Entradas etiquetadas como bautizo »
19 ene
12

A mi tío

Hace unos días mi tío Juan me dijo que andaba digitalizando fotos y diapositivas que ha ido generando y almacenando durante años. Es el típico tío que supongo que muchos de vosotros también tendréis. Se ha dedicado a ir documentando todos los acontecimientos más o menos importantes que suceden en una familia: bodas, bautizos, comuniones, vacaciones… Pues bien, de entre todo el material que lleva digitalizado, aparecieron unas fotos de la primera visita que hice a Barcelona.

Encontrarme con este material me ha hecho pensar en lo vulnerable y efímero del archivo digital. Este tipo de material está expuesto a diferentes agentes que hacen peligrar su existencia. Un virus informático, una mala catalogación, la perdida física de su soporte de almacenamiento (pen-drive, dvd, cd, disco duro), la facilidad y escaso coste de generar nuevo material audiovisual que termina por hacer olvidar un material anterior. En cambio, los soporte físicos tradicionales me trasmiten una mayor seguridad a la hora de almacenarlos y poder revisarlos. Sé que si algún día quiero ver las fotos de mi bautizo o comunión, solo tengo que ir al mueble de mi casa donde están almacenadas todas las fotos y recuerdos de la familia. Sé, que a no ser que haya algún agente natural (agua, fuego, una mascota) que lo alcance, es muy difícil que llegue a perderse ese material y aunque pueda traspapelarse en alguna mala mudanza, tengo la esperanza de que alguien lo encuentre y haga una expropiación con él.

Con todo esto, pretendo hacer un pequeño homenaje a mi tío y a todos esos tíos que quisieron documentar esos momentos que a nuestra memoria se le escapan.

Autor: carmelo
Publicado en:

No sé si porque llevo una semana encerrada en casa o porque el post que publicó mi hermano el otro día me ha puesto nostálgica, pero hace días que no paro de darle vueltas al concepto de amateurismo.

En Reel Families, Patricia Zimmermann recorre la historia del cine amateur desde los orígenes (1897) hasta la década de los 60, cuando se empezaba a fraguar (el catastrófico) clímax del siglo XX. Ese momento en el que mientras se organizaban las revueltas juveniles otros más espabilados organizaban el neoliberalismo. En fin, ¿quién es hoy el valiente capaz de negar que Tatcher y Reagan tienen la culpa de todo?

En ese recorrido histórico por las distintas etapas del cine no profesional reconvertido en cine familiar, Zimmermann articula los engranajes ideológicos y económicos que relegaron los productos que no rendían un beneficio económico al espacio doméstico. Aunque aún hay una manera más descriptiva y mucho más fea de decirlo.

Llegados al periodo de los años 60 se alcanza el estado del cine amateur como hobby. Y lo peor no es que el cine que no correspondía con el modelo de la industria se vinculara a los momentos de esparcimiento familiar, sino que el cinehobby se convirtiera en un mero espacio para el consumo. A partir de ahí, las consecuencias son previsibles: cinehobby clase media americana, cinehobby suburbios, cinehobby familiar, cinehobby navidades, cinehobby bebés y cumpleaños.

Y lo peor, todavía, no es que la industria sólo fuera capaz de asumir al cineasta amateur como un consumidor de productos domésticos, no es que la ideología taylorista considerara que había que aprovechar el nicho de las vacaciones y del tiempo libre familiar para que se siguiera consumiendo tecnología comercializada ex profeso. No. Lo peor es que una gran mayoría de estos cineastas amateurs comenzaran a imitar el lenguaje y la estética de la TV y de Hollywood, eliminando así, como explica Zimmermann, la carga política que podría contener un discurso cinematográfico realizado al margen de la institución.

“‘Togethernesss’ situated amateur filmmaking as ‘home movies’ -private films as confined diversion for the home. This domestication of amateur filmmaking as a leisure-time commodity erased any of its social, political or economic possibilities” (ZIMMERMANN, 1995: 113)

Poco después de leer esto abro YouTube para buscar alguna imagen que ilustre este post y me encuentro con el que seguramente sea el mejor slogan de nuestra era: Broadcast Yourself y me pregunto si pese a toda la independencia que proclamamos los que creemos en los nuevos medios, seremos capaces de hablar con un lenguaje y con una estética propia.

Hace unos días, antes de que empezara a volverme loca con esto, asistí a una conferencia de Didier Eribon en la que exponía su idea sobre el determinismo social y la dificultad que tiene el individuo para escapar de las estructuras mentales que le han sido impuestas por su condición económica, cultural, política o religiosa. Puso el ejemplo clásico de los escritores colonizados que, para denunciar su opresión, escriben en la lengua del colonizador.

Y yo me pregunto hoy si nosotros, los que queremos creer en un cine independiente, en una revalorización del amateur como aquél que ama lo que hace y no como aquél que no puede cobrar por lo que hace, los que defendemos la dignidad del prosumidor audiovisual, seremos capaces de hablar en una lengua propia o seguiremos repitiendo esquemas aprendidos.

Hoy, revisando el vídeo familiar que publicó mi hermano el otro día me doy cuenta de que tengo el mismo gesto en los ojos que mi madre a esta edad. Hoy, hablar en una lengua propia me parece más difícil que otros días.

Autor: Elena
Publicado en: Observaciones
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas