F-March-7970982-499x300-2

Foto de Uly Martín publicada en el blog de Javier Marías, ¿sabrá JM que tiene un blog?

El 4 y el 11 de Octubre apareció publicado en El País Semanal un artículo, dividido en dos partes tituladas Los robos remotos Y los robos presentes, en el que Javier Marías exponía su visionaria opinión sobre la libre circulación de contenidos en internet.

El artículo era perturbador no por su postura (respetable como cualquiera) sino por los peligrosos argumentos que en él se esgrimían. Argumentación que debía  legitimar la autoridad del discurso del  intelectual (Véase también: AUTOR, ARTISTA o CREADOR).

En su texto, Marías aporta una serie de motivos encadenados por los cuales el arte morirá inevitablemente ante el apocalipsis pirata.  No deja de sorprender, dicho sea de paso, que utilice como ejemplo el cine que la gente se descarga por internet como si hablara de una de las artes mayores, teniendo en cuenta la dificultad histórica que el dispositivo cinematográfico ha padecido hasta que empezó a considerarse como práctica artística. AL ARTE en general le sucedería como al jamonero de una fábula que el propio AUTOR construye. Un jamonero que se queda sin jamones porque la gente los roba de buenos que están.

En dicho artículo, Marías justifica su postura diciendo que el pirateo: “se debe sobre todo a dos creencias disparatadas, desvergonzadas y nuevas, a saber: que “la cultura es de todos” y que “debe ser gratuita”. Esta afirmación y la postura ideológica que la sostiene no son, en sí mismas, reprochables. Lo que resulta irrisorio,  a mi modo de ver, son los argumentos que aporta a continuación para sostenerlas.

Después de responsabilizar a los distintos gobiernos de los últimos tiempos y de recriminar al presidente Zapatero la deuda contraída con todos los artistas (entre los cuales, se deduce, el AUTOR está incluido) afirma que:  “Se ha permitido que la gente se acostumbre a lo que no lo estuvo ninguna generación anterior: a disfrutar de los productos culturales sin soltar un céntimo”.

Resulta poco verosímil que una persona tan cultivada y tan leída, no sepa que el disfrute del arte al margen del mercado no sólo no la ha inventado “la gente” (ese populacho en el que LOS CREADORES no se encuentran) sino que está en la base del ARTE mayor por antonomasia, según el canon occidental, a saber: la literatura.

Me cuesta mucho pensar, que Marías no conozca las prácticas orales de la edad media o las que todavía se practican en la cultura islámica (que también son literatura) y/o que la cultura de la copia no nació con el pirateo internauta, sino en la antigüedad con la filosofía platónica (o acaso antes). Lo peor no es que Marías esté en contra del arte al margen del mercado, lo cual es indiscutiblemente lícito, sino que construya una argumentación engañosa apoyándose en datos históricos “que esa gente del Internet” quizás desconozca y que legitiman un discurso sin fundamento.

Dentro de esta lógica, el ARTISTA, exige una protección de las obras en tanto propiedad, como dicta una lógica económica liberalista, lo cual, tampoco es objetable por principio. De nuevo, la crítica viene porque el argumento que da es el del llanto lastimero del pobre ARTISTA marginal que dejará de crear porque no recibe lo suficiente a cambio. Deducimos que la cantidad que EL ARTISTA considera suficiente es la que el mercado cultural impone o la que él mismo considera como básica. Entonces, podemos preguntar ¿si sólo es una cuestión de supervivencia por qué no pide el salario mínimo interprofesional? ¿por qué tiene más “derecho” a percibir sueldo Alejando Amenábar o un autor de Alfaguara que los creadores de video para internet o los poetas sin editor?

Sospecho que EL AUTOR no se ha planteado, si quiera, que más allá de lo que él denomina “robo” hay todo un cuestionamiento sobre la producción de la cultura y los límites de arte. Insisto en que esta réplica no pretende deslegitimar  la postura contraria a la que lacasinegra defiende, pero sí pretende que la discusión se formule con cierto rigor. Lo que no se puede bajo ningún concepto, es aceptar un argumento como el de Marías que primero exige una intervención estatal, después previene sobre los peligros de una política cultural estalinista sobreprotectora y finalmente apela a las reglas del mercado liberal para ajustar sus propias cuentas.

En fin, siempre nos quedara la fábula del jamonero atropellado para que la gran masa que somos todos los demás (los que no somos ARTISTAS, ni CREADORES, ni AUTORES) podamos entender el peligro que se cierne sobre el honorable mercado arte.

Volver
Autor: Elena
Publicado en: culturas libres dossieres

5 Comentarios a “el fin del arte o la fábula del jamonero”

  1. Álvaro dice:

    Me ha encantado! Hay que decir que el artículo es el segundo de una serie. No soy un fanático de Marías-“periodista” pero lo leo con regularidad y no deja de ser sorprendente que el primer tema que veo q trata de manera bisemanal (mediomensual) es uno que le afecta de manera directa, lástima que no sólo lo haga a sus principios sino que también alcance a su personal, me niego a decir ‘buen’, juicio.

    La primera parte tampoco tiene desperdicio, sobre todo cuando se empeña en desmarcar sus años de juveniles robos en París con la actual piratería. Propongo que se prohiba la piratería salvo para aquellas personas con conexión que naveguen con un jersey (léase ‘jarsey’) con coderas y que fumen con el cigarro torcido mientras fruncen el ceño poniendo mirada de ‘listicos’ (pido disculpas por el simplismo).

    Respecto a lo que has escrito, creo que tienes razón en todo, especialmente en lo referente al mejunje de teorías macroeconómicas. Mención aparte merece la incapacidad de Don Javier para aplicar la técnica del sandwitch y aceptar, aunque fuera de forma tangencial, los beneficios culturales (y artísticos) que aporta la Red.

    Un abrazo,,

    El oveja

    P.D.: De tu entrada quitaría la palabra ‘sibilina’ o la pondría entre comillas, creo que este señor ve en la delicadeza y el periodismo algo así como el agua y el aceite.

    P.D.2.: Hablando de cine, su librito “Donde todo ha sucedido” tiene algunos textos muy chulos. ¿Alguien lo tiene en PDF para mi kindle 3000? 😉

  2. Elena dice:

    Gracias ovejica!
    Debo pedir disculpas a mis contadísimos lectores por no haber linkado el artículo precedente de Javier Marías, pero es que mi crítica era únicamente al segundo y como en el propio blog aparecen ambos me parecía innecesario, pero lo haré
    Estoy de acuerdo contigo en lo de sibilino, hay que tener mucho arte para serlo, así que también voy a pensar un sinónimo y lo corrijo. ¡Esto es feedback y lo demás son tonterías!
    Por cierto, me pregunto quién escribe el blog de Javier Marías si él alardea de no tener ordenador y de no conocer internet

    Buscaré el libro de cine y si podemos copiarlo, mejor

  3. Álvaro dice:

    No sufras Elenística, que el libro lo tengo yo. Mira como empieza su artículo “Frívolamente”, en el año digital 5 a.m.(antes de eMule), 1997 d.c. y en calendario klingon no sé dónde cae.

    “Tengo muy reciente el célebre monólogo de Shylock en ‘El mercader de Venecia’ porque se lo he visto interpretar a Orson Welles FUERA DE CONTEXTO y a palo seco, en un documental sobre sus ‘películas PERDIDAS’, las que empezó y no acabó, las que le robaron, las que imaginó y no puedo LLEVAR A TÉRMINO, casi siempre por FALTA DE FINANCIACIÓN. Es maravilloso que todavía muchos productores de cine, como muchos editores, se quejen de su mala fama: lo cierto es que, con tantos antecedentes de FELONÍAS Y PILLAJES varios, tendrían que CAMBIAR RADICALMENTE para zafarse de la sospecha”

    Menos mal que no sólo robamos y le hacemos mal al cine los internautas, ¿qué querría decir con cambiar radicalmente? ¿Cobrar más? jajajajajaj

    Un saludo.

    Ah! Os dejo el link de Don Orson, en el que expropia a Shakespeare como autor, días de rodaje y material financiado por terceros y satisfacción socio-cultural al haber estado oculto hasta el año 3 d.y. (después de youtube)

    http://www.youtube.com/watch?v=sa1IZ7ewdOw

  4. domenico dice:

    Elena,
    antes de todo enhorabuena.
    Estaba esperando este articulo: el enfoque de análisis que le has dado me ha encantado.

    Hace unas semanas cuando leí el articulo de Marías me quedé sin palabras. Sin embargo fuera de toda ironía, lo considero una autentica obra de arte.

    Me explico mejor.

    Marías ha hecho una de esas obras capaces de exprimir el pensamiento de toda una generación; Marías nos ha hecho un gran favor. Nos ha “sintetizado” el pensamiento retrogrado que actualmente reina en las altas esferas del mundo del arte y de la cultura.

    Lo ha hecho genial, increíblemente bien. Tan bien que incluso se permite el “lujo” de ser totalmente incoherente, como tu misma has bien puesto en evidencia.

    Así que muchas gracias Marías. Guardo tu articulo (el de Marías) en mi marcador. A partir de ahora será para mi el punto de partida de toda reflexión sobre el futuro del arte y de la cultura: empezaré desde lo más ordinario, ¡empezaré de tu “gran articulo”, Marías!

  5. Elena dice:

    Dome
    Muchas gracias, tienes toda la razón.
    En el fondo Javier Marías nos está haciendo un favor enorme, porque sintetizar un pensamiento tan incongruente y extendido no es fácil.
    Hace unos días un amigo me comentó que deberíamos inaugurar la sección “autores sin autoridad” habida cuenta del gran número de ARTISTAS que siguen esta corriente.
    A mí lo que me preocupa es la plataforma que está siendo El país para este tipo de discusión en la que no cabe una réplica.
    Te envío el link de un nuevo ataque de “los autores sin autoridad”, esta vez de Vicente Molina Foix, último premio nacional de narrativa. Ahí es nada.

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/proxeneta/derechos/humanos/elpepiopi/20091111elpepiopi_4/Tes

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas