Hace algo más de una semana estaba en la cama dispuesto a ver una película antes de dormir, no se muy bien por qué, terminé viendo ‘Solo en casa’, quizás porque de pequeño me encantaba esa película y jugaba con mis amigos a poner trampas por la casa al igual que lo hacía Macaulay Culkin en la película. A los diez minutos de empezar la película, me llegó un mensaje de Gabriel a través del chat, una conversación trivial, “¿cómo estás?¿qué tal todo?”, nada del otro mundo, me dijo que me llamaría en cinco minutos y así fue. En la conferencia, a través de Skype, estaban presentes, Gabri, Elena y Jorge. Entre risillas y diles tú, me dijeron que querían que entrara a formar parte activa del colectivo lacasinegra, he de decir que me pilló por sorpresa y tampoco supe muy bien que decir, gracias y sí. La verdad es que me hizo ilusión que pensaran en mí para que entrar a formar parte del equipo (siempre me ha gustado trabajar con ellos).

Tras dejar de hablar con ellos, volví a la película que estaba viendo sin llegar a prestar mucha atención ya que no dejaba de pensar en lo que había ocurrido hacía unos minutos, estaba intentando digerirlo y pensaba a la vez en eso que se suele decir del cine, la gran fabrica de sueños, todo ello acompañado de las imágenes de Macaulay Culkin en el baño gritando, escena que me llevó a pensar en que las fabricas, aunque sean de sueños, también producen residuos.

A pesar de todo, estoy contento con la propuesta y espero no terminar convirtiéndome en un residuo sin más.

Volver
Autor: carmelo
Publicado en:

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas