A mi me toca escribir en el blog los viernes. El viernes me viene bien para recapitular. A veces, sin querer, echo la vista atrás en la semana y termino escribiendo o editando una pieza referente a los temas predominantes de la semana anterior. Esta semana, hemos publicado dos piezas de producción propia y una expropiación, que en cierto modo también lo es. Especialmente significativo es el estreno online de El Racó, que se publicó ayer en este blog. Veo el post, y creo que simplemente aparecer en el blog no hace justicia a nuestra primera obra de producción propia estrenada online, que teniendo en cuenta nuestra ideología, ya nos vale que hayamos tardado tanto. Aprovecho para recomendáros volver al post de ayer y que perdáis 27 minutos y 27 segundos en ver El Racó para entender Benidorm desde la trastienda.

También hemos hablado de otras piezas de producción propia que tenemos en proceso o haciendo su periplo por festivales. Un corto que surgió a raíz de los vídeos de viaje de una amiga, dos que surgieron como caras B de un proyecto inconcluso o una ficción protagonizada por nosotros mismos. Al mismo tiempo, esta semana nos hemos puesto a editar un largometraje documental, y parece ser que podemos ser optimistas. En definitiva, nuestra producción propia ha surgido, en mayor o menor medida de accidentes, o de dejar que estos ocurran.

Y por cierto, que ayer noche al volver de ver la película de Spielberg sobre Tintín tuve un pequeño accidente doméstico.

No os preocupéis, no duele tanto como aparenta. Después del accidente me puse a pensar en qué escribir para este post, y tenía ideas, pero como últimamente me distribuyo fatal el tiempo, pues no había podido dedicar tiempo a prepararlo. En cualquier caso, en lo que más pierdo el tiempo últimamente es en preparar propuestas en 3D. María, en su afán de facilitarme el post de hoy, me recomendó que echara un ojo a dos piezas que había encontrado en el blog Cinemasparagus. Una es una película y la otra un trailer de una película. En el trailer hay 3D. Se llama The Godfather 1 & 2.

La película parece una recopilación de conversaciones apresuradas salteadas con extractos de un zombi digital con bastante mala baba. Además, la película es al mismo tiempo la parte 1 y la 2 y es un remake. Al menos eso he entendido de lo poco que sé (nada) del idioma que hablan y de la información que hay sobre la película.

Esta semana también he visto The Fountainhead, de King Vidor. En ella, Gary Cooper interpreta a Howard Roark, un arquitecto vanguardista en el que nadie confía, porque un malévolo multimillonario trata de desprestigiarlo a través de uno de los periódicos que publica. La opinión pública le condena, las asociaciones de arquitectos le tratan como si fuera el diablo, pero él, antes de plegarse a la opinión colectiva, prefiere dejar la profesión y trabajar en una cantera. Todo un hombre de principios Gary Cooper. La película tiene momentos memorables, por lo que se dice, o por lo que se hace.

La película está basada en una novela de Ayn Rand, que además se encargó de adaptar el guión. Ayn Rand es una libre pensadora de mitad de siglo que influyó a numerosos empresarios de Silicon Valley. Su nombre suena a ciencia ficción, y su obra más conocida es Atlas Shrugged, una novela ideológica protagonizada por un personaje que no aparece hasta el final de la misma y que representa la fuerza individual por encima de la colectiva, un luchador por sus propias ideas. Se llama John Galt.

Esto me lleva a lo que realmente quería tratar esta semana en el post, algo basado en un concepto muy simple, cargado de rabia, y acorde con los tiempos que corren. Estamos amenazados, el Euro se hunde, la estructura cinematográfica es basura, la cultura desaparece pero los beneficios aumentan. Así que esto es lo que yo quería expresar esta semana:

Y aquí teneis el GIF animado de lo mismo, para que quién esté de acuerdo conmigo, lo comparta en Twitter bajo el hashtag #AynRandEsUnaPuta. Espero no estar buscándome enemigos.

Volver
Autor: admin
Publicado en:

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas