Entradas etiquetadas como derechos »

El viernes 18 a las 21 horas, dentro de las actividades programadas para el utopic_DAY, lacasinegra presentará en la sala Beattaster de utopic_US la instalación Outlaws from Edison, un ensayo de narrativa audiovisual generativa. En Outlaws from Edison, lacasinegra propone un diálogo violento entre imágenes representativas de un período convulso de la historia del cine. El montaje de dichas imágenes no dependerá de ninguna decisión humana sino que la narrativa se generará a partir de los sonidos emitidos por la impresora 3D de Oblomobka durante su proceso de trabajo.

Ésta será la primera experiencia diseñada dentro del proyecto El fantasma y el capital (expresión acuñada por Jacques Derrida) en el que reflexionaremos -en este momento de crisis de la industria cinematográfica- sobre la estrecha relación que el cinematógrafo ha mantenido desde su nacimiento con la doctrina capitalista y como ésta ha influido en su desarrollo tanto cultural como industrial.


Fotograma de The Great Train Robbery (Dirigida por Edwin S. Porter y producida por T.A. Edison, 1903)

En Outlaws from Edison nos inspiramos en el conflicto que Thomas Alba Edison mantuvo con los hermanos Lumière a finales del S.XIX en EEUU y que es conocido como guerra de las patentes. En este litigio por ostentar el control de la fabricación de celuloide y cámaras de cine Edison resultó victorioso y las industrias Lumière abortaron su plan expansionista por América. Este conflicto supuso la primera gran ruptura entre Europa y EEUU en la historia del cine además de impregnar hasta nuestros días la forma de explotación del espectáculo cinematográfico de una cariz eminentemente liberal ligado al pensamiento estadounidense.

Como vemos, esta ruptura obedece a una lógica de competencia industrial y poco tiene que ver con el arte o la cultura. Mientras los Lumière no confiaban demasiado en el futuro de su invento y le aventuraban un uso principalmente doméstico, el cine se convirtió en un espectáculo comunitario pero que respetaba la individualidad de cada espectador. También, en la forma más potente de propagar la cultura estadounidense por el mundo. ¿Quién no ha tenido ganas de besar o fumar por primera vez viendo una película estadounidense?

Una vez patentado el invento en EEUU, Edison pasó a dominar la producción cinematográfica a través de su organización Motion Pictures Patents Company con sede en Nueva York. Así, los productores tenían que pagar un impuesto de medio centavo por cada centímetro de película impresionada y los distribuidores necesitaban contar con una licencia que costaba 5000 dólares al año. Había también otras imposiciones y no cumplirlas les significaba ser perseguidos intensamente por el numeroso grupo de investigadores privados, abogados y funcionarios de Edison.

Aquellos que no estaban de acuerdo decidieron no acatar las duras condiciones impuestas por la MPPC y se agruparon creando sus propias organizaciones. Vieron la luz así la Independent Motion Picture Distributing and Sales y la Greater New York Film Company. Se denominaron a sí mismos independientes aunque Edison los llamaba ilegales (outlaws).

En este grupo se encontraban:

  • Adolph Zukor, quien fundaría la Paramount Pictures.
  • Wilhelm Fuchs, más conocido como William Fox, quien crearía la Fox Film Corporation.
  • Los hermanos Warner, fundadores de la Warner Bros.
  • Carl Laemmle, el fundador de la Universal Studios.
  • Marcus Loew, quien se uniría con Samuel Goldfish (Samuel Goldwyn) para dar nacimiento a la Metro-Goldwyn-Mayer.

Este conflicto, junto con la gran cantidad de días soleados al año, motivó que una parte de los productores estadounidenses emigrara a Los Angeles a principios del S.XX, más en concreto a un barrio que hoy día forma parte de nuestro imaginario colectivo y que responde al nombre de Hollywood.

Autor: lacasinegra
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

Ayer fuimos al cine a ver Un dios salvaje de Roman Polanski, película en la que comprobamos que el matrimonio (como todo) no está a salvo de contingencias, tanto si se dice como si no.  Como un contrato de compraventa figura la condición, y ésta a su vez forma parte de los orígenes del derecho y de nuestra civilización.

A continuación expondré dos casos, uno representa la evolución y el otro la involución de nuestros comportamientos, el origen de nuestros contratos y hacia dónde nos llevan sus interpretaciones.

Caso 1. Un Dios Salvaje, 2011 ( trailer que cuenta toda la película, eso sí, con menos gracia). Resultado de la evolución de nuestras leyes, de nuestra sociedad, de cómo se estipulan los contratos y hacia dónde nos lleva su libre interpretación.

Caso 2. Un hombre tranquilo (The Quiet Man) 1952, poco más se puede decir de esta obra maestra de John Ford. La escena de la pelea dura 10 minutos, incluso con descanso para tomar una en el bar, un lugar sin ley, pero regido por los mismos principios, sólo que aún no están escritos.

Hay que resolver un conflicto estipulado en la tradición irlandesa, la mujer tiene derecho a una dote y el marido debe reclamarla, pero el marido se muestra pacífico y no quiere reclamar, la mujer le pierde el respeto porque piensa que es un cobarde. Finalmente ante los desaires de la mujer decide poner fin al asunto, entonces empieza la escena de la pelea, que llevará a la resolución del conflicto, un conflicto arbitrado por un juez ( el hombre de las apuestas) que establece las reglas del litigio. Una manera ejemplar de mostrar los orígenes de las normas por las que hoy en día nos regimos, y lo que subyace bajo ellas.

Me da la sensación que llegados a este punto todos habréis sacado vuestras conclusiones, ¿pero a nadie les gusta llevarse tantos manporros, no?

Y bueno, por si alguien se ha quedado con ganas de más.

Autor: Lol
Publicado en: Vídeos que vería hasta el infinito y luego no volvería a ver hasta dentro de dos años
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas