17 jun
11

pazchevegara

Hace unos días planteábamos la posible paradoja que se establece entre el discurso estético y el discurso político de la #spanishrevolution. Carlos apuntaba en su post, la épica de la #spanishrevolution, hacia una estética generacional confeccionada a base de Matrix, V de Vendetta o El club de la lucha, insistiendo en la idea de que esta revolución será en/de/para internet o no será (bueno, quizá esta sugerencia es más mía que suya, lo reconozco).

Es cierto. Neo seguramente no se diseñó  como vehículo de una revolución y sin embargo ahí está. Latente en el imaginario de una generación que ha constituido Anonymous, que ha hecho de internet una herramienta para la proclama social, que ha denunciado los abusos del copyright y que exige transparencia hasta al mismísimo poder legislativo.

Sin embargo, este proceso de perversión discursiva también puede producirse en sentido inverso. Los símbolos que en otro momento sirvieron a las revoluciones socialistas (????? Lo siento, no sé cómo denominarlas) también son expropiados e intervenidos para producir sentidos distintos. ¿Quién puede desprenderse de la imagen de L’oreal en Sol? ¿Y quién no ha tenido sueños húmedos con ese morfing maravilloso de Pazchevegara ?

Esta imagen intervenida del símbolo de la revolución cubana y de la inolvidable Santa Teresa de Loriga señala algunos de los rasgos generacionales con los que lacasinegra se siente identificada: cultura del remix, reutilización, cultura de la copia, relación microhistoria/macrohistoria etc. lo cual se puede resumir muy bien en una premisa: diálogo. Y no (sólo) en ese sentido rancio y acartonado con que lo usa la plaga de tertulianos que nos acecha. NO. Dialogar implica apropiarse de los discursos, trabajarlos, aprehenderlos, habitarlos, hacerlos propios para luego rechazarlos, adoptarlos o revestirlos.

Algunas de las imágenes con las que dialogamos, tanto en lo político como en lo estético de nuestro trabajo pertenecen a otras generaciones y a otras revoluciones. Ese Che Guevara que preside la Plaza de la revolución como nuestra Paz ha presidido Sol. Ese mayo del 68 austero, cáustico y afilado de Medevkin. Ese sesentayocho-glamour de Garrel y un largo etc. de húmedos sueños revolucionarios que deben seguir latentes por ahí, en algún lado de nuestro código fuente. Pero sobre todo, al escribir estas líneas me acuerdo de dos películas que constituyen algunas de las miradas más mordaces de los movimientos revolucionarios precedentes. De los radicales (en el caso de Cuba) y de los sibilinos (en el nuestro): Memorias del subdesarrollo y El desencanto, que hoy, no sé muy bien por qué, me parece que se hablan. De tú a tú, con ese tono de saudade que ambas comparten.

Y hablando de publicidad, de L’oreal, del Che, de diálogo, de estética y de política, me gustaría contar una pequeña anécdota que nos sucedió hoy y que resume muy bien alguna de esas paradojas que jalonan la revolución. Hemos recibido un mail de youtube (que por cierto había retirado varios de nuestros trabajos porque no respetaban los derechos de autor) proponiéndonos insertar publicidad en uno de nuestros vídeos sobre el 27M en Barcelona. Pieza que ha tenido el honor de recibir el mínimo de vistas requeridas por el canal para ofrecer beneficios económicos a cambio del inserto de anuncios publicitarios.
Lo cierto es que por una vez, no hemos discutido entre nosotros a la hora de tomar una decisión y eso que las dudas que han ido surgiendo hasta la fecha sobre los actos revolucionarios son muchas.  Dudas sobre un posicionamiento que María resumió muy bien en un mail reciente:

“Somos políticos cuando utilizamos material de otra gente, somos políticos cuando compartimos todo lo que hacemos, somos políticos con el enfoque de nuestras grabaciones porque “grabar es ser lo que se graba“, y con el blog “escribir es ser lo que se escribe”, supongo que somos políticos siendo un colectivo y no queriendo tener nombre propio. También con nuestras actuaciones, proyecciones de calle, etc.
No sé supongo que lo principal es que siempre tenemos una actitud crítica, aún no hemos recorrido Europa a pie como Herzog, pero cuando lo hagamos lo comprenderemos todo.

Volver
Autor: Elena
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas

5 Comentarios a “pazchevegara”

  1. gabriel dice:

    Estos de YouTube son unos listos. Primero nos cierran la cuenta, y nos hacen perder los vídeos, y ahora nos ofrecen vender nuestra alma al diablo por cuatro perras. Menos mal que no saben donde viven nuestras familias…

    Joer, yo es que no era consciente de lo que odio la publicidad.

  2. gabriel dice:

    ¿A qué no sabéis quien estuvo en Sochaux el 11 de junio del 68?

    http://youtu.be/5NCvOzDykDo?t=1m55s

  3. admin dice:

    ¿ a quién te refieres?

  4. admin dice:

    Supongo que él mismo… jejeje

  5. elena dice:

    no lo entiendo, lo siento…

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas