Creo que era un japonés el que conducía el coche con bandera de Portugal, aunque no podría asegurarlo. Había otros que conducían España, Gran Bretaña, Francia, Portugal y también algunos países extracomunitarios. Sin rumbo. Sujetos al azar más demoledor. Chocando los unos contra los otros. Por momentos se colaba esa especie de banderola multicolor que fue insignia de las protestas antiglobalización hace unos años y en la que está escrita la palabra Pace.

Fue en Ginebra, territorio neutral por autodefinición. Destino de vacaciones monárquicas.

Europa, más que nunca, se estrellaba a distintas velocidades.

Volver
Autor: Elena
Publicado en: anecdotario

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas