Después de lo que pasó ayer en Valencia se me hace un poco duro escribir un post sobre cualquier cosa que no tenga que ver con eso. Después de ver lo que la policía hizo contra un grupo de ciudadanos que se manifestaba por las consecuencias devastadoras que los sucesivos gobiernos del PP han dejado en nuestras (¿sus?) instituciones públicas, es imposible tener la cabeza en otro sitio. La indignación hace tiempo que ya sólo es el título de un ensayo.

Mientras veía las imágenes de la policía cargando contra menores y mayores, contra estudiantes o gente que, simplemente, pasaba por ahí; me preguntaba si algo había cambiado entre la policía que reprimió las protestas del 15M y la que ayer cargó contra las manifestaciones en Valencia. Aunque quizá lo más preocupante no sea eso, sino la respuesta del presidente de una comunidad endeuda hasta las cejas, que no paga las facturas de la electricidad pero que tiene una Fórmula Uno y unas fallas que son la envidia del mundo entero. Dice Fabra, que hay una cruzada mediática. Y razón no le falta, porque lo que está sucediendo con esa España que nos contaron que tendríamos a los hijos de la transición, se parece bastante a eso.

Hace unos 10 años llegamos a Valencia para estudiar en esa universidad en la que hoy se refugian los manifestantes. Eran años divertidos y un poco tontos. Escuchábamos Los Planetas, salíamos todos los días, nos comprábamos CDs y el futuro que nos habían prometido estaba justo ahí, aunque era lo de menos. No sabíamos la suerte que habíamos tenido de no haber corrido delante de los grises, de haber conocido los yogures en la infancia, de que existiera EasyJet. No sabíamos la suerte que teníamos de ser la primera generación europea de España. No sabíamos.

Quizá hoy, cuando el futuro nos pasó de lado, casi sin rozarnos, somos por fin conscientes de lo que significa nuestra generación. Hoy somos conscientes de que eso que nos prometió la democracia en que nacimos, en efecto, era lo de menos.

Volver
Autor: Elena
Publicado en: lacasinegra vs Las democracias caducas

5 Comentarios a “El futuro es lo de menos”

  1. domenico dice:

    Tus palabras me saben a una mañana al despertar con el sol…

    Me siento con el viento en las venas gridandome que solo podemos hacer una cosa…

    Ya no vale quedarse a mirar el vaso roto!!

    Nos han robado el futuro!!

    Y nosotros ahora vamos a por el presente!

    Con los ojos llenos de futuro nos desvaluado el presente porque creíamos que el progreso hacia lo bueno era lo única cosa posible!
    Ahora sabemos que no será así.

    Ahora nos toca vivir el presnte y va a ser FANTASTICO!!

    Abandonemos las escuelas!
    Abandonemos las universidades!
    Abandonemos nuestras empresas!
    Abandonemos nuestros trabajos!

    Olvidemonos de los partidos!
    Olvidemonos de los sindicatos!
    Olvidemonos de los maestros!

    Juntemonos con nuestros amigos!
    Juntemonos con nuestras familias!
    Juntemonos con nuestros queridos todos!
    No hagamos nada que sirva a darnos un futuro!

    Salgamos a vivir lo mejor del presente!!
    Nada de hipotecas
    Nada de titulos universitarios
    Solo nuestros corazones, nuestras emociones…

  2. Jaris Mastostao dice:

    Buen post. Yo tampoco he corrido delante de los grises. Corrí después, delante de los nacionales. En la primera reforma del sistema educativo de esto que llamamos democracia. En Francia era igual, bueno peor. Ellos tuvieron su mátir. Un estudiante que murió por el disparo de un policía. Creo que sin quererlo ella fue nuestro chaleco antibalas.

    Todavía recuerdo cuando nos refugiamos en un bar y los policías formaron un perfecto pasillo a la salida. Nos obligaron a salir, con la consecuente somanta de palos. Ya se sabe; el primero duele, el segundo inmuniza.
    Y todavía lo recuerdo porque lo que vi ayer, o hace un rato en la calle Montera, me obliga a hacerlo.
    Y sinceramente, ya no es por los golpes, o por la injusticia, o por las escuelas, o por lo que nos de la gana escribir…. sinceramente la tristeza y la ira que me obliga a escuchar las teclas clavándose mientras escribo, es porque siento que todo sigue igual. No nos han robado el futuro, nos lo dejamos robar.

  3. elena dice:

    Sí Dome, vivamos el presente. En cualquier caso, no nos queda más remedio y además ahí te va una cita de ésas que te gustan:
    “El pasado nunca muere. Ni siquiera es pasado”

    De Faulkner

  4. elena dice:

    Jaris, completamente de acuerdo, y el post de hecho iba en esa dirección. A ver si somos capaces de acumular la rabia de pensar que tenemos parte de culpa en eso de que nos roben el futuro.
    Gracias por tu comentario

  5. [...] Llevo un tiempo pensando en lo absurdo que es estar todo el rato proyectandose en el futuro: como bien decía Elena, el futuro ya es lo de menos. [...]

Contestar

Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas