Ayer por fin tuvimos el primer día de rodaje de La ciudad imaginaria en el barrio de Egia en el que se encuentra situado el antiguo edificio de Tabakalera, ahora en construcción, y las oficinas provisionales que nos sirven como cuartel central.

Marcamos las fronteras entre el cementerio y un antiguo centro oncológico, hoy clausurado, y susceptible de emitir radiaciones contaminantes según la leyenda urbana. Cada uno de los participantes salió armado con su cámara (las hubo de todas las clases: cámaras de teléfonos móviles, de foto y de vídeos) y así nos perdimos hasta que cayó la tarde.

Ninguno sabemos todavía lo que dio de sí el primer día de rodaje- expedición. Yo sólo pude cazar a un chico que grababa gallinas en una de las huertas clandestinas del barrio, y a una pareja de arquitectas coordinadas que grababan en perspectivas simétricas. Yo me encontré con una curiosa pareja que se refugiaba en uno de los bancos que jalonan el patio del antiguo oncológico. El chico me confesó que había venido a buscar un parque en el que jugaba hace años y que ahora ya no estaba. Empiezo a pensar seriamente que en esta ciudad los espacios, por una extraña acción de la memoria, tras unos años, desaparecen.

Volver
Autor: lacasinegra
Publicado en: La ciudad imaginaria

Contestar

  • categorías
  • info@lacasinegra.com
  • Licencia Creative CommonsTodas las obras están bajo una licencia Creative Commons.
  • investigación

  • prácticas