Entradas etiquetadas como crisis »

Creo que era un japonés el que conducía el coche con bandera de Portugal, aunque no podría asegurarlo. Había otros que conducían España, Gran Bretaña, Francia, Portugal y también algunos países extracomunitarios. Sin rumbo. Sujetos al azar más demoledor. Chocando los unos contra los otros. Por momentos se colaba esa especie de banderola multicolor que fue insignia de las protestas antiglobalización hace unos años y en la que está escrita la palabra Pace.

Fue en Ginebra, territorio neutral por autodefinición. Destino de vacaciones monárquicas.

Europa, más que nunca, se estrellaba a distintas velocidades.

Autor: Elena
Publicado en: anecdotario

Tantos meses intentando evitar la palabra rescate, inventando toda una serie de eufemismos que bien podrían haberse usado como armas en una battle dialéctica de raperos, escondiendo, a fin de cuentas, lo que no tenía escondite. Tantos meses, en fin, y de repente llegó ese tórrido verano en que nuestros vecinos decidieron poner un título a todo esto: #perdidos #perdues #lost.

La portada del diario Libération de ayer, ya sabéis, aparecía con este elocuente título sobre la bandera española. En las páginas interiores, la reflexión incidía más sobre una fractura del proyecto europeo que sobre una catástrofe formulada bajo el título de una serie de televisión (de LA serie de televisión). Sí, es verdad que leyendo, los vecinos ahora gobernados por los socialistas daban cuenta de una revuelta que venía latiendo ya unos meses, de un descontecto social palpable y de una protesta ciudadana que se precipita como el anuncio de un desenlace mayor. Como ese final inaprensible de Lost. Como esa Europa que se desmorona ante nuestros ojos y sobre la que cualquier análisis resulta insuficiente.

Afortunadamente siempre tendremos la ficción para explicar aquéllo que ni los analistas, ni los políticos, ni si quiera la superdotada prensa extranjera es capaz de mesurar. Ah, también conviene subrayar que, junto a esa duda extendida sobre la idea de Europa, en el interior del artículo de Libération, se abría una pequeña brecha para la duda sobre las posibilidades de ese otro continente de la primera velocidad al que, claro, la Francia pertenece. Hay una Europa que se pierde, pero ce n’est pas grave, es sólo esa que empieza al sur de los pirineos.

Autor: Elena
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

Hace unos días me encontré con este vídeo del capitán del Titanic, Edward John Smith. Viendo la situación actual no puedo evitar comparar el semblante del capitán con el de nuestro presidente del gobierno.

El señor Smith era incapaz de imaginar la catástrofe que se le venía encima. Su semblante señorial denota tranquilidad y seguridad, imagen que, al parecer, mantuvo incluso cuando su navío se hundía. Sobran palabras para expresar la sensación que me transmite el señor Rajoy cada vez que realiza algún tipo de comunicado. El señor presidente sabe de antemano cómo va a terminar este barco. Quizás, dentro de algunos años, algún James Cameron llegue a narrar la historia de este naufragio.

Autor: carmelo
Publicado en:

Basado en la famosa secuencia del discurso del alcalde en la película Bienvenido Mister Marshall de Luis García Berlanga.

Autor: lacasinegra
Publicado en: expropiaciones lacasinegra vs Las democracias caducas

Basado en la famosa secuencia del discurso del alcalde en la película Bienvenido Mister Marshall de Luis García Berlanga.

Autor: lacasinegra
Publicado en: expropiaciones lacasinegra vs Las democracias caducas

Diálogo entre las caras de El aquelarre y La romería de San Isidro, dos de las quince Pinturas negras de Goya. El aquelarre era el motivo central del piso bajo de la Quinta del Sordo, la casa de Goya a las afueras de Madrid. La romería de San Isidro amenazaba justo en frente.

Música: Sad News From Korea de Bill Orcutt (A New Way to Pay Old Debts, Editions Mego 2011)

Autor: Carlos
Publicado en: expropiaciones proyectos

Travelling de izquierda a derecha y zoom out por los rostros de El aquelarre y La romería de San Isidro, dos de las quince Pinturas negras de Goya. El aquelarre era el motivo central del piso bajo de la Quinta del Sordo, la casa de Goya a las afueras de Madrid. La romería de San Isidro descansaba justo en frente.

Música: La flor de azafrán de La Débil (Sángrala, Everlasting Records 2012)

Autor: gabriel
Publicado en: expropiaciones
30 dic
11

Feliz 2011

En este post, mi intención, era analizar un momento importante de 2011 por medio de los diferentes puntos de vista de la gente que asistió al mismo. Llevo todo el día pensando qué momento podía elegir. Se me pasaban por la cabeza momentos deportivos, como la consecución del Eurobasket por parte de la selección española de baloncesto en Lituania, a la cual asistí, alguno de los múltiples Madrid-Barça, o aquel dedazo. Podía pensar en la sesión de investidura de Rajoy, o su sesión de investidura popular en Génova que ya pasará a la historia de las celebraciones. Momentos internacionales, como la muerte de Gadafi, o la de Bin Laden, si hubiera imágenes. El abandono definitivo de la lucha armada por parte de ETA, aunque de este momento sólo tenemos un punto de vista en imágenes, el resto, en palabras. Siria, Egipto, Yemen. Fukushima y el Tsunami.

Por supuesto me he planteado que el momento a retratar, además plagado de vídeos e imágenes, de este 2011, sería la concentración en la Puerta del Sol el 21 de Mayo, seis días después de aquel #15M. Aquello de “Dormíamos, despertamos”. Pero en El País Semanal de mañana y en el Times de hace unos días ya se habló de ello.

Además, en 2011 se cumplían 10 años del 11 de Septiembre de 2001, el acontecimiento más importante del nuevo siglo. Si hacemos un repaso de la primera década del siglo XXI vemos que aquel atentado provocó una reacción en cadena que arrastramos a nuestros días. Ahora parecía que el siglo XXI necesitaba de otro gran evento que volviera a cambiar las reglas del juego.

Pero al final, y repasando 2011, me doy cuenta de que el momento que debía retratar este fatídico, desquiciante, ilusionante, destructivo y esperanzador 2011 pertenecía, de hecho, al 2010. Los últimos momentos de 2010 y primeros segundos de 2011, donde nadie podía imaginar las dimensiones históricas de este 2011, donde nadie podía presagiar que el año de la crisis (al menos en Europa) ya no sería nunca más 2008, sino 2011. Donde la crisis se ha convertido, definitivamente, en el segundo gran evento del siglo XXI coincidiendo con el fin del primero (la muerte de Bin Laden). Donde en política se ha dejado de usar la palabra “Seguridad” y se empieza a utilizar “Austeridad”.

Precisamente en la Puerta del Sol, símbolo inequívoco de este 2011. Los mismos sonidos del #15M pero diferentes reclamos. Dos láseres pelean en el reloj y se reencuentran en los comentarios de Youtube. El mismo momento, diferentes móviles, pero todos desde la inocencia que evoca el nuevo año.






Autor: Carlos
Publicado en:

Hacía ya tiempo que no publicábamos uno de nuestros posts «políticos» pero a la vista de algunos acontemicimientos que estamos viviendo en los últimos meses creo que no estaría de más. En estos días, cuando ya parece que la #spanishrevolution está coleando, o intentando reconvertirse en un movimiento global (qué miedo), parece que entre tanta consigna revolucionaria se nos han pasado por alto algunas cosas.

El dia 19 de Septiembre supimos por una carta de Josetxo Cerdán, director artístico de Punto de Vista, que el gobierno de Navarra amenazaba con cancelar el festival (parece que finalmente han conseguido llegar a un acuerdo y Punto de Vista pasará a ser un encuentro bienal). Tan sólo unos días después Rita Barberá, anunciaba que la Mostra de Valencia con 33 años de historia se acababa a causa de la crisis. A esto podríamos sumar una pequeña anécdota que sucedió en la última edición del festival de San Sebastián en la que su nuevo director, José Luis Rebordinos, justificaba la existencia del mismo a través de su blog respondiendo a un individuo que a través de twitter lanzaba la siguiente perla: “Una reflexión para artistas y organizadores del festival: Mientras lucen palmito en su alfombra roja, la gente que durante el año va al cine a ver sus películas, se queda sin casa, sin trabajo, sin comida y sin derechos. No van a hacer nada??”

Evidentemente cada caso tiene sus particularidades y debo confesar que entre el fin de la Mostra y el de Punto de Vista, siento mas aflicción por uno que por el otro pero lo que debería preocuparnos ahora no es eso. Lo que me cabrea soberanamente es que al abrigo de una crisis económica se esté creando una especie de consenso popular sobre la utilidad de los eventos culturales. O tal y como formularon en Blogs&Docs de manera contundente “¿Por qué [la cultura] ha dejado de considerarse un derecho para pasar a ser un recurso?”

No entraré a comparar con datos precisos el impacto económico que un festival de cine provoca en una ciudad porque me parece tan obvio que debería darnos hasta vergüenza tener que acudir a este argumento para convencer a los escépticos. Otro tanto, si habláramos de la cantidad de puestos de trabajo que genera de manera directa o de manera indirecta fomentando la distribución de películas que sin ellos, ni siquiera existirían. No. Por muy fácil que sea, no voy a acudir a la relación de los festivales de cine con el modelo de industria cultural que este sistema que, ahora se nos esta cayendo encima, ha construido y consolidado. No. Creo que hoy es mucho más importante hablar del empobrecimiento ideológico que este tipo de políticas revela mientras a los políticos se les llena la boca modificando planes de fomento cinematográfico o leyes ridículas para proteger los derechos de autor.

El problema ya no es que se realice una «purga» de eventos culturales que se han multiplicado en los últimos años (algunas veces sin mucho criterio, todo hay que decirlo), el problema son los argumentos que se utilizan para ello. El hecho de que ante una crisis económica se practique la patente de corso me parece, sencillamente, aberrante. No solo es que los políticos ni si quiera se molesten en argüir por qué, cómo, en resultas de qué debate se han tomado esas decisiones, a la luz de qué datos… Lo que me parece espeluznante es que la opinión pública, la de aquellos que no se ven directamente afectados por estas decisiones, parece consensuarlas. ¿No nos rebelamos los demás ante los recortes en educación, en empleo público, en salud? ¿No hemos estado indignándonos en la calle, en internet y en las puertas del congreso ante reformas políticas inaceptables? ¿Qué pasa entonces con tanta indignación cuando le toca el turno a la cultura ?

Sí, lo sé. Es una pregunta demasiado peliaguda y estamos todos muy cabreados. Cada día más y si salimos con el argumento de las necesidades primarias… En fin tendríamos que definir primero qué se considera primario, porque quizá entonces ninguna clase de debate político tuviera cabida. Lo que preocupa y mucho es pensar qué ha pasado en esa España que lleva 30 años moldeando la generación más preparada de su historia para que ahora a nadie le preocupe que «los gafipastis» pierdan su semana de fiesta, para que la programación rigurosa se tilde de elitista, para que anular festivales de cine se convierta en un acto impúdico o en una solución para la crisis.

pd: debo agradecer la grandísima imagen que acompaña este post a Rafa Esteve Casanova que la hizo y a Armando Zaragozá que la compartió en su Facebook.

Autor: Elena
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas

Estos dos vídeos comparten espacio y tiempo, la tarde del 17 de mayo de 2011 en Sol:

Autor: gabriel
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas Observaciones
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas