Entradas etiquetadas como cultura libre »

Este fin de semana participamos en el Meet Commons, un encuentro de organización distribuida en torno a trabajo colaborativo, redes y cultura libre que tuvo lugar en #lanave. Allí mostramos la siguiente selección de expropiaciones, proyecto que en uno de nuestras primeras entradas definíamos así:

Según el diccionario de la RAE una expropiación “se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes”. El proyecto que presentamos ahora: expropiaciones, tiene mucho que ver con la utilidad pública y el interés social pero lamentablemente aún está muy lejos de cumplir con la legislación vigente. En los tiempos en los que se llama “pirata” a cualquier cosa y se demoniza desde las instituciones (y cierta intelectualidad recalcitrante) el uso libre de información –expropiaciones para lacasinegra- es algo más que un proyecto artístico. Es una declaración de principios en contra del concepto sacralizado del autor y de la obra como objeto único y finito.

expropiaciones está influenciado por fuentes tan distintas como el found-footage o el pensamiento de la(s) cultura(s) libre(s). Las imágenes pueden (y deben) ser tratadas, utilizadas y malversadas siempre que se cite la fuente y pueda reconocerse cada parte del proceso. Hay muchos creadores que ceden sus trabajos libremente, hay todo un universos de metrajes, de fotos, de vídeos, de sonidos que no conocen derechos de autor y que pueden ser objeto de nuevas formas.

Expropien ustedes esas imágenes que quieren pasar por otras manos y ser vistas por otros ojos. Es sencillo: recuperen imágenes libres y, libremente, remóntenlas. Envíenlas a lacasinegra y serán mostradas sin ningún pudor: “por motivos de utilidad pública e interés social”.

expropiación #25: La fiesta de la democracia

Enlace al post.

expropiación #02: Protect from what I want

expropiación #29: Mis miedos, mis anhelos

Enlace al post.

expropiación #05: Times have changed

Enlace al post.

expropiación #06: Indian love

expropiación #21: Gol!

expropiación #30: L’amour fou de Anna et Jean-Luc

Enlace al post.

expropiación #41: El cazador cazado

expropiación #34: Homenaje a Jean Giraud

expropiación #36: La boda negra

expropiación #37: Lo negro

expropiación #13: A mi tío

Enlace al post.

Autor: gabriel
Publicado en: culturas libres expropiaciones

Hace unas semanas me encargaron elaborar un vídeo de despedida para una anestesista que se jubilaba. La idea era que generara un relato a partir de vídeos y material gráfico que los compañeros de la doctora me facilitarían. Todo hacía indicar que hablábamos de una operación limpia: entrar, montar y salir con el dinero en la mano; pero no fue así. El encargo se empezó a torcer al comprobar que el material prometido se reducía a bustos parlantes que se despedían de la susodicha sin demasiada ilusión -como si la persona al otro lado de la cámara se lo hubiera pedido por favor- y a una lista de secuencias de películas entre las que se encontraban Moulin Rouge o Titanic. Yo avisé a los médicos de que con ese material y el poco tiempo de que disponíamos no esperaran grandes alardes, no pareció preocuparles. Ah, se me olvidaba, en esta trama hay un elemento que yo siempre creí Macguffin pero que terminó siendo clave: otro vídeo de despedida que alguien había editado un par de años antes con motivo de un breve período de exilio que el médico portavoz de mis clientes pasó en África desempeñando tareas humanitarias.

Para no extenderme mucho más en mis vicisitudes como mercenario del audiovisual, os diré que el resultado final, sin ser brillante, era apañado a pesar de que mis clientes, desoyendo mis consejos, me obligaron a montar todas y cada una de las despedidas del personal del hospital, lo que suponía más de dos tercios del montaje final y un soberano coñazo. Nada de seleccionar los momentos más emotivos o que mejor transmitieran el sentir general de los compañeros hacia la anestesista. No, tenían que salir hablando todos que para eso habían puesto pelas en el bote. La situación me recordó a una anécdota que José Luis Escolar nos contó una vez en clase sobre un fondo fiduciario de dentistas que invirtieron sus ahorros en la producción de una película de Terry Gilliam -de la que Escolar era ayudante de dirección- y entre los términos del acuerdo consiguieron que se les permitiera visitar el rodaje en grupo. Ese día, claro está, todos se sintieron magnates de Hollywood y vacilaron a su señora e intentaron beneficiarse a la del prójimo.

En el par de días que tuve, intenté elaborar un montaje lo más emotivo y divertido posible y les envié una primera versión para que me dijeran lo que les parecía. Cuando recibí la llamada del médico representante del comité productor esperaba que me diera las gracias por la diligencia con que había resuelto el entuerto y que me emplazara a una última reunión para entregar materiales definitivos y cobrar. Pero no, lo que escuché fue una diatriba que empezó en el nerviosismo para culminar en la furia y que se sostenía en dos argumentos: el hecho 1 -verídico- de que alguna de sus ideas de puesta en escena habían sido desestimadas y el hecho 2 -no contrastado pero imagino que también verídico- de que el vídeo era diferente al que le habían hecho un par de años antes con motivo de su viaje a África en funciones humanitarias.

Su conclusión fue algo maleducada pero tremendamente lúcida: para poner un plano detrás de otro podría haber editado el vídeo él y haberse ahorrado la pasta. Poco pude añadir yo a eso. A los pocos días, me enteré de que el mismo portavoz de los médicos había alterado manualmente el montaje del vídeo durante la proyección que tuvo lugar en la cena de despedida para dejar su locución como cierre. Me hizo gracia ser expropiado y que el vídeo de despedida de la anestesista se convirtiera en una obra libre.

Saco a relucir esta anécdota porque la charla que lacasinegra propone mañana en el marco de Think Commons se sostiene sobre dos pilares:
– el cuestionamiento de la función social del cineasta en un contexto en el que todos generamos, procesamos y consumimos imágenes en cantidades ingentes,
– la inexorable extinción de la figura del autor en la acepción que le dan los mercados, o al menos de parte de sus derechos,
y ambos pivotan sobre el concepto de prosumidor audiovisual, esa figura que, en mis días buenos, me hace creer que va a terminar arrebatando a los núcleos de poder la exclusividad de elaborar el relato de la Historia, haciendo que la generación y transmisión del conocimiento se lleve a cabo de una forma más horizontal; y en los malos, me parece un tío con ínfulas que piensa que pagarle a alguien para que pegue un plano con otro es tirar el dinero.

Autor: gabriel
Publicado en: culturas libres expropiaciones lacasinegra vs Las democracias caducas

Ayer tuve una comida con @skotperez, @Demierdadesign y @juan_ de ésas en que la sobremesa dura hasta la hora de cenar. Bueno, Juan fue un tío responsable y no sólo cocinó sino que se fue a trabajar en cuanto terminó de comer. Creo que durante los cafés no hubo un problema de nuestro entorno que Jorge, Alfonso y yo no dejáramos solucionado desde nuestra privilegiada situación en la terraza del Achuri. En mitad de nuestras divagaciones, hubo una anécdota que nos contó Alfonso y que me llamó mucho la atención. Consiste en un experimento que David Bravo (@dbravo) y Javier de la Cueva (@jdelacueva) llevaron a cabo el jueves pasado durante una conferencia en el Festival de Cine de San Sebastián.

Aquí la anécdota relatada por Alfonso:

Ver el resto de la entrada »

Autor: gabriel
Publicado en: culturas libres

Hace dos otoños grabé una boda. Una boda como cualquier otra; con su novia, su novio, sus padrinos, sus excesos de sentimentalidad, su tarta y su vals. Hace unos días, no sé muy bien por qué, me puse a revisar los brutos, a acercarme a ellos con una mirada diferente a la del artesano de videos de celebraciones. Y, para mi sorpresa, descubrí un submundo tras esa primera capa edulcorada que escondía a hombres y mujeres solos, tristes. Sufrientes. Me sentí como el fotógrafo de Blow up. Estaba realmente excitado. Cuando vi el plano del hombre fumando junto al altavoz, no pude evitarlo. En cierto modo, es un homenaje a todos ellos. Yo tampoco disfruté de aquella boda.

música: Fiesta mayor de Joe Crepúsculo (Escuela de zebras, 2008)

cámara: Sony HVR-Z1N

pd: considero que la utilización de estas imágenes -aunque fueron captadas por mí- supone una expropiación porque no fueron concebidas con esa finalidad.

Autor: gabriel
Publicado en: expropiaciones

D.A.R.Y.L 1985

D.A.R.Y.L 1985

Es muy difícil plantear la cuestión sobre las formas cómo se piensa en el mundo hoy sin que aparezca el argumento omnipresente de que la cultura y la educación están en peligro. ¿Es posible leer un periódico, ver un noticiario o escuchar a un tertuliano sin que nos encontremos con la frase comodín del “ya no se lee”? Hay que añadir además, que este argumento suele ilustrarse con el ejemplo de una nueva generación dispersa incapaz de concentrarse en la lectura de una novela o de recordar la lista de los ríos nacionales.

En realidad, este plantemiento es sólo el preámbulo de un problema mucho más complejo de lo que parece. Es el problema que se plantéan las Instituciones (llámense Estado, Academia  o Familia) cuando los procesos de lectura y de escritura cambian. ¿Quién detenta ahora el poder para legitimar determinados discursos? ¿Quién podrá establecer los cánones de lo culto y de lo popular dentro del nuevo paradigma epistemológico? Ver el resto de la entrada »

Autor: Elena
Publicado en: culturas libres dossieres

En este caso la expropiación es la palabra, PROTECT ME FROM WHAT I WANT, frase de Jenny Holzer, una artista que convierte las palabras en un elemento artístico más, su obra se basa en utilizar las palabras fuera de su habitat natural dándole un nuevo significado artístico, podéis encontrar más cosas sobre ella en http://www.jennyholzer.com/.

Además esta frase ha sido utilizada por Placebo en una de sus canciones.

expropiación realizada por www.lacasinegra.com

Autor: Lol
Publicado en: expropiaciones proyectos
28 oct
09

procesando

Desde lacasinegra queremos vivir el proceso desde todas sus vertientes: un proceso de diversión, aprendizaje y experimentación, en el que cualquier crítica, replica a las críticas o interacción supone parte de la evolución de nuestro proyecto artístico y personal.

Empezamos a plantearnos cómo abordar nuestro campo de acción, nos dividimos el trabajo y empezamos a comunicarnos interactivamente. Se nos ha unido gente a pesar de no tener muy claro qué estamos haciendo, nos dan su apoyo y sabios consejos. Nuestra filosofía va adquiriendo forma, nuestra obra fílmica progresa adecuadamente y la evolución la marcan los días.

Aquí os dejamos una muestra más, gracias a todos.

Autor: Lol
Publicado en: el viento proyectos

exp-blog-3

Según el diccionario de la RAE una expropiación “se efectúa por motivos de utilidad pública o interés social previstos en las leyes”. El proyecto que presentamos ahora: expropiaciones, tiene mucho que ver con la utilidad pública y el interés social, pero lamentablemente aún está muy lejos cumplir con la legislación vigente. En los tiempos en los que se llama “pirata” a cualquier cosa y se demoniza desde las instituciones (y cierta intelectualidad recalcitrante) el uso libre de información, expropiaciones, para lacasinegra, es algo más que un proyecto artístico. Es una declaración de principios en contra del concepto sacralizado del autor y de la obra como objeto único y finito. Ver el resto de la entrada »

Autor: Elena
Publicado en: expropiaciones proyectos
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas