Entradas etiquetadas como autor »

El viernes 18 a las 21 horas, dentro de las actividades programadas para el utopic_DAY, lacasinegra presentará en la sala Beattaster de utopic_US la instalación Outlaws from Edison, un ensayo de narrativa audiovisual generativa. En Outlaws from Edison, lacasinegra propone un diálogo violento entre imágenes representativas de un período convulso de la historia del cine. El montaje de dichas imágenes no dependerá de ninguna decisión humana sino que la narrativa se generará a partir de los sonidos emitidos por la impresora 3D de Oblomobka durante su proceso de trabajo.

Ésta será la primera experiencia diseñada dentro del proyecto El fantasma y el capital (expresión acuñada por Jacques Derrida) en el que reflexionaremos -en este momento de crisis de la industria cinematográfica- sobre la estrecha relación que el cinematógrafo ha mantenido desde su nacimiento con la doctrina capitalista y como ésta ha influido en su desarrollo tanto cultural como industrial.


Fotograma de The Great Train Robbery (Dirigida por Edwin S. Porter y producida por T.A. Edison, 1903)

En Outlaws from Edison nos inspiramos en el conflicto que Thomas Alba Edison mantuvo con los hermanos Lumière a finales del S.XIX en EEUU y que es conocido como guerra de las patentes. En este litigio por ostentar el control de la fabricación de celuloide y cámaras de cine Edison resultó victorioso y las industrias Lumière abortaron su plan expansionista por América. Este conflicto supuso la primera gran ruptura entre Europa y EEUU en la historia del cine además de impregnar hasta nuestros días la forma de explotación del espectáculo cinematográfico de una cariz eminentemente liberal ligado al pensamiento estadounidense.

Como vemos, esta ruptura obedece a una lógica de competencia industrial y poco tiene que ver con el arte o la cultura. Mientras los Lumière no confiaban demasiado en el futuro de su invento y le aventuraban un uso principalmente doméstico, el cine se convirtió en un espectáculo comunitario pero que respetaba la individualidad de cada espectador. También, en la forma más potente de propagar la cultura estadounidense por el mundo. ¿Quién no ha tenido ganas de besar o fumar por primera vez viendo una película estadounidense?

Una vez patentado el invento en EEUU, Edison pasó a dominar la producción cinematográfica a través de su organización Motion Pictures Patents Company con sede en Nueva York. Así, los productores tenían que pagar un impuesto de medio centavo por cada centímetro de película impresionada y los distribuidores necesitaban contar con una licencia que costaba 5000 dólares al año. Había también otras imposiciones y no cumplirlas les significaba ser perseguidos intensamente por el numeroso grupo de investigadores privados, abogados y funcionarios de Edison.

Aquellos que no estaban de acuerdo decidieron no acatar las duras condiciones impuestas por la MPPC y se agruparon creando sus propias organizaciones. Vieron la luz así la Independent Motion Picture Distributing and Sales y la Greater New York Film Company. Se denominaron a sí mismos independientes aunque Edison los llamaba ilegales (outlaws).

En este grupo se encontraban:

  • Adolph Zukor, quien fundaría la Paramount Pictures.
  • Wilhelm Fuchs, más conocido como William Fox, quien crearía la Fox Film Corporation.
  • Los hermanos Warner, fundadores de la Warner Bros.
  • Carl Laemmle, el fundador de la Universal Studios.
  • Marcus Loew, quien se uniría con Samuel Goldfish (Samuel Goldwyn) para dar nacimiento a la Metro-Goldwyn-Mayer.

Este conflicto, junto con la gran cantidad de días soleados al año, motivó que una parte de los productores estadounidenses emigrara a Los Angeles a principios del S.XX, más en concreto a un barrio que hoy día forma parte de nuestro imaginario colectivo y que responde al nombre de Hollywood.

Autor: lacasinegra
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

Hace unas semanas me encargaron elaborar un vídeo de despedida para una anestesista que se jubilaba. La idea era que generara un relato a partir de vídeos y material gráfico que los compañeros de la doctora me facilitarían. Todo hacía indicar que hablábamos de una operación limpia: entrar, montar y salir con el dinero en la mano; pero no fue así. El encargo se empezó a torcer al comprobar que el material prometido se reducía a bustos parlantes que se despedían de la susodicha sin demasiada ilusión -como si la persona al otro lado de la cámara se lo hubiera pedido por favor- y a una lista de secuencias de películas entre las que se encontraban Moulin Rouge o Titanic. Yo avisé a los médicos de que con ese material y el poco tiempo de que disponíamos no esperaran grandes alardes, no pareció preocuparles. Ah, se me olvidaba, en esta trama hay un elemento que yo siempre creí Macguffin pero que terminó siendo clave: otro vídeo de despedida que alguien había editado un par de años antes con motivo de un breve período de exilio que el médico portavoz de mis clientes pasó en África desempeñando tareas humanitarias.

Para no extenderme mucho más en mis vicisitudes como mercenario del audiovisual, os diré que el resultado final, sin ser brillante, era apañado a pesar de que mis clientes, desoyendo mis consejos, me obligaron a montar todas y cada una de las despedidas del personal del hospital, lo que suponía más de dos tercios del montaje final y un soberano coñazo. Nada de seleccionar los momentos más emotivos o que mejor transmitieran el sentir general de los compañeros hacia la anestesista. No, tenían que salir hablando todos que para eso habían puesto pelas en el bote. La situación me recordó a una anécdota que José Luis Escolar nos contó una vez en clase sobre un fondo fiduciario de dentistas que invirtieron sus ahorros en la producción de una película de Terry Gilliam -de la que Escolar era ayudante de dirección- y entre los términos del acuerdo consiguieron que se les permitiera visitar el rodaje en grupo. Ese día, claro está, todos se sintieron magnates de Hollywood y vacilaron a su señora e intentaron beneficiarse a la del prójimo.

En el par de días que tuve, intenté elaborar un montaje lo más emotivo y divertido posible y les envié una primera versión para que me dijeran lo que les parecía. Cuando recibí la llamada del médico representante del comité productor esperaba que me diera las gracias por la diligencia con que había resuelto el entuerto y que me emplazara a una última reunión para entregar materiales definitivos y cobrar. Pero no, lo que escuché fue una diatriba que empezó en el nerviosismo para culminar en la furia y que se sostenía en dos argumentos: el hecho 1 -verídico- de que alguna de sus ideas de puesta en escena habían sido desestimadas y el hecho 2 -no contrastado pero imagino que también verídico- de que el vídeo era diferente al que le habían hecho un par de años antes con motivo de su viaje a África en funciones humanitarias.

Su conclusión fue algo maleducada pero tremendamente lúcida: para poner un plano detrás de otro podría haber editado el vídeo él y haberse ahorrado la pasta. Poco pude añadir yo a eso. A los pocos días, me enteré de que el mismo portavoz de los médicos había alterado manualmente el montaje del vídeo durante la proyección que tuvo lugar en la cena de despedida para dejar su locución como cierre. Me hizo gracia ser expropiado y que el vídeo de despedida de la anestesista se convirtiera en una obra libre.

Saco a relucir esta anécdota porque la charla que lacasinegra propone mañana en el marco de Think Commons se sostiene sobre dos pilares:
– el cuestionamiento de la función social del cineasta en un contexto en el que todos generamos, procesamos y consumimos imágenes en cantidades ingentes,
– la inexorable extinción de la figura del autor en la acepción que le dan los mercados, o al menos de parte de sus derechos,
y ambos pivotan sobre el concepto de prosumidor audiovisual, esa figura que, en mis días buenos, me hace creer que va a terminar arrebatando a los núcleos de poder la exclusividad de elaborar el relato de la Historia, haciendo que la generación y transmisión del conocimiento se lleve a cabo de una forma más horizontal; y en los malos, me parece un tío con ínfulas que piensa que pagarle a alguien para que pegue un plano con otro es tirar el dinero.

Autor: gabriel
Publicado en: culturas libres expropiaciones lacasinegra vs Las democracias caducas
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas