puro caciquismo.

Por otro lado recuerdo que hace un tiempo @skotperez se quejaba de la transformación de del.icio.us (herramienta para coleccionar enlaces) hacía un modelo 2.0, más social. He intentado buscar el twitt original pero no lo he encontrado, pero creo que decía algo así:

Con los cambios en del.icio.us han acabado con el único oasis no social de la web, el único sitio dónde podías refugiarte de los demás, el último sitio 1.0

del.icio.us fue una de esas iniciativas que se mantuvieron tras la explosión de la burbuja en la web. Era un concepto simple, donde la funcionalidad se limitaba a ser un mero almacén de enlaces. Hace unos meses, Yahoo, la empresa propietaria, decidió deshacerse de ella y los nuevos gestores decidieron darle un aire nuevo.

Si echamos la vista atrás para ver qué era aquello del 1.0, nos encontramos con iniciativas como Terra o el propio Yahoo, el concepto de portal de Internet, donde las grandes corporaciones creaban y gestionaban el contenido. El usuario no intervenía y, obviamente, aquello se desmoronó tan rápido como se había construido. Entretanto, por debajo, crecían comunidades, versiones rústicas de la actual red social. Recuerdo Geocities (dónde la gente podía albergar sus webs creando una especie de ciudad dónde cada web representaba un edificio) o el IRC (donde yo pasé horas jugando a juegos como “cinéfilos” junto a miles de personas). Eran propuestas enfocadas a las personas, y que empezaban a mostrar que Internet crecía para compartir, pero manteniendo la privacidad. No eran sistemas que te expusieran, eran sistemas para compartir bajo identidades falsas (nicknames) dónde compartías algo, pero no todo.

Otra de las modas que surgió en aquella época fue el de las Camgirls, chicas de todo el mundo que decidieron poner webcams en su casa para que todo el mundo pudiese seguir su día a día. Desde cómo comían hasta cómo se desnudaban. Me acordé de esta moda a raíz de el artículo She was a Camera en Rhizome, donde hablaban con una de las iniciadoras del movimiento, Ana Voog, que creó lo que ella denominó “La primera cámara de internet sobre arte y vida las 24 horas del día, 7 días a la semana”.

La industria vio las posibilidades, primero a partir de iniciativas de apasionados informáticos (Napster, Facebook, MySpace o el propio Del.icio.us) y más tarde creando sus propias herramientas (Google +, MSN). Sabían que gestionar los gustos de las personas les reportaría grandes beneficios, y no sólo ellos, lo sabíamos todos, sabíamos que de esta manera podríamos llegar con nuestro mensaje a más y más gente. Así que nos volcamos.

Da la sensación de que en la vorágine de la web 2.0 nos olvidamos de que estábamos siendo retratados, rastreados, analizados, para después ofrecernos servicios o productos. Y yo creo que ese “oasis” al que se refería @skotperez es ese lugar, que se quedó a medio camino entre lo 1.0 y lo 2.0 dónde aún podíamos elegir qué mostrar, podíamos no retratarnos a nosotros mismos, sino a nuestros alter egos cibernéticos. Ahora Facebook almacena toda nuestra información personal, Apple acaba de lanzar iCloud, una gran base de datos dónde almacena todos nuestros datos personales, contactos, fotografías y vídeos con la excusa de que podamos tenerlo disponible en cualquier lugar, Google ha lanzado su red social, Google+, que no permite la utilización de alias como nombres de usuario, e incluso su sistema nos ofrece anuncios dependiendo de nuestros gustos.

Antes podíamos elegir, ahora cada vez menos y, por eso, las Camgirls, cuando se popularizó la web 2.0, las cámaras en móviles o integradas en los portátiles, dejaron de ser Camgirls, y lo que durante un tiempo fue una opción de vida, dejó de serlo porque parecía que ya, sin hacer ningún esfuerzo, su vida estaba siendo mostrada en Internet, las 24 horas del día, 7 días a la semana.

Apagué mi cámara para bien en 2003 y cuando apareció Flickr, en 2004, mis archivos de Camgirl fue lo primero que pensé en colgar. No había otra manera de compartirlos, pero esta, para mí, no iba a funcionar.

Melissa Gira Grant, Rhizome, 2011

Autor: Carlos
Publicado en: culturas libres dossieres

Hace dos veranos, al poco de volver de rodar el viento en Herrera de la Mancha (Ciudad Real), Jorge y yo hicimos un montaje de poco más de media hora utilizando la parte de los brutos en los que aparecían Elena y él. Durante este tiempo nos hemos referido a la pieza como “el mediometraje” y, aparte de que hay detalles que no terminamos de pulir, nunca hemos tenido muy claro como darle difusión (una vez incluso pensamos convertirlo en un serial al más puro estilo radiofónico o de las novelas por entregas). Porque sí, dura más de 30 minutos, es mudo y su tempo no hace de la pantalla de 15″ de un ordenador portátil su hábitat natural. Así que han sido muchas las conversaciones en las que, partiendo de este ejemplo paradigmático para nosotros, nos hemos cuestionado acerca de la adecuación de nuestras creaciones a internet, eje principal de toda nuestra estrategia de difusión.

Ver el resto de la entrada »

Autor: gabriel
Publicado en: el viento proyectos
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas