Entradas etiquetadas como guerra »

Para ver las imágenes haz clic sobre una de ellas y utiliza los cursores para pasar de una a otra.

Autor: Lol
Publicado en: anecdotario

Hecho con extractos de:

Loading games on tape on C64 de spelpappan
C64 cassette loading noise (Nightbreed) de CaliforniaRadDude
Synthesia – Ride of the Valkyries by Richard Wagner de PhpXp
Tornado – Commodore 64 C64 gameplay de MadCommodore
Apocalypse Now de Francis Ford Coppola
The Birth of a Nation” de D.W. Griffith
Die Nibelungen” de Fritz Lang

Autor: Carlos
Publicado en: expropiaciones

Siempre se ha dicho que la tecnología avanza a pasos agigantados, pero creo que ha tomado tal velocidad que hoy día hay pocas cosas que me entusiasmen.

Hay inventos del pasado que me parecen más sorprendentes y con más encanto que el mejor robot que se pueda fabricar hoy día. Es por esto que me encanta descubrir inventos que no llegaron a buen puerto así como otros que han evolucionado a algo mejor.

A continuación, una pequeña muestra de alguno de esos inventos que me han sorprendido gratamente.

Esta fue una de las primera animaciones en 3D de la historia. Experimento visual realizado por Ed Catmull, fundador de Pixar, y sus colaboradores en la universidad de Utah en el año 1972.

Otro descubrimiento que me sorprendió fue el saber que los Nazis ya empezaron a experimentar con las películas en 3D. Rodadas antes de la II Guerra Mundial y descubiertas por el documentalista australiano Philippe Mora. Se trata de dos películas de 30 minutos de duración. No he podido encontrar estos vídeos en la red. A falta de estas primeras pruebas de el cine en 3D, dejo este trailer de Swastika, documental sobre la propaganda nazi dirigido por Mora y prohíbido en Alemania y Francia si no se muestra acompañado de una persona que tutorice el visionado puesto que el documental muestra, tal cual, la propaganda nazi, sin voz en off o aclaraciones.

Esta es otra máquina que me tiene cautivado. Se trata de una cámara lanzada por Fisher Price en el año 1987 que grababa imagen de vídeo en blanco y negro, a 90 líneas de resolución y en cassettes de audio comunes.

Y por último, una máquina de efectos de sonido de la década de los 60 inventado por Daphne Oram, la Oramics Machine. Se trataba de una máquina que contaba con diferentes rollos de película en 35mm sobre la que se imprimía el sonido para posteriormente reproducirlo. Mediante esta técnica se podían hacer correciones y variaciones sobre el propio negativo, lo que permitia una relación directa entre la imagen gráfica y la señal de audio.

Autor: carmelo
Publicado en: extinción

Carlos se encontró en Barcelona un libro, Mi Hijo por el Dr. Spock, en un principio lo único que me atrajo fue su nombre y la dedicatoria que venía dentro, fue un pediatra estadounidense que publicó varios libros, y según parece es uno de los mayores bestsellers de todos los tiempos, no sabía nada de este hombre, así que busqué en Wikipedia:

Benjamin McLane Spock (2 de mayo de 1903 – 15 de marzo de 1998)

Su revolucionario mensaje a todas las madres era «Ud. sabe más de lo que cree»2 Spock fue el primer pediatra en estudiar psicoanálisis para tratar de comprender las necesidades infantiles y la dinámica familiar. Sus ideas acerca del cuidado infantil permitieron a varias generaciones de padres ser más flexibles y afectuosos con sus hijos, y tratarlos como individuos, en un contexto en que la sabiduría tradicional propugnaba el uso de la disciplina, y que -por ejemplo- los bebés no deben ser «mimados» alzándolos cuando lloran.

Las ideas de Spock sobre paternidad recibieron las críticas de quienes veían en su promoción de mayor permisividad por parte de los padres una relación con problemas sociales y de conducta. Norman Vincent Peale declaró a fines de la década de 1960 que «Estados Unidos estaba pagando el precio de dos generaciones que han seguido el plan de gratificación instantánea del Dr.Spock» . Antes de desdecirse a causa de una demanda por injurias, el Vicepresidente Spiro Agnew denunció a Spock como el «padre de la permisividad», argumentando que «Spock alentó con su sistema de crianza la anarquía juvenil de los años 60».

Que le acusaran de ser el iniciador del hippismos despertó mi interés, ¿un libro que cambió todo un país? ¿no fue necesario ni un sistema educativo? Dicen que el cambio de educación en una sociedad a veces es simplemente cuestión de una generación, a nosotros nos criaron recién estrenada la democracia, no sé que libros leyeron nuestros padres, durante unos años estuvimos desorientados sin saber que sentido tenía todo, estudiamos la carrera, hicimos prácticas, ahora a pesar o gracias a las crisis, empezamos a comprender lo que no funcionaba.

No sé si había algún tipo de interés en que la gente se hiciera hippy, si este libro sirvió para cambiar a una generación, sólo son hechos, pero parece ser que algo afectó a la sociedad. Tampoco sabía que Jacqueline Kennedy era un poco rara.

Doctor Spock fue acusado de:

– de crear una generación de hippies por su permisividad

– de matar a millones de niños

– de hacer que se desobeciera al estado creando un pensamiento antiguerra

– vendió millones de ejemplares en todo el mundo

– apoyó la no circuncisión tardía porque podría representar un trauma

Para intentar comprender que decía Dr.Spock he expropiado material de archivo visual sobre su alcance y sus enseñanzas.

La fuentes de los vídeos están especificadas en vimeo, la música es “Now” de Lena Horne y utilizada en el documental Now (1965) de Santiago Álvarez.

Autor: Lol
Publicado en: expropiaciones proyectos

“También Berta había nacido después de la guerra pero fuera de su país. Al regresar Lorenzo de su viaje a Inglaterra habiéndola conocido allí, todo continuaba igual en la ciudad.”

Demoledor, oscuro e implacable. Así es el inicio de Nueve cartas a Berta, la crónica de un país de posguerra en el que amar era una utopía tanto como la libertad. Si es que entre una cosa y otra hubiera alguna diferencia. Lorenzo, su protagonista, construye un relato de una España trágica que sólo descubre a la vuelta de un viaje a Londres, como si antes hubiera estado durmiendo o mudo. Lorenzo escribe así una crónica política y amorosa que están inevitablemente unidas, porque tanto una como la otra muestran esa fatalidad que tiñe siempre el amor y la guerra.

Basilio Martín Patino realiza sus Nueve cartas a Berta en 1966, una manera muy poco común de abordar el género epistolar en el cine. Ahora revisando la película me pregunto si Berta existió (una pregunta bastante idiota, por cierto) y quién era. Me pregunto si recibiría alguna de esas cartas, si a caso existían Bertas que imaginaban que España era una tierra de animales y de arena donde nadie sabía lo que pasaba afuera. ¿Comprendería Berta aquellas cartas? ¿Sería capaz de responderlas más allá de la demanda amorosa? ¿Sería posible una lectura política distinta de una respuesta a la carta de amor?

Al final, Lorenzo se queda con la chica buena, con ese dulce destino fatal de rosario, torrijas, mesa de camilla y libro de cabecera. Y quizá deberíamos pensar que se han acabado las cartas porque ya nadie las escribe, aunque en realidad se han acabado porque ya nadie las lee. Imagino que la auténtica tragedia que vive Lorenzo no es quedarse con la chica buena y la provincia de piedras, sino acogerse a la certeza de que ya nadie le lee, de que ya nadie le comprende. ¿Podemos seguir escribiendo aunque no haya nadie del otro lado?

Con su primera película, Patino recogió la Concha de Plata del festival de San Sebastián y batió records en la taquilla española del 66. Cuando nadie creía que el cine español podía, si quiera, tener un público capaz de recibir cartas de amor y de posguerra. Hace poco nos preguntábamos si era posible un #cinesincine, un cine que sencillamente expongamos sin tener la certeza alguna de que vaya a ser visto, comprendido, sancionado. Nos preguntábamos si el objetivo de nuestro trabajo era la obra en sí misma (una obra que parta con la premisa esencial de cumplir con unos mínimos de calidad o de interés mayoritarios) o el acto inmediato de comunicar(se con el otro).

En la era de internet, cuando los mensajes son instantáneos, abrumadores y, la mayoría de las veces, inconscientes de sus consecuencias, cuando todo el mundo se dedica a disparar información indiscriminadamente ¿es más importante la carta o su destinatario? Quizá lo importante no sea, la carta, la obra, el mensaje en sí, si quiera su destinatario, sino lo que produce el acto comunicativo en cada momento. El hecho de que Lorenzo encontrara la pasión sólo en esas cartas a una Berta fantasma, el hecho de que alguien haga cine sin películas en internet, el caso concreto de librar una guerra o de morir de amor. Mucho más allá del destinatario y del propio mensaje, el acto comunicativo y de su energía liberadora quedan, como mensajes para otros lectores, como huellas para otras guerras, como cartas para otro amor.

Autor: Elena
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas Vídeos que vería hasta el infinito

EL 9 de Abril de 1985 Sanaa Mehaidli conducía un coche cargado de explosivos que estalló en Jezzin, al sur del Líbano, dejando a su paso 2 soldados israelís muertos y varios heridos. Sanaa tenía 16 años, militaba en el PSNS (Partido Sirio Nacional Socialista), era chií, no llevaba velo, defendía un estado laico y trabajaba en un videoclub. Antes de montarse en aquel Peugot dejó un testimonio audiovisual donde pedía que nadie llorara cuando muriera “que vuestro júbilo estalle el día de mi muerte como si fuera el de mi casamiento”. Sanaa puso en escena el discurso que la empujó a convertirse en la primera mujer que moría en un atentado suicida. Habló directamente a sus potenciales espectadores mucho antes de YouTube, mucho antes de la primavera árabe, mucho antes de que los mensajes terroristas se colgaran en la web de los periódicos. Desde entonces sería La novia del sur.

Sus restos permanecieron en Israel hasta que en 2008 fueron intercambiados (junto con otros mártires de la causa palestina) por dos soldados israelíes en esa guerra que nunca acaba. Cuando volvió a casa, La novia del sur, fue recibida con música y con flores. Como un funeral. Como una boda.

Acaba de empezar el 2012 y en todas partes hay una guerra. Algunas son ensordecedoras y extenuantes como la de Sanaa. Otras son minúsculas, locales, corrosivas. Muchas están aún latentes. También las hay embrionarias.

Acaba de empezar el 2012. Continúan los conflictos y pienso que Sanaa Mehaidli tenía esa cara que tienen todas las novias antes de casarse. No sé por qué imagino que temblaba. La miro y veo sonrisas y escalofríos. He encontrado algunas fotos de novias en 1985, son novias anónimas que podrían ser mi madre el día de su boda. Todas las madres. Las miro a ellas y también pienso que ríen y tiemblan. Pienso en las guerras y en las novias del sur. Sonrío y tiemblo.

Feliz 2012 a todos.

Autor: Elena
Publicado en:
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas