Entradas etiquetadas como 3D »

La impresión 3D doméstica es la herramienta estrella en la irrupción de la fabricación personal y digital en nuestro mundo. Ésta es una revolución llamada a transformar el modo en que nos relacionamos con las cosas (los objetos), igual que los ordenadores personales han transformado el modo en que nos relacionábamos con la información.

Habrá que esperar aún un tiempo para comprobar la disrupción de estas tecnologías. No lo tendrán fácil, pues atentan directamente contra uno de los fundamentos del viejo capitalismo: la fabricación industrial. Si el Capital tuviera corazón, la Fábrica Centralizada albergaría valor sentimental. La tarea será ardua y la lucha intensa. Por lo pronto el movimiento de ataque surge en comunidades que rezan a lo abierto y a lo distribuido.

La máquina Thing-O-Matic n5760 que marca el ritmo de las imágenes en esta instalación pertenece a la compañía americana Makerbot, se definen a si mismos como una corporación anticonsumista.

 Texto: Oblomobka

 

Oblomobka es un proyecto de reflexión y acción en torno a la fabricación local y los procesos de diseño en un mundo de redes.

Autor: lacasinegra
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

El viernes 18 a las 21 horas, dentro de las actividades programadas para el utopic_DAY, lacasinegra presentará en la sala Beattaster de utopic_US la instalación Outlaws from Edison, un ensayo de narrativa audiovisual generativa. En Outlaws from Edison, lacasinegra propone un diálogo violento entre imágenes representativas de un período convulso de la historia del cine. El montaje de dichas imágenes no dependerá de ninguna decisión humana sino que la narrativa se generará a partir de los sonidos emitidos por la impresora 3D de Oblomobka durante su proceso de trabajo.

Ésta será la primera experiencia diseñada dentro del proyecto El fantasma y el capital (expresión acuñada por Jacques Derrida) en el que reflexionaremos -en este momento de crisis de la industria cinematográfica- sobre la estrecha relación que el cinematógrafo ha mantenido desde su nacimiento con la doctrina capitalista y como ésta ha influido en su desarrollo tanto cultural como industrial.


Fotograma de The Great Train Robbery (Dirigida por Edwin S. Porter y producida por T.A. Edison, 1903)

En Outlaws from Edison nos inspiramos en el conflicto que Thomas Alba Edison mantuvo con los hermanos Lumière a finales del S.XIX en EEUU y que es conocido como guerra de las patentes. En este litigio por ostentar el control de la fabricación de celuloide y cámaras de cine Edison resultó victorioso y las industrias Lumière abortaron su plan expansionista por América. Este conflicto supuso la primera gran ruptura entre Europa y EEUU en la historia del cine además de impregnar hasta nuestros días la forma de explotación del espectáculo cinematográfico de una cariz eminentemente liberal ligado al pensamiento estadounidense.

Como vemos, esta ruptura obedece a una lógica de competencia industrial y poco tiene que ver con el arte o la cultura. Mientras los Lumière no confiaban demasiado en el futuro de su invento y le aventuraban un uso principalmente doméstico, el cine se convirtió en un espectáculo comunitario pero que respetaba la individualidad de cada espectador. También, en la forma más potente de propagar la cultura estadounidense por el mundo. ¿Quién no ha tenido ganas de besar o fumar por primera vez viendo una película estadounidense?

Una vez patentado el invento en EEUU, Edison pasó a dominar la producción cinematográfica a través de su organización Motion Pictures Patents Company con sede en Nueva York. Así, los productores tenían que pagar un impuesto de medio centavo por cada centímetro de película impresionada y los distribuidores necesitaban contar con una licencia que costaba 5000 dólares al año. Había también otras imposiciones y no cumplirlas les significaba ser perseguidos intensamente por el numeroso grupo de investigadores privados, abogados y funcionarios de Edison.

Aquellos que no estaban de acuerdo decidieron no acatar las duras condiciones impuestas por la MPPC y se agruparon creando sus propias organizaciones. Vieron la luz así la Independent Motion Picture Distributing and Sales y la Greater New York Film Company. Se denominaron a sí mismos independientes aunque Edison los llamaba ilegales (outlaws).

En este grupo se encontraban:

  • Adolph Zukor, quien fundaría la Paramount Pictures.
  • Wilhelm Fuchs, más conocido como William Fox, quien crearía la Fox Film Corporation.
  • Los hermanos Warner, fundadores de la Warner Bros.
  • Carl Laemmle, el fundador de la Universal Studios.
  • Marcus Loew, quien se uniría con Samuel Goldfish (Samuel Goldwyn) para dar nacimiento a la Metro-Goldwyn-Mayer.

Este conflicto, junto con la gran cantidad de días soleados al año, motivó que una parte de los productores estadounidenses emigrara a Los Angeles a principios del S.XX, más en concreto a un barrio que hoy día forma parte de nuestro imaginario colectivo y que responde al nombre de Hollywood.

Autor: lacasinegra
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

Siempre se ha dicho que la tecnología avanza a pasos agigantados, pero creo que ha tomado tal velocidad que hoy día hay pocas cosas que me entusiasmen.

Hay inventos del pasado que me parecen más sorprendentes y con más encanto que el mejor robot que se pueda fabricar hoy día. Es por esto que me encanta descubrir inventos que no llegaron a buen puerto así como otros que han evolucionado a algo mejor.

A continuación, una pequeña muestra de alguno de esos inventos que me han sorprendido gratamente.

Esta fue una de las primera animaciones en 3D de la historia. Experimento visual realizado por Ed Catmull, fundador de Pixar, y sus colaboradores en la universidad de Utah en el año 1972.

Otro descubrimiento que me sorprendió fue el saber que los Nazis ya empezaron a experimentar con las películas en 3D. Rodadas antes de la II Guerra Mundial y descubiertas por el documentalista australiano Philippe Mora. Se trata de dos películas de 30 minutos de duración. No he podido encontrar estos vídeos en la red. A falta de estas primeras pruebas de el cine en 3D, dejo este trailer de Swastika, documental sobre la propaganda nazi dirigido por Mora y prohíbido en Alemania y Francia si no se muestra acompañado de una persona que tutorice el visionado puesto que el documental muestra, tal cual, la propaganda nazi, sin voz en off o aclaraciones.

Esta es otra máquina que me tiene cautivado. Se trata de una cámara lanzada por Fisher Price en el año 1987 que grababa imagen de vídeo en blanco y negro, a 90 líneas de resolución y en cassettes de audio comunes.

Y por último, una máquina de efectos de sonido de la década de los 60 inventado por Daphne Oram, la Oramics Machine. Se trataba de una máquina que contaba con diferentes rollos de película en 35mm sobre la que se imprimía el sonido para posteriormente reproducirlo. Mediante esta técnica se podían hacer correciones y variaciones sobre el propio negativo, lo que permitia una relación directa entre la imagen gráfica y la señal de audio.

Autor: carmelo
Publicado en: extinción
24 ene
12

Blow-Up 3D

Decía ayer Elena que ya no queda nada en las imágenes que hoy reproducimos de forma constante. Pues bien, he visto una noticia en un telediario estadounidense que pone en duda tal afirmación. Según parece, la policía de Nueva York ha conseguido averiguar la causa de un incendio que se produjo durante una fiesta en los dormitorios de una residencia universitaria en Nueva York gracias a las fotos y los vídeos que los estudiantes registraron con sus cámaras esa noche. Los agentes requisaron 25 iPhones, 10 BlackBerrys, 10 cámaras de vídeo y 40 de foto digital que en total almacenaban 40000 imágenes. Para no spoilear, mejor que veáis el vídeo del telediario primero y comprobéis vosotros mismos la causa del incendio y la forma en que la policía la descubrió:

Flipante, ¿no? ¡40000 fotos de un botellón! Si hubo 100 personas, salen a 400 por cabeza. Fotos concebidas para inundar al día siguiente los muros en Facebook de gente que cambiaría a su madre por un analgésico y que se terminaron convirtiendo en pruebas que el departamento de policía de Nueva York utilizó para identificar al responsable del incendio. Eso ha hecho que me acuerde de Blow-Up (M. Antonioni, 1966), sólo que ahí el protagonista lo único que podía hacer era ampliar una fotografía una y otra vez para acercarse a la parte de la imagen donde puede que se hallara un cadáver antes de que el grano, mayor a cada ampliación, devorara todo y le impidiera distinguir cualquier figura.

Aquí la cosa es diferente, más al estilo Brian de Palma, que con Blow-Out (B. de Palma, 1981) hizo una especie de remake 2.0 de la película de Antonioni. En Blow-Out, el protagonista era un sonidista que salía al campo a grabar unos recursos para una película de bajo presupuesto y terminaba registrando involuntariamente un accidente. Sincronizando ese sonido con las fotografías del accidente que encontraba en un periódico, conseguía elaborar una película que le permitía resolver el crimen. Pues bien, digo yo que con 40000 imágenes, la policía podría recrear en 3D y tiempo real todo lo que sucedió aquella noche en los dormitorios de la universidad y, como en los thrillers futuristas, moverse por la representación virtual de la fiesta hasta encontrar al causante del incendio.

Ah, se me olvidaba decir que el vídeo en cuestión es una ficción, una mentira, vaya. Así que igual Elena no andaba tan desencaminada y es verdad que ya no somos capaces de distinguir entre teles y ventanas. Eso sí, me parece que encierra una reflexión lúcida y mordaz sobre la relación del hombre de nuestro tiempo con la imagen (genial el momento stop-motion de la caída del cigarro). Todos grabamos todo lo que pasa a nuestro alrededor. Y eso me lleva a pensar que, con la cantidad de imágenes que cualquier usuario genera hoy en día, quizá la función social del cineasta del S.XXI consista en la reutilización de las mismas y no tanto en generar otras nuevas.

Autor: gabriel
Publicado en:

espectro(Del lat. spectrum).
1. fantasma (‖ imagen de una persona muerta).

Hoy se celebra el día de S.S.M.M. Los Reyes Magos de Oriente, espectros de nuestra cultura nacional catolicista. Ayer me encontré, como el año anterior, atrapado por la vorágine de padres y niños que volvían a sus casas con los bolsillos repletos de caramelos. Pero bueno, esas es otra historia (al final conseguí llegar a la estación y coger el tren).

Los Reyes Magos me han hecho pensar en el aura fantasmagórica que envuelve a todo lo que viene de Oriente, de lo difícil que es conseguir una imagen clara de esos mitos y espectros que nos agasajan o amenazan. Nadie tiene una imagen de los Reyes Magos, al igual que nadie tiene una imagen fiable de la muerte de Bin Laden, ese último espectro oriental. La leyenda puede agrandarse el año que viene con el estreno de la nueva película de Kathryn Bigelow, a tenor de lo que leo hoy en El País.

La película, de título Kill Bin Laden, se centrará unicamente en los acontecimientos que rodearon la muerte del terrorista y está envuelta en polémica porque su estreno coincide con las elecciones presidenciales de 2012, en las que Obama puede echar mano de su mayor éxito como presidente para conmover al electorado. La administración americana no quiere mostrar las grabaciones que tiene de su muerte, por pudor o por temor a la reacción de la opinión pública internacional, pero se especula con la posibilidad de que se quiera servir de Hollywood para dotar de mayor épica y leyenda a la caza, captura y muerte de Bin Laden entre los americanos de a pie. Digamos que en USA son conscientes del valor de la imagen, pero prefieren echar mano de la ficción que de la realidad, construirse una historia a medida. Igual que en su momento construyeron la cara de Bin Laden a medida con aquella infame imagen que distribuyeron los servicios secretos y que provocaron el resquemor de algún que otro político español. El mismo caso que Los Reyes Magos, cuyos rostros, en el imaginario infantil, están compuestos por los rasgos de todos aquellos que alguna vez se disfrazaron de Melchor, Gaspar o Baltasar.

Además, si los Reyes Magos hicieron su aparición estelar en aquel portal de Belén, el millonario saudí lo hizo aquel 11 de Septiembre de 2001, con su confesión ante las cámaras desde las montañas de Afghanistan. La imagen, o el espectro de Bin Laden (siempre se especuló sobre si estaba vivo o no), está, y estará en nuestro imaginario rodeado de esas montañas desnudas dónde se escondía. Tanto la imágenes del 11S como la confesión de Bin Laden ante las cámaras están y estarán siempre rodeadas de un aura de conspiración. Con una simple búsqueda en Youtube se puede acceder a miles de teorías desmontando tanto el 11S como la confesión de Bin Laden.

La muerte de Bin Laden se ha convertido ya en un clásico moderno sin imágenes (¡en el siglo XXI!). Lo más parecido a una imagen de su muerte que tenemos es la imagen de Hillary Clinton y Obama con cara de susto viendo la operación militar que acabó con la vida del terrorista.

A falta de imágenes documentales de su muerte, el siglo XXI nos permite utilizar gráficos sintéticos para mostrar su muerte, casi como el Machinima, un Call Of Duty “basado en hechos reales”. Aquí algunas versión en 3D de los mismos eventos:

O reconstrucciones basadas en la propia cultura americana o como críticas contra el poder.

O reconstrucciones con influencia cinéfila.

O incluso para reconstruir el aspecto del cadáver de Bin Laden. Miles de imágenes fueron volcadas a la Web tras su muerte, algunas con más acierto, otras con menos.

O las celebraciones y el merchandising derivado.

En definitiva, que se ha creado toda una imaginería y la leyenda crece, como los Reyes Magos, para los que nos empeñamos en crear imágenes de modo que los niños sigan creyendo en ello. ¿Y tú, crees en Bin Laden o no? Yo esperaré a ver la película de Kathryn Bigelow porque lo demás son sólo espectros.

Autor: Carlos
Publicado en:
  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas