Entradas etiquetadas como Bresson »

Estos días estoy montando los brutos que rodé la semana pasada. Rodé animales. Quería que los animales resultasen en la pantalla como Marie en Au hasard Balthazar, como la mujer que prepara el pescado y su invitado en Sicilia! o como los pasajeros del tren de la misma película.

Ahora me doy cuenta de la quimera a la que me enfrentaba, que Bresson manejaba con soltura y que Straub y Huillet llevaron al extremo.

Probaré con Antonioni. Sin animales. Sin personas. A partir del minuto 2, segundo 25.

Autor: Carlos
Publicado en: Vídeos que vería hasta el infinito

Lisandro Alonso ya no quiere hacer cine. Ahora cultiva maíz y girasoles. Albert Serra pretende que el Estado pague sus películas y dice que los actores con los que trabaja son muy buenos pero tan tontos que no se acuerdan de nada de una película para otra.

A Gadafi lo apresaron malherido los insurgentes libios a las afueras de Sirte, lo vimos en una grabación de móvil; otra nos mostraba, instantes después, su cuerpo ya sin vida. Murió en la elipsis. La ONU se pregunta como fue y yo tengo un par de hipótesis.

Simoncelli dejó un mensaje en vídeo para sus seguidores pocas horas antes de que Carlos viera en la web de Televisión española como su amigo Rossi -de Simoncelli, no de Carlos- lo atropellaba mortalmente. Después Marca mostró a los camilleros que lo evacuaban recogiendo su cuerpo aún con vida del suelo, se les había caído.

Perig me contó de camino a Barcelona que China se estremeció con las imágenes del atropello de una niña. En realidad, lo que estremeció a China fue ver como varias peatones se cruzaron con el cuerpo y pasaron de largo. Eso se llama negación de auxilio y en muchos países es un delito. En China aún no. En China, YouTube está censurado.

En YouTube vi una pelea entre Bruce Lee y Chuck Norris. Ganó Bruce Lee y no entiendo porqué salían insertos de un gato. Imagino que al montador le debió parecer gracioso. Sólo al montador.

En YouTube hay una entrevista a Bresson en la que admite sentirse solo y un thriller protagonizado por una gacela, un león y un cocodrilo. Boyero critica Los pasos dobles de Isaki Lacuesta y yo pienso que simplemente ya no entiende nada. No, eso no es del todo preciso. Lo que pienso es que su tiempo ya pasó. En YouTube, Javier Rebollo y Oliver Laxe dicen declinar. Declinaaaaaaaaar.

También hay una secuencia de una película india en la que un tipo es perseguido por policías a caballo, pie y jeep. Él también va a caballo y en un momento algo surrealista, ambos se deslizan bajo un camión y huyen. Un usuario la considera la mejor secuencia de acción de la Historia del cine. Otro, la peor. En India tienen su propio Terminator. También sus propios Rambo y Superman. El Terminator, el Superman y el Rambo indios me parecen más desacomplejados y divertidos que los originales. ¿Significa eso que soy posmoderno? No me gustaría descubrirme posmoderno.

Creo que no conozco a nadie que le guste Super 8 y que José Coronado no está tan borracho al principio de No habrá paz para los malvados como Urbizu y él pretenden hacernos creer. Los que ya se la han bajado dicen que El capitán Trueno es un bodrio. ¿Peor que Conan?, me pregunto. ¿Sí? Yo quiero verla.

La hija de Andreas Baader, sí el Baader de Baader-Meinhof -el de la RAF-, dice que su padre era un hombre violento. Sartre que un necio. Creo que en Brihuega tuvo lugar una batalla clave de la Guerra Civil. Allí Perig pidió un bocadillo de… No recuerdo de qué. Yo, uno de salchichón y un tercio de Mahou.

Guerín dice que echa de menos la existencia de colectivos de cineastas como los de los años setenta. Que ahora no se dan las condiciones adecuadas para que surjan esas sinergias. Jonas Mekas agarra el micrófono y le escupe: “¿Y YouTube qué?”.

Autor: gabriel
Publicado en: culturas libres

La conquista de lo inútil, ese diario onírico en el que Werner Herzog relata la gestación de Fitzcarraldo, me acompaña últimamente en mis traslados en metro por Madrid. Hay ciertos estímulos que agudizan el efecto que te causan por una simple cuestión de momento, y no creo que pudiera haber encontrado uno más adecuado para leer este libro que el actual. No entraré en detalles pornográficos al respecto, sólo diré que yo también siento que libro una batalla en la que estoy condenado a la derrota, pero por orgullo y, sobre todo, ideología, no puedo darme por vencido. No te rindes, pero sabes que los demás ven en ti un cadáver ambulante aferrado a una idea alucinada. Y te sientes solo. Tan solo como decía sentirse Robert Bresson en esta entrevista que habré visto mil veces y en la que es vilipendidado por una pareja de periodistas -o críticos- franceses que lo acusan de no conectar con el público y capar la expresividad de los actores con los que trabaja. No jodáis a Bresson. Dejadlo ser. Hoy he vuelto a ver la entrevista, y he vuelto a sufrir por Bresson, por su forma ingenua y nerviosa de intentar justificar por qué rueda como rueda. Sufro y siento un deseo irreprimible de pegarle una patada en la espinilla a la entrevistadora y salir corriendo, y fantaseo con encontrármela por la calle en el punto en que se cruzan ese París de los 60 y el Madrid actual.

El caso es que me he puesto nostálgico y he ido buscando en YouTube a todos esos directores que me transmiten un amor incondicional por el cine, pero también sufrimiento. Así he llegado a una de mis secuencias preferidas de la filmografía de Antonioni. Es ésta de The passenger. Para mí es una declaración de principios de Antonioni como cineasta, él es el que conduce a toda velocidad por la carretera y todo lo que deja atrás son frustraciones que sólo puede superar al fijarse nuevas y estimulantes empresas condenadas al fracaso. “¿De qué huyes?” “De todo lo que dejo atrás.” Pero al mismo tiempo todo lo que dejas atrás genera en ti la energía indispensable para no quedarte quieto. Eso es lo que nunca puedes permitirte, porque significaría la muerte. Recuerdo esas máquinas recreativas a las que jugaba cuando era niño. Conducías un bólido rojo acompañado por una rubia exuberante que ejercía de copiloto y tenías que llegar a la meta antes de que se acabara el tiempo. Si salvabas los obstáculos que te encontrabas por el camino, conseguías segundos extras. Como afirma aquí Fellini, lo que le proporciona la fuerza necesaria para llevar a cabo su cine de manera sincera y desprovista de ego son las dificultades mismas. Las que surgen y las que te generan todos los que dudan y te hacen dudar.

Pero la duda te hace confrontarte contigo mismo, con tus miserias y miedos; y de esa purga emocional puedes salir desprovisto de vanidad, más fuerte, mejor cineasta. Así llego hasta Bergman, y aunque no es santo de mi devoción, me parece un hombre sensato, y como además habla de Antonioni, siento mayor interés por lo que dice. Después de ver su entrevista, pienso en que tal vez todos tengamos algo que contar y, como dice Herzog, el cine sea el medio por el que algunos de nosotros trazaremos una crónica íntima de la derrota de los sueños. Pienso también en ser un poco “clumsy” (chapucero), en que hacia esa acepción se ha pervertido el concepto de amateurismo. Y pienso que adoro el término amateur y odio el concepto hobby y lo que representa. Por un momento pienso en lacasinegra y mi estómago ruge. Puede que hoy haya entendido que no hay nada romántico en conquistar lo inútil. O puede que, simplemente, no esté de humor. Eso sí, después de esta ronda por YouTube, me siento menos solo.

Autor: gabriel
Publicado en:
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas