Entradas etiquetadas como cine »
3 nov
14

Sevilla

Dar noticias, hacer sinopsis, redactar biografías… son tareas que no se nos suelen dar muy bien, pero ésta vez había que hacerlo. Nuestro primer largometraje verá la luz tras tres intensos años de trabajo en el próximo Festival de cine Europeo de Sevilla y esto ha provocado una avalancha de preguntas de las que arrastran. Quiénes somos, qué hemos sido y qué seremos en el incierto futuro que nos acecha como colectivo y como cineastas.

lacasinegra, desde que empezamos a pensarla en 2009, fue un proyecto difuso, heterogéneo, informe, que quizá no supimos transmitir con claridad. Pero, ¿importaba realmente saber qué, cómo y para qué? No, no conocíamos el cine que queríamos hacer, no conocíamos el rumbo ni las maneras y en muchas ocasiones nuestros proyectos fueron gigantes, inabarcables, discontinuos… pero si hay algo que siempre tuvimos claro, fue la vehemencia. Para lo bueno y para lo malo. Incluso en estos días urgentes, en los que escribimos sinopsis, preparamos dossieres y sacamos DCPs, aún somos capaces de discutir salvajemente por una palabra, por un gesto, por una película en la que no estamos de acuerdo, como si fuera la última.

Hoy estamos nerviosos y felices, también apasionados. Vivimos unos días vertiginosos, como adolescentes invencibles. Y seguimos sin saber a dónde nos llevará todo esto, pero sabemos que nos lleva, que seguimos respirando, aunque éste sea el último de los movimientos. Aunque todo se acabe mañana.

La próxima semana estaremos presentando Pas à Genève en la sección Resistencias del Festival de cine Europeo de Sevilla junto a nombres y películas que nos llenarán de vehemencia de nuevo, sintiéndonos parte de un movimiento, de un gesto generacional. Nada de lo que pase a partir de ahora podrá aplacarnos.

Aquí os dejamos la sinopsis de Pas à Genève:

Hace 5 años creamos un colectivo para hacer películas. Dejamos de ser individuos para convertirnos en lacasinegra. En julio de 2011, en pleno auge del movimiento 15M en España, nos invitaron a pasar unos días en Ginebra. Alejados de todo lo que nos importaba y descolocados por la situación que estábamos viviendo, acabamos imponiéndonos un reto titánico y quizá absurdo: Registrarlo todo. Absolutamente todo. Pas à Genève es el relato alucinado de lo que vivimos esos días.

Pas à Genève se proyectará:

  • Martes 11 de noviembre a las 22:45 en la Sala 10 de los Cines Nervión de Sevilla.
  • Miércoles 12 de noviembre a las 22:15 en la Sala 10 de los Cines Nervión de Sevilla.
Ambas proyecciones son de entrada libre y allí estaremos para presentarla.

Os podéis descargar el dossier completo de la película en este enlace: Dossier Pas à Genève (Español / English)

Y aquí tenéis los trailers:

Autor: admin
Publicado en: eventos

Hoy tenemos doble sesión, nos hace especial ilusión presentaros estos dos trabajos de nuestro amigo Quentin Compson, profesor y cinéfilo. Después de una conversación con él por gmail me comentó que buscaba una herramienta para hacer presentaciones a sus alumnos, me comentó sus necesidades, y yo le hablé de las posibilidades que ofrecía una herramienta como Zeega para el discurso no lineal, él asoció que esas posibilidades podrían ser útiles para la mente disociada, desestructurada o intermitente de los alumnos de hoy en día, francamente no sé que diferencia puede haber con los de antaño, creo que me encuentro en el mismo grupo.

Así que se puso manos a la obra, y en unos días ya tenía este Zeega, Electromagnetismo. Y con él, llegó la postmodernidad a la enseñanza, al mundo Zeega y al audiovisual. Pasen, toquen y vean.

La verdad si me hubiesen enseñado así las cosas, creo que mis intereses serían otros, aunque nunca es tarde.

Ya que estaba puesto en faena, en unos días nos envió su segundo trabajo, “lo que yo veo desde la colina de detrás de mi casa”, una experiencia sobre hasta dónde puede llegar su horizonte.

Autor: Lol
Publicado en: culturas libres

-¿Vamos abajo a bañarnos?

-Vale

-Ya está, creo que esta tarde iré al cine. Si cuesta más de 5 euros no voy.

-Lo llevas claro.

-¿Prometheus o Batman? Ve a ver mejor la segunda parte de 3 metros sobre el cielo, que dentro de las precuelas-secuelas de este verano es la única que no defrauda.

-Ayer me crucé con Emma Suárez y su hija, se ve que veranean por aquí.

-¿Con Emma Suárez?

– Sí, la de la Ardilla Roja, creo que tiene una casa por aquí. Tiene una niña de 7 años y un hijo de unos 20.

-Vaya que informada estás. ¿Dónde lo has leído, en el Coure?

-No, en el Fotogramas.

-¿En el Fotogramas?…

-La Coure mola.

Autor: Lol
Publicado en: anecdotario

Ya es verano. Siempre que llegan estas fechas recuerdo cuando era pequeño y nos llevaban al cine de verano de La Mata. Las películas se proyectaban sobre una gran pared blanca. Dos películas por el precio de una.

Justo al lado había un edificio en el que el patio de luces daba al cine y pensaba en lo maravilloso que sería vivir allí para no tener que pagar por ver películas (por aquél entonces no existía Megaupload).

El único inconveniente que tenía eran aquellas infernales sillas de hierro, nada que no se pudiera solucionar con un buen cojín.

De las muchas pases que vi hasta que lo cerraron, sólo consigo acordarme de esta película. Un mal recuerdo.

Autor: carmelo
Publicado en:

Segunda parte de La Luz. En esta ocasión hemos elegido tres secuencias de carretera, de motor, de ruido.


¿A qué película pertenece esta luz?



¿A qué película pertenece esta luz?



¿A qué película pertenece esta luz?

Autor: Carlos
Publicado en: Observaciones

Quería yo hablar de Carmina o revienta pero me he puesto de mal humor. Pretendía analizar la fuerte apuesta de su director, el popular actor Paco León, por el estreno simultáneo de la película en internet, salas de cine y DVD. De esta película hija de su tiempo, un período de transición entre el modelo industrial clásico y un futuro en el que internet y nuevos formatos son, a mí entender, los dos conceptos claves. Un período de transición, decía, en el que puedes rodar un largo con una 7D (suelen ser dos) y equipo reducido: cine low cost lo llaman y parece que se lo acaban de inventar. Ahí tenemos el ejempo de Diamond Flash que costó 25000 euros (o de El mariachi de Robert Rodríguez que costó 7000 dólares en 1992) y así es Carmina o revienta, un melodrama con mucha guasa (hasta el punto de lo escatológico) que costó 40000 euros, rodado a base de improvisaciones de los actores y una plástica, viva e imperfecta, propia del cine de bajo presupuesto. Con resonancias de cine quinqui pero lastrada por esa sensación de que todo está fuera de foco tan de hoy, tan propia de las cámaras DSLR.

Deudora a ratos de La hora chanante, otros de Callejeros. Algunos dirán que la picaresca ante la situación de crisis que estamos viviendo está perfectamente retratada mostrándonos un paisaje social desalentador, otros que no son más que clichés de españoles miserables con tratamiento televisivo. Unos hablarán de Almodóvar y John Waters (hay un momento en que Carmina se caga literalmente encima) otros de Aída y Javier Cárdenas (ese personaje llamado Basilio…). Todos llevarán razón, depende del momento de la película que elijas como muestra. A mí, por razones sentimentales, Carmina me gana cada vez que se pone en plan mala malísima: chantajeando al pijo sevillano con el que han tenido el accidente, autolesionándose ante el cobrador del frac…

Digámoslo claro, la película, a nivel de estructura, es una ficción convencional, con heroína a la que se le plantean una serie de dificultades que termina superando. Ni si quiera faltan los flashbacks que nos revelan la información de manera dosificada para mantener nuestra atención como espectadores. Poco importa que la actriz que interpreta a Carmina se llame igual que su personaje y sea la madre del director en la vida real. También sabemos que María León, hermana de Paco León, no es una chica sin oficio ni beneficio sino una actriz que acaba de ganar un Goya. No niego que en un universo paralelo no pudiera haber sido el personaje que interpreta en la película, pero eso es otra historia. A nivel de puesta en escena, también nos encontramos, como hemos dicho antes, con una película de bajo presupuesto convencional (no hay travellings ni grúas) cuya principal novedad es el uso de recursos bastardos como la televisiva presentación de personajes al estilo de La hora chanante o el uso de entrevistas a bustos parlantes para contextualizar y hacer avanzar la acción.

Pero esto no es lo más importante, lo realmente novedoso y valiente es la decisión de Paco León de rechazar un estreno clásico en salas con 120 copias y decantarse por uno simultáneo en internet, salas (19 copias) y DVD con precios diferentes y ajustados a cada formato de explotación. A la vista de los resultados del primer fin de semana parece que no ha errado el tiro. Carmina o revienta ha sido vista por más de 60000 personas y ha tenido 8 veces más espectadores por internet que en cines. Claro, es más fácil que esta estrategia funcione en una película poco precisa en lo audiovisual como ésta (donde el peso dramático descansa en las actuaciones), que en, pongamos por caso, 3 metros sobre el cielo (Fernando González Molina, 2010)cuyo visionado sí es muy diferente en el cine o en el ordenador. Así que hay que felicitar de nuevo a Paco León por la coherencia demostrada en el diseño de su proyecto.

Hasta aquí todo bien, ya os decía al principio que pretendía hablar de Carmina o revienta y de cosas como la gracia que me hace que digan que esta película se ha hecho con 40000 euros que, por cierto, Paco León puso íntegramente de su bolsillo. Eso habrá sido la cantidad destinada al rodaje y a la postproducción de imagen y sonido pero sería ingenuo pensar que la campaña publicitaria y mediática a la que hemos asistido desde que esta película ganó el Premio del Jurado en Málaga no cuesta un duro. Salir en todos los medios de tirada nacional día sí y día también resulta muy caro. No digo que nadie le haya regalado nada, igual es cierto que ha invertido muy poco en promoción. Lo que sí digo es que si no fuera un actor popular y un tipo con contactos, la campaña le habría salido por un ojo de la cara y no hablaríamos de una película de 40000 euros sino de una de 1040000 euros. Así que otra vez mi reconocimiento más sincero para Paco León.

Si es que a mí lo que me apetecía era hablar del fenómeno Carmina o revienta y decir tanto lo bueno como lo malo que pienso de él. Si lo que me ha puesto los pelos de punta ha sido leer, tras ver la película en Filmin, las críticas que nuestras plumas más reconocidas han escrito sobre ella. Eso es lo que me ha puesto de mal humor. Ahí os las dejo, no me he podido resistir a añadir unos apuntes:

Son ellos, personajes o actores, los que sacan de su interior las palabras, ¡y qué palabras! El tú a tú entre Carmina Barrios y la cámara te obliga a una imposible decisión: partirte de risa o partirte en dos. Oti Rodríguez Marchante de ABC.

¿Personajes que sacan las palabras de su interior? Digo yo que serán los actores mediante las improvisaciones a partir de situaciones concretas propuestas por Paco León los que sacarán las palabras.

“¡y qué palabras!”. Bueno, esto ya es un poco más subjetivo pero con todos mis respetos las palabras de Carmina Barrios cantan a improvisación que da gusto.

Carmina o revienta pretende echar un vistazo a la vida cotidiana de esa mujer a través de una serie de viñetas que desarman al espectador. (…) Subraya las escurridizas fronteras entre lo real y lo inventado de esta obra rupturista, imprevisible y entretenidísima. Ha nacido un autor: bienvenido. Jordi Batlle Caminal de La Vanguardia.

Pero, ¿qué fronteras entre lo real y lo inventado? Pero que María León es famosa y tiene un Goya. ¿Alguien, aparte de nuestros críticos, se cree que después del rodaje María siguiese trabajando en la venta?

Es como uno de los «screen test» de Andy Warhol: la cámara desnuda la pose, y en el modo en que Carmina enciende un cigarro con un mechero de cocina o devora un yogur sin cuchara, existe una verdad, una historia, una auténtica manera de relacionarse con el mundo que rompe los esquemas binarios actor/personaje y personaje/persona. Sergi Sánchez de La Razón.

A ver, pero ¿esta mujer que ha parido a dos actores súper populares en España no va a ser capaz de comerse un yogur de una forma que no sea la suya habitual simplemente por no haberse titulado en la RESAD?

Carmina es a la vez tan real y divertida como un cuento, y tan imaginativa (ficticia si se quiere) y dramática como la propia vida. Luis Martínez de El Mundo.

Real como un cuento…

El resultado ha estado a la altura de la expectación. El debú en la dirección del actor Paco León ha sido acogido esta mañana con un gran aplauso y una sala de prensa llena a reventar. Carmina o revienta, el largometraje mitad ficción, mitad documental, es un retrato directo y disparatado de la madre del actor, Carmina Barrios, a la que acompaña su hija María León y otros miembros de la familia. Labios rojos, abanico rojo, su melena rubia sobre los hombros, Carmina Barrios es al natural tan auténtica como en la película, que se ha presentado hoy en la sección oficial del festival de Málaga de cine. Rocío García de El País.

Bueno, esto parece una crónica, poco que decir.

Conviene dejarlo claro de entrada: estamos ante el debut más desfachatado, inteligente y rompedor del cine español en años. Mirito Torreiro de Fotogramas.

Y eso es así.

Precisamente eso, frescura (ganas, desparpajo, orginalidad…) es lo que desprende el ¿falso? documental de Paco León, pero hay más. También inteligencia y un óptimo sentido de la oportunidad. Andrea G. Bermejo de Cinemanía.

Mira, uno que nombra el sentido de la oportunidad de Paco León, es que parece que si lo dices le quitas mérito al muchacho como director de cine. Eso sí, ¿falso documental? Otro que no descarta encontrarse a María León sirviendo quintos en una venta o a Carmina Barrios en la cárcel por estafa e impago. Por cierto, el actor que hace de Antonio León, padre de María y marido de Carmina en la película, se llama Paco Casaus.

¿Es ficción, es documental, es un falso documental, es una mezcla de todo lo anterior?. (…) Tengo la grata sensación de que no he perdido el tiempo siendo testigo de las andanzas, discusiones, venturas y desventuras, verdades y mentiras de esta familia tan singular. Carlos Boyero de El País.

Después de signo de interrogación no se pone punto al final de una frase.

Y mi pregunta después de todo esto es: ¿dónde estaban estos tipos cuando se estrenaron La leyenda del tiempo de Isaki Lacuesta o I’m still here de Casey Affleck? Ya, de Lisandro Alonso, Albertina Carri, Raúl Ruiz o Pedro Costa ni hablamos.

Y una última duda que me surge: ¿qué pensará de Carmina o revienta un uzbeko que no sepa de la popularidad en España de Paco León y su familia? ¿También creerá que está ante un falso documental limítrofe entre la realidad, la ficción y el cuento o es que la crítica cinematográfica española sólo escribe para espectadores de Tele5?

Autor: gabriel
Publicado en: Observaciones

El cine es un vaivén de luces constante que relata o retrata algo a partir del ritmo con el que las luces se apagan o se encienden. Primero en blanco y negro con sus matices de grises y después con el color y sus infinitas combinaciones. Con este post inauguramos una serie de posts en los que hemos reducido a una sola luz de color cada frame de una secuencia. Para ello hemos calculado el color medio de cada fotográma y lo hemos sustituido por ese color.

En estas tres secuencias en clave de rock los personajes transitan hacia el clímax de su relato.

Os proponemos que apagueis la luz, pongáis el vídeo a pantalla completa e intenteis adivinar a qué película pertenece cada secuencia.

¿A qué película pertenece esta luz?



¿A qué película pertenece esta luz?



¿A qué película pertenece esta luz?

Autor: Carlos
Publicado en: Observaciones

Dos escenas, una misma sensación, como diría Monica.

The graduate (El graduado, Mike Nichols), escena final: Ben Braddock (Dustin Hoffman) llega a la Iglesia donde Elaine Robinson (Katharine Ross) va a casarse, luego quién sabe, era el 67.

Punch-Drunk Love (Embriagado de amor, Paul Thomas Anderson), escena final: Barry (Adam Sandler) resuelve los problemas que le impiden vivir con Lena (Emily Watson), parece que les irá bien, era el 2002.

Autor: Lol
Publicado en: Vídeos que vería hasta el infinito


En 1977 se estrenó Encuentros en la tercera fase, la película que Steven Spielberg dirigió inmediatamente después de Tiburón. El bueno de Steve llevaba rumiando la película desde que rodó Fireflight, un largometraje amateur de 140 minutos que estrenó con 18 años y para el que dispuso de un holgado presupuesto de 400 dólares.

En esta secuencia los hijos de Roy Neary (Richard Deryfuss) ven como su padre se afana en esculpir una forma con el puré de patata que su madre ha servido para cenar. Es la certificación de que su padre ha perdido la cabeza desde que se cruzó con un OVNI en la carretera. Desde entonces se empecina en hacer maquetas, cada vez más grandes, de una montaña con la cima cortada en forma de meseta. La montaña del diablo.

Algunos datos más sobre la película:

  • El guión lo firmó Spielberg aunque antes intentó que un profesional del guión (Paul Schrader) lo escribiera a partir de su idea. El resultado de esa colaboración, fue, según palabras del director “uno de los guiones más vergonzosos jamás entregado a un estudio” y sentenció diciendo que el guión de Schrader era una historia sobre “la culpabilidad y no sobre OVNIs”.
  • La productora Julia Phillips escribió en un libro autobiográfico unas cuantas lindezas sobre Spielberg. En Wikipedia explican de una forma concisa y clara el porqué del resquemor:

She was fired during post-production because of a cocaine addiction.

  • Una vez Spielberg se puso a los mandos del guión, el personaje de Roy Neary se convirtió en un policía. Spielberg sentía que era muy dificil que la gente se identificara con un personaje en uniforme y decidió que quería como protagonista a un “Mr. Everyday Regular Fella” (Sr. colega normal cotidiano). Ese personaje lo interpretó Richard Dreyfuss, que más tarde haría la nefasta Always con Spielberg.
  • La producción pasó de costar 2 millones de dólares a 20 millones, entre otras cosas porque Spielberg pasó las noches del rodaje viendo películas que provocaban que al día siguiente hubiese añadido varias secuencias nuevas.
  • Spielberg dijo de su película que era “el doble de mala y el doble de cara que Tiburón“.

El otro día me encontré en Jot Down una de esas suposiciones de “qué hubiese pasado si…”. La suposición era: ¿qué hubiese pasado si Spielberg hubiese rodado 2001: Una odisea espacial? La respuesta, según ellos, era que la película giraría en torno a un astronauta interpretado por Tom Hanks que es mandado en una misión especial a investigar la aparición de un monolito y en el camino se da cuenta de lo mucho que echa de menos a su familia y vuelve a la Tierra terminando la película con el astronauta abrazando a sus hijos y a su mujer al bajarse de la nave espacial.

Para mí no era necesaria tanta suposición. Hay dos posibles “2001” en su carrera. La primera, anterior a que fuese padre, es Encuentros en la tercera fase. La película termina (atención Spoiler) con Richard Dreyfuss sudando de su familia y yéndose con los extraterrestres. La segunda es Inteligencia Artificial y es post-paternidad.

Spielberg retrató durante un tiempo a sus personajes desde la mirada de un niño. Después lo hizo desde la mirada de un padre. La jodió. Eso sí, Spielberg fue, es y será, por más que sus películas sean malas, la puta hostia y quién opine lo contrario es que “no tiene ni puta idea de cine” (sic).

P.D.: Dos remakes, uno de la secuencia del pure de patata y otro de la película entera, Closet Cases Of The Nerd Kind.

Autor: Carlos
Publicado en: Vídeos que vería hasta el infinito

Sofia Loren llega tarde a la proyección, ya no hay periodistas flanqueando la alfombra, tan solo algún papel rodando sobre el tapiz y el sonido de las banderas del festival ondeando. Desde dentro del Palais du Festival resuenan los primeros acordes de la película que se presenta. Sofia llega tarde porque aprovechó para pasear a su perro Cucci, un bulldog francés. Con una mano intenta atar a Cucci a una de las vallas de contención que los equipos de seguridad han instalado en la entrada y con la otra sujeta su pamela que ha estado a punto de salir volando tras un golpe de viento. Una vez se asegura de que Cucci está bien amarrado enfila hacia las escaleras para entrar en la sala del palacio. Cucci observa como se aleja, sube las escaleras, entra por la puerta y se desvanece.

Esta imagen de Sofia Loren a la carrera, intentando llegar a tiempo a lo que sabe que es su deber, estar en la proyección, es lo que se me vino a la cabeza al ver esta foto (que creemos que hizo Diego Batlle, crítico de cine argentino) de unos perros sobre la alfombra roja del festival de Cannes.

Y esa es, probablemente, la imagen que debamos tener del festival. Esa bella actriz que aún conserva su glamour intacto, para la que el cine ha dejado de ser una preocupación pero que no puede evitar que sea su vida, que sube las escaleras apresurada para ver quizás sí o quizás no su última película. Porque, queramos o no, Cannes es cine, el que hemos vivido hasta ahora, con el que crecimos y aprendimos, con el que aún vivimos y disfrutamos y del que aún aspiramos a vivir sus últimos coletazos mientras, desde la vanguardia, lo atacamos vilmente para destruirlo y por fín clamar al cielo aquello de “El cine ha muerto, ¡Viva el cine!”

Autor: Carlos
Publicado en: culturas libres
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas