Entradas etiquetadas como anecdotario »

Ayer llegué a Berna.

Hace unos meses nos invitaron a hacer una residencia artística en el apartamento ubicado en el centro cultural PROGR. Como la última vez que hicimos una residencia en Suiza no sabía muy bien ni a dónde me dirigía ni que me iba a encontrar.

El centro cultural PROGR es un antiguo colegio con enormes salones de actos, gimnasio y aulas que han reconvertido en talleres, teatros y bares. Dentro del edificio, en la cuarta planta, han ubicado el apartamento del programa Residency.ch y allí es donde voy a pasar las próximas dos semanas.

Esta anécdota la grabé ayer a medianoche, al poco de llegar. Sonaba tango en las plantas inferiores y las luces estaban apagadas.

Autor: Carlos
Publicado en:
11 oct
12

Macedonia

El otro día nuestro amigo Teo me envió una fotografía desde Nueva York. Hoy estaba pensando en qué hacer para el blog. He decidido incluir la foto que me envió y la conversación que he tenido esta mañana con él a modo de anécdota en formato WhatsApp.

Pues eso, que Nueva York es un gran decorado en el que ya no se escuchan los disparos de los gangsters de antaño sino los de las cámaras de los turistas de hoy.

Autor: Carlos
Publicado en: anecdotario

Esta semana he encontrado dos prácticas interesantes relacionadas con nuestro anecdotario.

Es el final de un tiempo casi primaveral, cuando el día comienza a convertirse en noche veo que todos los vecinos salen intermitentemente a sus balcones a mirar a la gente pasar, es simplemente, el sencillo ritmo del día y de la calle, una escena habitual llena de breves interludios que difícilmente podamos volver a recordar. En esos momentos se basa el siguiente vídeo, “The Girl Chewing Gum” 1976, de John Smith -no el explorador- el cineasta, en él juega con el lenguaje cinematográfico usando el humor para transformar el material en bruto sacado de la realidad diaria.

Además descubrí en vimeo, gracias a un like de Ander Elorza, a Jesús M. Palacios, con anécdotas tan espectaculares como ésta.

Bianditz

Autor: Lol
Publicado en: anecdotario

anecdotario es un proyecto de lacasinegra que recopila nuestros encuentros fortuitos con escenas que nos punzan, impresionan o simplemente nos hacen reflexionar.

Este verano me encontré con una estructura de hierro en medio del mar, unos cables, unas banderolas de fiesta, dos hombres arreglando la construcción, y entre ellos, ondeando, la bandera de España. Mirando esta vídeo-composición no se puede evitar pensar en la magnífica representación metafórica de la España actual.

Patíbulos y piratas lo pueblan y la palabra infamia aturde en el título, pero bajo los tumultos no hay nada. No es otra cosa que apariencia, que una superficie de imágenes; por eso mismo puede acaso agradar.

Prólogo a la edición de 1954 (a Historia Universal de la Infamia), J.L.Borges.

Yendo un poco más allá y permitiéndonos la fantasía, empiezas a imaginar que estos dos hombres podrían haber decidido huir del panorama que se les viene encima construyendo una isla artificial en medio del mar, un lugar con el que todos hemos soñado alguna vez: Stevenson, historias de piratas, tesoros escondidos, un lugar sin leyes, repúblicas independientes, historias que siguen poblando nuestro imaginario y los mejores escenarios de historias fantásticas, y sobre todo reales: Sealand, la Bounty o la situación de los pedruscos que tenemos en tierra de nadie.


Marlon Brando con su mujer, en “Mutiny on the Bounty”

Y si no la habéis visto y queréis seguir pensando en la posibilidad de vivir con una caña y comiendo cocos, os recomiendo Alamar.

Autor: Lol
Publicado en: anecdotario

Creo que era un japonés el que conducía el coche con bandera de Portugal, aunque no podría asegurarlo. Había otros que conducían España, Gran Bretaña, Francia, Portugal y también algunos países extracomunitarios. Sin rumbo. Sujetos al azar más demoledor. Chocando los unos contra los otros. Por momentos se colaba esa especie de banderola multicolor que fue insignia de las protestas antiglobalización hace unos años y en la que está escrita la palabra Pace.

Fue en Ginebra, territorio neutral por autodefinición. Destino de vacaciones monárquicas.

Europa, más que nunca, se estrellaba a distintas velocidades.

Autor: Elena
Publicado en: anecdotario

En el aeropuerto entramos en una especia de trance, pensamos que esos mastodontes son signo de algo, pero más que un lugar interesante de estudio, me parece un lugar de lo más aburrido donde la humanidad se pierde y la gente queda en silencio.

Las descripciones inhumanas podrían ser infinitas, gente con prisas arrastando bultos, silencio, chequeos incómodos, trámites… y no hay más. Incluso con la emoción de elevarnos unos metros del nivel del suelo, el avión sigue siendo el medio de transporte más anodino. El tren con sus Aves y el bus con sus estaciones en medio de la nada están intentado imitar al primero, pero nada gana las largas horas de espera en los aeropuertos, en los que como siempre me pongo a grabar cualquier cosa que se mueva.

Ginebra, Julio 2012.

A vosotros os habrán parecido 2 minutos 22 segundos, pero fueron varias horas. Otra prueba más de que en los aeropuertos nunca pasa nada.

Otra anécdota de aeropuertos.

Aeropuerto JFK de Nueva York.

Autor: Lol
Publicado en: anecdotario

A propósito de Anecdotario, en lacasinegra hemos discutido cientos de veces sobre la conveniencia o no de pedir permiso a la hora de grabar a alguien. Supongo que como otras muchas discusiones internas, al encontrarse en un callejón sin salida, deriva en una decisión individual y no colectiva, puesto que a veces lo hacemos, a veces no. De hecho, en los primeros días del #15M (diría que el 16) cuando tuvo lugar la primera asamblea en la Plaza Catalunya de Barcelona, a la que asistieron no más de 100 personas, grabamos a una chica que sencillamente quería exponer su enfado. El vídeo lo colgamos en Vimeo y unos días después la chica nos pidió que lo retirásemos, que teníamos que respetar su privacidad. Así lo hicimos. Supongo que sobreentendimos que si la chica iba a una asamblea a expresar sus opiniones, no le importaría que lo difundiéramos. Ella no quería que otros escucharan lo que tenía que decir, lo cual es perfectamente lícito, y nosotros no respetamos su poder de decisión. En oposición a este hecho, en las manifestaciones del IES Lluis Vives, se grabaron cientos de vídeos de las agresiones de la policía a los manifestantes (yo no he visto ninguna de manifestantes a policías) y en casos como este, la gente no tiene problema en que su imagen se difunda por la Web.

Otro caso más o menos reciente. Un periódico gallego accedió al perfil de Facebook de un chico eslovaco que murió ahogado en A Coruña. El chico estaba en la ciudad con una beca Erasmus y esa noche había bebido. Una ola se lo tragó y tres policías se adentraron en el agua a rescatarle. Los cuatro murieron. El periódico accedió a fotografías e información personal del chico en Facebook y publicó fotos del perfil en el periódico. Por supuesto, las fotos le retrataban borracho en diversas fiestas y el periódico lo recalcó, con el fin de criminalizar al eslovaco como causante de la muerte de los tres agentes de policía. Yo tengo mi perfil privado, pero en él salen algunas fotos que se podrían utilizar para convertirme en un asesino implacable, un borracho indomable, un audaz empresario o un político conformista (tengo una foto estrechando la mano del alcalde de Barcelona). ¿Vosotros?

Nosotros somos un colectivo artístico, o algo similar, y utilizamos las herramientas que nos da la Web para expresarnos o hablar de lo que nos inquieta. Digamos que el daño que podemos provocar no respetando esta privacidad es relativo, aunque como ya he dicho, queremos posicionarnos y tomar una decisión acerca de ello. Pero estas herramientas están disponibles igualmente para empresas, gobiernos e instituciones. Estas últimas, al menos en España, aún andan un poco perdidas y no saben muy bien de que va esto de la Web. Pero las empresas andan como locas por sacarles partido a estas herramientas.

Hoy he visto que algunas compañías de vuelos permiten consultar el perfil de Facebook o LinkedIn de la gente que ha hecho el check-in online. De esta manera puedes seleccionar mejor al lado de quien te sientas y saber qué tipo de conversación debes llevar preparada. Cuando subo a un avión o cojo un tren, siempre me pregunto quién me tocará. Normalmente gente que se queda dormida, con lo que nunca he conocido a nadie interesante en un medio de transporte. Pero vamos, que aún albergo la esperanza, quizá un día se siente a mi lado alguien con quien entable una conversación de tres horas. Pero, ¿seleccionarlo? Pues casi que no.

También dicen que si vas por la calle y ves una chica que te gusta, quizá esta chica lleve un código QR al que puedes acceder para conocer su información personal y así saber si te interesa o no. Quizá encuentre fotos de la chica desnuda también o descubra que es un hombre. Parece ser que han cambiado los usos de las técnicas de ligue en los últimos años y ya no se pregunta aquello de “¿estudias o trabajas?” y que ahora se usa el “¿tienes Facebook?”. Pues vaya, ahora ya ni eso, con un código QR ya tienes su perfil, ahora a esperar a que confirme tu solicitud de amistad.

Yo sigo planteándome la pregunta: ¿Debo o no debo pedir permiso para grabar a alguien?

Autor: Carlos
Publicado en: sobre lacasinegra

Hace unos días @urbanohumano apuntaba en Twitter que durante 2012 el 90% del contenido online será vídeo. Recuerdo los primeros balbuceos de la Web, cuando bajarse una simple fotografía te llevaba minutos y el contenido principal era texto. Si tomamos este dato como un signo de los tiempos nos damos cuenta de que la información y el conocimiento se transmite cada vez más por medio de las imágenes en movimiento. Un texto ya no es suficiente, ni siquiera es importante en ocasiones, y aunque es cierto que de ese 90% de vídeos, un 50% serán recopilatorios de caídas, también es cierto que irremediablemente el vídeo está sustituyendo al texto como lenguaje de transmisión generacional del conocimiento. La Web hace valer aquel tópico de que “una imagen vale más que mil palabras” tan utilizada cuando el acceso a las imágenes estaba limitado a la televisión y las salas cinematográficas. Ver el resto de la entrada »

Autor: Carlos
Publicado en:

En las convulsas aguas de la agitación política previa a las elecciones generales del 20 de Noviembre de 2011 estuve tentado de o bien hacer una expropiación con temáticas similares a las ya tratadas esta semana en la expropiación #25 y la expropiación #26 o bien inventarme algún jueguecito de Youtube para hacer una remezcla audiovisual de las propuestas de los diferentes partidos (en realidad, un mosaico de vídeos electorales reproduciéndose en sincronía al que quería llamar “Ruido de fondo”). Está claro que no hice ninguna de las dos y dejé un día de publicación vacío que provocó que recibiera un justo pero moderado escarnio por parte del resto de miembros del colectivo. Ver el resto de la entrada »

Autor: admin
Publicado en: anecdotario

Hace unas semanas me fui a vender velas el día de la Virgen de la Fuensanta con un primo de mi madre. Esta es una tradición familiar que ha pasado de generación en generación en mi familia. Mis abuelos vendieron velas, mi madre y tías vendieron velas, los primos de mi madre ahora venden velas y por alguna razón (sobre todo económica) yo continúo de forma anecdótica y esporádica con la tradición familiar.

Estas imágenes no se corresponden con el día de la patrona de Murcia. Son del día del Corpus Christi en Orihuela, pero más o menos vienen a ilustrar la labor y la finalidad del vendedor de velas.

Desde las cuatro de la madrugada hasta las diez de la mañana del mismo día, estuve custodiando un puesto de velas al que no paraban de acudir feligreses y feligresas con el fin de intentar redimir sus pecados o hacer promesas para recibir algún tipo de milagro. Según la lectura que hice de aquella jornada laboral, la cosa funciona de la siguiente manera: Cuantos más pecados o peticiones, más cera debe arder. Simple y sencillo. La redención al peso.

Autor: carmelo
Publicado en: anecdotario
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas