Entradas etiquetadas como Carlitos »

Hace un par de días leímos uno de los titulares más macabros (y comerciales) de los últimos meses, que ya es mucho decir. “Si se rompe el proceso, esto será Vietnam”. Según El País, así amenazaba Thierry en 2006 al gobierno español. La información que proporciona el periódico no va mucho más allá de lo que todos nos imaginábamos sobre las conversaciones que los gobiernos han mantenido con ETA, sin embargo, conforme avanzaba el artículo me parecía que se estaba convirtiendo en el relato de una disputa de amantes más que en otra cosa. Quizá por eso lo cuentan así, para que todos podamos entender las inseguridades, las amenazas, el ansia de venganza, los acercamientos tiernos, la timidez y la cólera. Y, como en casi todas las historias de amor, al final pierden todos.

Supongo que no es casualidad que Thierry citara Vietnam, como tampoco es casualidad que yo cite las dinámicas de la discusión amorosa como las de la terrorista. Al fin y al cabo ambas vienen de una mitología parecida. De cosas que hemos visto, que aprendemos y que repetimos hasta que creemos que son nuestras, únicas y especiales. Muchos son los autores que hablan de la guerra como estética, de como las imágenes de Vietnam cambiaron la manera de entenderla para siempre. De la fascinación que ejercen determinados mitos revolucionarios que a veces pasan a la historia como mártires y otras como héroes. Y en raras ocasiones como ambos: Baader-Meinhof, Sana’a Mehaidli o Ilich Ramírez (me gustaría citar más y profundizar sobre la relación del terrorista en el cine y viceversa pero eso tendremos para otro post. Por ahora podéis acudir al imprescindible libro de Elseasser: Terrorismo, mitos y representación: La RAF, de Fassbinder aux T-shirts Prada-Meinhof, que descrubí gracias a los amigos de Discipline & Disorder).

¿Es la violencia una puesta en escena? ¿Son la guerra, el terrorismo y la revolución el referente de los relatos audiovisuales? ¿O viceversa?

Imagino que en los tiempos que corren nadie puede negar que todo lo que vemos, todo lo que leemos y escuchamos tienen una transposición en lo que hacemos. Nadie besa con grado cero. Imitamos los besos de las películas. Nadie ama con grado cero. Nos enamoramos, lloramos, nos sentimos traicionados como en las películas. Y creo que ya está bastante claro que desde Vietnam nadie hace el amor ni la guerra en grado cero. Lo hacemos siempre como en las películas.

http://youtu.be/YUy6FHSateM

Autor: Elena
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas