Entradas etiquetadas como instalación »

Texto de Perig Guinamant

Tuve la oportunidad de estudiar un par de años en el HfG Karlsruhe (Hochschule für Gestaltung), una escuela de diseño y arte multimedia asociada al ZKM (Zentrum für Kunst und Medientechnologien), el museo de arte multimedia de la misma ciudad de Karlsruhe, en Alemania. Uno de nuestros profesores, Michael Bielicky, consideraba que ya que la gente no iba demasiado al museo, había que llevar el arte a donde estuviera la gente. Con esta idea consiguió un acuerdo con la estación de tren de la ciudad, que ponía a disposición de los alumnos de la escuela su espacio público.

Pude aprovechar esta oportunidad para emplazar una instalación interactiva, nombrada Passant. Situada en el pasillo principal de la estación, este corredor interminable y desnudo que lleva a los distintos andenes, pretendía plasmar en su movimiento a los viajeros que normalmente sólo transitan y nunca paran en este sitio. La idea era capturar la silueta de cada persona que pasara delante de la instalación y dejarla ahí grabada hasta que pase más gente y lo vuelvan a tapar con sus propias siluetas. Cada silueta iba a tener su propio color, para poder discernir una de otra.

Técnicamente, la instalación se compone de un videoproyector con su pantalla, una webcam y dos ordenadores para manejar el conjunto:

La teoría es simple: la cámara filma la propia pantalla y hace una sustracción de lo que filma con lo que se esta proyectando; la diferencia que resulta de esta sustracción es la sombra de alguien pasando entre el proyector y la pantalla. Esta diferencia se “colorea” y se añade a la proyección. Todo esto se programó de forma gráfica con Max y su plugin de vídeo Jitter.

Pasada la teoría, la realización no llegó a la altura de las esperanzas. Como siempre en estos casos, uno tiene varias excusas útiles. En primer lugar, la dirección de la estación de tren no concedió permiso para filmar directamente a la gente, sino sólo su sombra sobre la pantalla; a la cámara, teniendo la definición que tenía, le costaba registrar bien esta sombra (se ve en el vídeo de ilustración que cuando uno pasa detrás de la pantalla para colocarse entre la pantalla y la cámara, la captura de silueta es mucho más eficaz). Luego, al no estar precisamente en un museo, no había ningún tipo de control sobre la iluminación del conjunto, por lo que la proyección no era demasiado clara, y filtraba luz sobre la pantalla, molestando mas todavia a la cámara. Añadir a esto mi incapacidad para programar bien el momento en que se detectaba una silueta para poder mandar el cambio de color por silueta, por lo que me tuve que conformar con un cambio periódico del color.

El resultado del conjunto es una extraña animación abstracta, en la que se reflejan las formas de los cuerpos que se le acercan. Como a menudo en estos casos, son los niños los que toman el tiempo de pararse a ver lo que está pasando, y van entendiendo el extraño reflejo que se les ofrece.

A todo esto me gustaría añadir una anécdota sobre el impacto de “forzar” el arte sobre la gente. Un compañero instaló lo que debía ser un diario de viaje y la gente lo usó como un libro de reclamaciones. En una página, un viajero comentaba que mejor que tirar el dinero en animaciones de colores sin pies ni cabeza en un pasillo, tendrían que intentar que los trenes llegaran a su hora… A mí me hace feliz, esta persona me permitió sentirme como un artista incomprendido.

Analizándolo con distancia, reconozco que hay más de una mejora que se le podría hacer al proyecto. De hecho, releyendo la propuesta que presenté a la dirección de la estación de tren, he encontrado un concepto que se abandonó bastante pronto: calcular la velocidad de cada persona y representarla como trinea detrás de su silueta (doble problema: el tamaño de la pantalla por un lado, el mismo cálculo de la velocidad por otro — hace falta identificar, aislar y seguir una silueta en concreto). Otra modificación que sugirió Gabriel consiste en adaptar el código de color para representar el tiempo transcurrido desde la captura de cada silueta: a medida que va pasando el tiempo, se va borrando la representación de los que pasaron por ahí. Aún así, la experiencia valió la pena, y tanto la idea del arte salvaje (de guerilla, como decía Bielicky) como la de parar el tiempo en un sitio de perpetuo movimiento y apuro me siguen pareciendo vías de exploración ricas y prometedoras.

 

Biografía de Perig Guinamant
El camino al cine ha sido todo salvo directo para Perig Guinamant. Nacido y criado en Brest, Francia, su primera elección de carrera fue la ingeniería informática en Paris. Sin embargo, su vocación pronunciada desde la infancia hacia el cine, le empuja a realizar sus primeros cortometrajes en paralelo al cumplimiento de su formación de ingeniero ocupando todos los puestos, desde producción hasta montaje, pasando por la dirección.
Por otro lado, su interés por los idiomas le permite terminar sus estudios en Alemania y España. Una vez diplomado y decidido a explorar el mundo artístico, vuelve a Alemania, Karlsruhe, para estudiar Arte Mediático, departamento de cine, en la escuela afiliada al museo de arte mediático ZKM (Zentrum für Kunst und Medien).
Después de dos años, deja Karlsruhe para establecerse en Madrid, donde se incorpora a la ECAM en la carrera de montaje, de la cual se diploma en 2012. Desde entonces, ha sido ayudante de montaje en un largometraje y montó varios cortometrajes.

Autor: lacasinegra
Publicado en: dossieres

El viernes 18 a las 21 horas, dentro de las actividades programadas para el utopic_DAY, lacasinegra presentará en la sala Beattaster de utopic_US la instalación Outlaws from Edison, un ensayo de narrativa audiovisual generativa. En Outlaws from Edison, lacasinegra propone un diálogo violento entre imágenes representativas de un período convulso de la historia del cine. El montaje de dichas imágenes no dependerá de ninguna decisión humana sino que la narrativa se generará a partir de los sonidos emitidos por la impresora 3D de Oblomobka durante su proceso de trabajo.

Ésta será la primera experiencia diseñada dentro del proyecto El fantasma y el capital (expresión acuñada por Jacques Derrida) en el que reflexionaremos -en este momento de crisis de la industria cinematográfica- sobre la estrecha relación que el cinematógrafo ha mantenido desde su nacimiento con la doctrina capitalista y como ésta ha influido en su desarrollo tanto cultural como industrial.


Fotograma de The Great Train Robbery (Dirigida por Edwin S. Porter y producida por T.A. Edison, 1903)

En Outlaws from Edison nos inspiramos en el conflicto que Thomas Alba Edison mantuvo con los hermanos Lumière a finales del S.XIX en EEUU y que es conocido como guerra de las patentes. En este litigio por ostentar el control de la fabricación de celuloide y cámaras de cine Edison resultó victorioso y las industrias Lumière abortaron su plan expansionista por América. Este conflicto supuso la primera gran ruptura entre Europa y EEUU en la historia del cine además de impregnar hasta nuestros días la forma de explotación del espectáculo cinematográfico de una cariz eminentemente liberal ligado al pensamiento estadounidense.

Como vemos, esta ruptura obedece a una lógica de competencia industrial y poco tiene que ver con el arte o la cultura. Mientras los Lumière no confiaban demasiado en el futuro de su invento y le aventuraban un uso principalmente doméstico, el cine se convirtió en un espectáculo comunitario pero que respetaba la individualidad de cada espectador. También, en la forma más potente de propagar la cultura estadounidense por el mundo. ¿Quién no ha tenido ganas de besar o fumar por primera vez viendo una película estadounidense?

Una vez patentado el invento en EEUU, Edison pasó a dominar la producción cinematográfica a través de su organización Motion Pictures Patents Company con sede en Nueva York. Así, los productores tenían que pagar un impuesto de medio centavo por cada centímetro de película impresionada y los distribuidores necesitaban contar con una licencia que costaba 5000 dólares al año. Había también otras imposiciones y no cumplirlas les significaba ser perseguidos intensamente por el numeroso grupo de investigadores privados, abogados y funcionarios de Edison.

Aquellos que no estaban de acuerdo decidieron no acatar las duras condiciones impuestas por la MPPC y se agruparon creando sus propias organizaciones. Vieron la luz así la Independent Motion Picture Distributing and Sales y la Greater New York Film Company. Se denominaron a sí mismos independientes aunque Edison los llamaba ilegales (outlaws).

En este grupo se encontraban:

  • Adolph Zukor, quien fundaría la Paramount Pictures.
  • Wilhelm Fuchs, más conocido como William Fox, quien crearía la Fox Film Corporation.
  • Los hermanos Warner, fundadores de la Warner Bros.
  • Carl Laemmle, el fundador de la Universal Studios.
  • Marcus Loew, quien se uniría con Samuel Goldfish (Samuel Goldwyn) para dar nacimiento a la Metro-Goldwyn-Mayer.

Este conflicto, junto con la gran cantidad de días soleados al año, motivó que una parte de los productores estadounidenses emigrara a Los Angeles a principios del S.XX, más en concreto a un barrio que hoy día forma parte de nuestro imaginario colectivo y que responde al nombre de Hollywood.

Autor: lacasinegra
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

Hace tres años colaboré con el colectivo Basurama en la elaboración de un videoclip, un spot y una vídeo instalación. El objetivo de estas tres piezas era ilustrar audiovisualmente una campaña de concienciación que estaban llevando a cabo para el Ministerio de Medio Ambiente. Este proyecto tenía como eslogan: “Casi todo lo que compras, lo tiras” y, aunque principalmente pretendía hacer reflexionar al ciudadano sobre la cantidad de residuos que generamos y los problemas que eso conlleva, yo me quedaba siempre con la cantinela del consumo.

Era 2008 y aunque ya se hablaba de la crisis, aún no había tenido los efectos devastadores en la población que hoy conocemos. Me refiero a que la productora en la que yo había trabajado hasta ese verano aún no había despedido a todos los compañeros que tenían mi edad -y ese tipo de cosas-. Veo ahora el videoclip y me parece tan antediluviano como los trilobites que aparecen. Hoy sería impensable una campaña así, donde vemos a una mujer llenar tan pancha su carro de la compra. Estamos ante un texto que refleja una realidad concreta y pasada, la España más rica y con el mejor nivel de vida que hemos conocido, sí; pero también la de la burbuja inmobiliaria. La España de los banqueros depredadores, los políticos ajenos al pueblo y los ciudadanos que consumen, consumen y vuelven a consumir. El consumo como soma.

Las preocupaciones han cambiado al tiempo que el contexto social involucionaba y los recortes hacían su aparición como “brillantísima” solución de emergencia ideada por economistas y políticos. Imagino que a día de hoy los problemas con los residuos generados por el consumo de los españoles se habrán visto reducidos en algún porcentaje, por pequeño que sea. Porque claro, con la que nos está cayendo, digo yo que estaremos consumiendo menos. Y cuando digo consumir menos no me refiero a la cantinela de algunos de que hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, y claro, eso se termina pagando. Me refiero a vivir sin ser autómatas del consumo.

El tiempo dirá si es una simple adaptación al medio con fecha de caducidad o una tendencia futura. Una tendencia que haga que cuando a los que planifican crisis les dé por planificar bonanza, nosotros ya no seamos los mismos consumidores ingenuos de 2008 que dejaron que jugaran con sus vidas. Por insignificantes que fueran.

Embebo los tres vídeos, que los pobrecicos no han tenido mucha difusión. Bueno, parece que a la vídeo instalación no le ha ido tan mal.

Autor: gabriel
Publicado en: expropiaciones videos

Ayer por fin, presentamos nuestro proyecto Pas à Genève en la MAC 11 (muestra de arte contemporáneo de Ginebra). La verdad es que si lo que pretendíamos con este proyecto era explorar las relaciones entre el lenguaje audiovisual y el espacio, ayer vivimos todo un climax.

No sólo porque tuvimos la oportunidad de salir de internet y convertir nuestro mapa en una instalación interactiva o porque estuviéramos proyectando nuestro trabajo en el mismo punto en el que se creó. Ni siquiera porque nos sintiéramos “artistas por un día” en ese festival sino porque tuvimos la oportunidad de vivir momentos mágicos como éste. Fue una pena que no pudiéramos grabar la intensa conversación entre dos niños sobre cartografías y proyecciones, ni como se divirtieron explorando con sus manos el mapa en la pared, pero tenemos esta elocuente imagen como muestra.

Autor: Elena
Publicado en: pas à Genève proyectos

Día 4. Quedan ocho para finalizar la fase de trabajo de campo del proyecto. Una vez definidas las características del mismo y acotada la zona que vamos a topografiar, el siguiente paso es formular la metodología que vamos a emplear para inventariar nuestra Ginebra. En primer lugar hemos decidido que para intensificar la sensación de permanencia sería aconsejable dividir en sectores el área donde se desarrollará el proyecto. Dibujamos así cuatro sectores:


Ver Sectores Pas à Genève en un mapa más grande

A cada uno de estos sectores le dedicaremos una jornada de rodaje que vaya desde el amanecer hasta el anochecer. Ninguno de los miembros de lacasinegra podrá abandonar el sitio durante este período de tiempo. Cuatro de ellos se dedicarán a llevar a cabo el inventariado audiovisual para la elaboración de las piezas posteriores. Tres de ellos con diferentes cámaras (Canon 550D, Canon 500D, iPhone 4, iPhone 3, Flip y cámara compacta de fotos digital Canon PowerShot S90) y un cuarto con el grabador de sonido Zoom H4N. En cada sector se rotarán estas funciones. Por supuesto, nadie tiene la obligación de estar registrando audio o vídeo durante toda la jornada, pueden echarse una siesta o fumar un cigarro cuando quieran, lo único que no pueden hacer es abandonar el sector (la comida se hará en el lugar). Así realizaremos una simulación lo más exacta posible de la experiencia cortando calles en un cortometraje de Gabriel que sirvió como uno de los puntos de partida del proyecto. Esto le da a la propuesta un carácter perfomativo que nos resulta esencial para alcanzar el nivel de empatía sensorial con el entorno que pretendemos experimentar y se adapta al espíritu del proyecto Artisto-touristes.

Los otros dos miembros se dedicarán a registrar con dos Canon 7D, un micrófono direccional Sennheiser MKE-400 acoplado a una de las cámaras y otro grabador Zoom H4N todos los incidentes de este experimento. Este material que podría llegar a constituir una obra autosuficiente, nos servirá también para dar fe de la experiencia y poder analizar posteriormente los fallos que se hayan cometido tanto en el diseño como en la ejecución de la misma. Si todo fracasa, y puede que así sea, quedará el relato épico del hundimiento.

Después de cada jornada de rodaje, vendrá otra de ordenación y visionado del material, elaboración de piezas a partir del mismo -que serán publicadas diariamente en nuestra web- y reflexión sobre la experiencia. Todo el material registrado será almacenado en una base de datos que utilizaremos como punto de partida para la elaboración de la instalación que presentaremos en el marco del MAC 011 en septiembre. Para ser precisos en la creación de esta base de datos, cada uno de los cuatro encargados de inventariar los sectores llevará un plano de la zona donde dibujará el recorrido que llevó a cabo durante la filmación de cada clip y deberá rellenar una ficha con los datos y la descripción del mismo. Hasta aquí la teoría, mañana al amanecer empieza la práctica.

Autor: lacasinegra
Publicado en: pas à Genève proyectos

el viento nació como una idea sencilla a partir de las inquietudes que nos hicieron crear lacasinegra. Al comenzar nos dimos cuenta de que habiamos mutado un proyecto en otro y esa mutación parecía continuar. Ahora el viento es un proceso cuya representación cambia y ahora lo convertimos en una instalación.
Queriamos incluir el viento en la programación del festival Moves de Liverpool, y mirando las bases, no encontramos una forma de encajarlo, no es ni una película, ni un cortometraje ni una obra de videoarte, además, la presentación  de el viento en uno de estos formatos representaba la perdida de una de las ideas principales del proyecto, su carácter participativo.
Jorge nos propuso la posibilidad de hacer una instalación, y horas después nos envió su idea.
¨Básicamente sería una habitación en la que se proyectarían sobre las cuatro paredes 6 proyecciones distintas. Cada proyección consiste en una serie de clips agrupados temáticamente (o no): en una serie estarían los clips de la carretera, en otra los jaimes benignos, en otra los clips de ÉL, en otra los clips de ELLA, en otra los clips de los dos juntos, en otra serie lo que sobre. Cada serie de clips está organizada para que su reproducción sea aleatoria, esto, junto con la decisión de cada espectador de mirar una u otra proyección el tiempo que estime hará que cada representación sea única en contenido. La duración de la instalación, obviamente es infinita.¨
A todos nos gustó la idea, y además sintetizaba perfectamente la participación en la creación de el viento por parte del espectador. En vez de 6 proyecciones serían 5, y agrupariamos los clips en cinco grupos (de los cuales podemos ver un ejemplo en un album de Vimeo [http://vimeo.com/album/155761]):
– Screen 01 – Road
– Screen 02 – Herrera de la Mancha
– Screen 03 – He
– Screen 04 – She
– Screen 05 – He & She
Preparamos unos bocetos del montaje de la instalación y presentamos un dossier a Moves festival, y ahora estamos a la espera de saber si la seleccionan o no.
La segunda parte de nuestra discusión se centró en que aunque habiamos conseguido que la participación fuese activa, necesitabamos mejorar la interacción, por eso decidimos, siguiendo la línea general de lacasinegra, que esto era el germén de un proyecto a largo plazo, que cada vez que montaramos la instalación, analizariamos la experiencia y la modificariamos, en definitiva, que el viento, la instalación, era un proceso.

el viento nació como una idea sencilla a partir de las inquietudes que nos hicieron crear lacasinegra. Al comenzar nos dimos cuenta de que habiamos mutado un proyecto en otro y esa mutación parecía continuar. Ahora el viento es un proceso cuya representación cambia y lo convertimos en una instalación.

Queriamos incluir el viento en la programación del festival Moves10: Framing Motion de Liverpool, y mirando las bases, no encontramos una forma de encajarlo, no es ni una película, ni un cortometraje ni una obra de videoarte, además, la presentación  de el viento en uno de estos formatos representaba la pérdida de una de las ideas principales del proyecto, su carácter participativo.

Ver el resto de la entrada »

Autor: Carlos
Publicado en: el viento proyectos
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas