Hace ya dos semanas de la primera concentración en Orihuela. Fue el 19 de mayo. Recuerdo bien ese día, me había enterado por la mañana de que se había convocado una concentración con motivo de la #spanishrevolution, yo tenía pensado ir esa misma tarde a Murcia -donde ya llevaban varios días acampados-pero la curiosidad hizo que me quedara en mi pueblo.

Al llegar me encontré con unas 30 personas, todo un éxito tratándose de Orihuela. Al principio todos parecíamos un poco descolocados. Al cabo de una media hora alguien de entre la multitud se arrancó a leer el manifiesto de Democracia Real Ya! (DRY). Tras la lectura del manifiesto algunos de los allí presentes se dirigieron a la pequeña multitud para comentar sus impresiones sobre todo lo que estaba sucediendo. Esa misma noche se decidió continuar con las movilizaciones al día siguiente en la plaza de la universidad de Orihuela.

El segundo día de movilizaciones concentró a un mayor número de gente en la plaza de las salesas (universidad Miguel Hernandez de Orihuela). En esta concentración se volvió a leer el manifiesto de DRY y posteriormente se debatió la forma de darle continuidad a este movimiento en Orihuela y se propuso organizar una #acampadaorihuela. Al principio hubo un poco de reticencia debido a que la Junta Electoral había prohibido las acampadas para el fin de semana de las elecciones. A pesar de las prohibiciones se aprobó en asamblea el iniciar la acampada. El siguiente paso era decidir donde establecer la acampada, se propuso la glorieta (sitio céntrico y lugar de la primera concentración) el problema era que en ese emplazamiento estaba previsto un mitin del PP, por lo que descartamos hacerla allí. Fue entonces cuando se decidió comenzar la acampada en la plaza del Ayuntamiento, que mejor sitio que la casa del pueblo para realizar nuestras reivindicaciones.

Esa primera noche de la #acampadaorihuela fue un poco confusa, la policía estuvo presente desde el primer momento en el que llegamos, no sabíamos muy bien qué iba pasar, no habíamos pedido ningún tipo de permiso para acampar allí como habían hecho en otras acampadas de la provincia. En algún momento de la noche, una pareja de la policía se acercó para comunicarnos que teníamos que desalojar la plaza ya que la Junta Electoral había prohibido cualquier tipo de concentración durante la jornada de reflexión. A pesar de la prohibición, la gente se quedó en la plaza. Al cabo de unas horas, la policía volvió a acercarse para comunicar que no iban a tomar ningún tipo de represalias contra los allí acampados y que simplemente estaban para velar por nuestra seguridad, toda una sorpresa para los allí presentes.

Al día siguiente me acerqué a visitar a los que habían pasado la primera noche y estaban eufóricos, habían pasado la noche sin problemas y ya habían recibido ayuda por parte de alguno de los vecinos que les trajeron el desayuno a primera hora de la mañana y les dieron ánimos para seguir. La #acampadaorihuela había arrancado.

Conforme iban pasando los días, más y más gente ayudaba con lo que podía: comida, mantas, colchones, etc. Realmente no esperaba que esto pudiera suceder en Orihuela, toda una sorpresa para mí, la gente estaba con nosotros y nos daban ánimos. Los días iban pasando y la gente se acercaba cada vez más para ver que es lo que estaba sucediendo allí.

En las asambleas diarias tratábamos de hablar sobre que podíamos hacer desde Orihuela y sobre cuales eran nuestros objetivos. Todo estaba pasando muy deprisa para nosotros y a penas estábamos empezando a despertar. A lo largo de las dos semanas en las que hemos estado acampados hemos intentado crear un consenso de mínimos y proponer acciones a realizar para conseguir ciertos objetivos.

Finalmente, y tras la última acción en forma de cacerolada realizada ayer en el Ayuntamiento, decidimos levantar la #acampadaorihuela, no por falta de fuerzas, o quizás sí, no lo sé bien, supongo -o por lo menos eso pienso yo- que la función de esta acampada ya se ha cumplido. Hemos conseguido que el pueblo oriolano se uniera en su descontento y perdiera el miedo a hablar y a decir lo que piensa. Esto es sólo el principio de un cambio y Orihuela sigue adelante, aunque no sea en forma de acampada sino de asamblea.

 

Volver
Autor: carmelo
Publicado en: dossieres lacasinegra vs Las democracias caducas

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas