Entradas etiquetadas como arquitectura »

 

 

Autor: lacasinegra
Publicado en: anecdotario
8 ago
11

Rodaje #04

Día 12. Cuarto espacio a inventariar: espacio público (que recoge un colegio, unas canchas deportivas y un parque). El último día de rodaje fue el más duro de todos, y no necesariamente por lo que trabajamos sino porque la sensación que buscábamos de inmersión absoluta en el espacio nos estaba superando.

El sábado a las 05h20 ya estábamos todos en el campo de deportes que hay junto a la casa y que hace las veces de patio del colegio. María llevaba la Canon 550D, Marcelo la 500D y Elena la Flip y la S90. Jorge se sumergió profundamente en el sonido y Gabriel y Carlos siguieron con lo suyo: El making of.

Empezamos con bastante energía, el amanecer es una hora que favorece la imaginación y también las apetecencias horteras como los contraluces, las farolas amarillentas, etc. Así que algunos empezaron por ese camino una jornada que se adivinaba jodida (después de 4 días dando vueltas a la misma zona las ideas geniales empiezan a confundirse con las obviedades). Cada uno emprendió su ronroneo por el lugar y empezamos a cansarnos demasiado pronto. Sobre las 09h ya estábamos Carlos, María, Gabriel, Marcelo y Elena tirados en uno de los bloques de cemento comentando la peli del día anterior (The tree of life de Terrence Malick, para más señas). Jorge siguió con lo suyo. Creo que todos nos admiramos de la capacidad que tiene para la abstracción.

A medida que avanzaba la jornada fuimos siendo conscientes de que el paisaje lo condiciona todo. Sin preverlo nos encontramos haciendo imitaciones de planos de Antonioni (arquitectura obliga), encuadres imposibles entre edificios, nubes y verjas. Jorge, entretanto, seguía a lo suyo. Descubrió en el parque infantil su orquesta sinfónica, y con Marcelo (único miembro con conocimientos musicales) creo una sinfonía de tobogánes, puentes y columpios en Fa menor. María sin embargo se propuso convertirse en una suerte de Peeping Tom intentando emular a David Hemmings en Blow-up escondiéndose entre los arbustos de la zona y grabando a los vecinos que paseaban sus perros, aunque era obvio que la gente la veía. Elena, entre tanto, investigaba los deportes que se practicaban en el parque, y como muestra, esta pieza:

Lo confesamos, en la cuarta jornada de rodaje nuestras fuerzas y nuestras ideas estaban seriamente debilitadas. Así que decidimos abandonar antes de lo previsto la zona. Al llegar a casa se inició, como de costumbre, una larga discusión sobre el alcance del proyecto, sus consecuencias y la manera como íbamos a canalizar todo el material creado (aunque esto lo dejaremos para otros post). Afortunadamente todo terminó en gintonics con los miembros de Laps, que es la asociación responsable de que estemos aquí. Un auténtico placer. Hoy abandonamos la casa. Parece mentira que uno pueda apropiarse de un espacio en tan sólo 10 días. Parece mentira que esta casa sólo haya sido una residencia secundaria.

Autor: lacasinegra
Publicado en: pas à Genève

Hace poco Carlos hizo una nueva expropiación para lacasinegra que consistía en un montaje encadenado de todas las puertas que aparecen en Ordet (Dreyer, 1955). Según él esta pieza es sólo una manera de subrayar aquéllo que más le llamaba la atención de la película. Para mí, sin embargo, es mucho más que eso, porque la expropiación #11 me ha recordado que ver una película es siempre una inquietante experiencia que bascula entre el placer individual y las miradas colectivas.

Lo que Carlos propone no es sólo una revisitación sobre el uso de los espacios y del montaje, no es (al menos no exclusivamente) una muestra más de cómo la ordenación, el ritmo y la duración de los planos pueden cambiar la sintaxis del cine. La expropiación #11: la palabra es una invitación para ver Ordet a través de una mirada ajena. Hagan la prueba y verán lo desasosegante que resulta el ejercicio de mirar con los ojos de otro lo que ya habíamos visto tantas veces.

Desde que la ví por primera vez, no he parado de imaginar puertas que se abrían y se cerraban, paredes blancas y puertas otra vez. Asumí el desafío (que en el fondo, creo que subyace a la pieza) y volví a ver Ordet. Entonces fui consciente de que no, ya nunca sería la misma película. No quería ponerme melancólica, pero era bastante difícil tratándose de Dreyer, de Carlos y de puertas que se abren y se cierran. Será la edad, será que hace poco lacasinegra cumplió un año y tomamos consciencia de nuestros propios límites, de lo mucho o lo poco que nos parecíamos a aquello que habíamos imaginado que seríamos. Ahora, no sé por qué, todo me resulta más obsceno.

Autor: Elena
Publicado en: expropiaciones proyectos
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas