El sábado pasado fui a cenar a casa de Ana (la dostora) con mis padres y mi hermana a una barbacoa que había organizado. Cenamos muy bueno y muy variado: ensalada de tomate, jamón serrano, quesos, pan preñao, salmorejo, salchichas, chistorra, carne a la brasa. Tras terminar la cena, llevé a mis padres a La mata (había sido designado conductor, por lo que no pude beber) y se hizo un poco tarde, así que mi hermana y yo nos quedamos allí a dormir. A la mañana siguiente el olor a café y a tostadas me despertó, así que salí a desayunar en familia, hacía tiempo que no lo hacíamos.

Conforme se acercaba la hora de comer, mi padre decidió ponerse a cocinar. He de decir que cocina en pocas ocasiones, pero que siempre que lo hace, lo hace bien, supongo que su condición de químico le ayuda. Mi afición a la cocina la he heredado de él, pero lo que es la química, no se me da nada bien, bastante me costó aprobarla en el bachiller, aunque ya se sabe, en casa del herrero…

Mientras mi padre cortaba la cebolla, me vino a la cabeza el tema Berenjenas rebozadas/horno, de Todo lo bueno, llevaba toda la semana escuchándolo así que decidí documentar el proceso de cortar y pochar la cebolla. Mientras se pochaba la cebolla, Bruno Oteiza (soy fan suyo) cocinaba también en su programa cebolla para acompañar unas chuletas de cerdo al horno con tomate, un plato distinto al que íbamos a comer nosotros (cebolla pochada con huevo revuelto).

Volver
Autor: carmelo
Publicado en: anecdotario proyectos

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas