Tras ganar la Palma de oro en Cannes en 2010 con Uncle Bonne, Weerasetakhul no se ha conformado con hacer superproducciones. El día 12 de Octubre el Walker Center de Minneapolis a través de un canal on line dedicado a la promoción de obras, archivos audiovisuales, conferencias y performances de su programación, publicó el último trabajo del artista, Cactus River. ¿Un cortometraje? ¿Una pieza de vídeo arte? ¿Una película? “Cactus River is a diary of the time I visited the couple–of the various temperaments of the water and the wind. The flow of the two rivers–Nach and the Mekong, activates my memories of the place where I shot several films. Over many years, this woman whose name was once Jenjira has introduced me to this river, her life, its history, and to her belief about its imminent future.” Ésta es la única aclaración que acompaña a Cactus River. Para nosotros, sí, una película con todas las letras. Sin embargo las preguntas son otras ¿Importa esto cuando los diez minutos que vemos a través de un ordenador nos hablan de como la observación puede acercar a la memoria de lo filmado? ¿Cuando las imágenes y el sonido nos hablan del agua, del viento, de los espacios vaciados, de un río? ¿Acaba el cine cuando empieza la duda sobre su taxonomía?

Hace pocos días, discutía con Carlos sobre lo difícil (y lo ridículo) que resulta aún salirse del esquema marcado por la industria que impone duraciones clasificadas entre el corto, el medio y el largometraje con una única finalidad de adaptarse a los circuitos de distribución comerciales.
¿Por qué la industria no se ha dado cuenta de que quizá el consumo de audiovisual más importante que se produce en nuestros días es el de series cuya duración oscila entre los 30 y los 50 minutos? ¿Por qué resulta prácticamente imposible encajar una película de 40 minutos de metraje en una sala comercial? ¿Por qué aún hoy son anecdóticos los festivales que no imponen un metraje para clasificar sus secciones competitivas?

El trabajo de Apichatpong, más allá de que nos guste o no, del análisis estético que no estoy intentando hacer aquí, es relevante por una razón: porque nos obliga a repensar la manera como se hace, como se distribuye y como se consume el cine. Sea el cine ese largometraje ganador de una palma de oro imprevisible, sea el cine esta pieza de observación sutílisima sin más ambición aparente que la de analizar el curso del agua en la vida de una antigua actriz que ahora se dedica a tejer calcetines apostada frente a una televisión sin sonido. La pregunta ya no es -o ya no es solamente- aquélla del cine expandido que se formulara en la década de los 70 o la de un futuro posible en el museo, sino la del presente de un dispositivo que se desliza a través del más mínimo resquicio de visibilidad. Que avanza más rápido que cualquier coto que quieran imponerle.

Otro dato, que quizá pueda ayudarnos en la reflexión sobre la utilidad de las taxonomías cinematográficas a partir de Cactus River: Weerasethakul también -y no por casualidad- piensa en colectivo: Kikthemachine. Dando un paseo por aquí entenderemos que para este grupo el cine no se acaba en una Palma de oro. Si quiera en una sala, sino que continúa en instalaciones, vídeos on line, workshops, festivales…

Repensar las taxonomías del cine es, también, una forma de militancia política. Por todo lo que ello implica explícitamente para los circuitos de exhibición comercial y también para los especializados. Por todo lo que implica implícitamente para una investigación sobre los nuevos formatos del dispositivo cinematográfico. En definitiva, porque la revolución será estética, o no será.

Volver
Autor: Elena
Publicado en: dossieres Observaciones

1 Comentario a “Cactus River. Por la revolución bajo la forma de un río”

  1. Elena dice:

    Este post está inspirado en las ideas “revolucionarias” de Roberto Amaba que podéis también encontrar aquí:
    http://www.kinodelirio.com/justo-una-imagen/la-reforma-laboral-la-moral-y-la-belleza/

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas